COR logo

Miércoles, 24 Abril 2024 21:15

Multitudinaria marcha educativa

24/04/2024

Ayer se vivió una de las marchas más multitudinarias desde que asumió Milei, en defensa de la educación y de la universidad públicas, ante el ahogo presupuestario del gobierno libertario.

Fue una marcha que, según describen algunos medios, llegó a movilizar 1 millón de personas en todo el país, en la Ciudad de Buenos Aires fueron más de 400 mil los que movilizaron y concentraron en Plaza de Mayo.

La marcha es expresión de un desgaste acelerado de la relación del gobierno con un sector de jóvenes estudiantes, docentes y no docentes, que en su gran mayoría fueron su base electoral y ahora han comenzado a romper, producto del deterioro de sus condiciones de vida y sus perspectivas de futuro. Este sector logró confluir con una minoría de vanguardia que viene enfrentando al gobierno desde el primer día y con una oposición burguesa que, en nombre de la defensa de la educación pública, busca recuperarse del golpe electoral, tanto el radicalismo como el peronismo.

Sin embargo, los organizadores de la marcha fueron los rectores y decanos peronistas y radicales, que hoy son los garantes de que la universidad sea cada vez más elitista y aquellos que entregaron a los estudiantes en el ‘95 para que se impusieran la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior (LES), que hoy siguen vigentes. Ellos pretendieron con la marcha meter presión al gobierno y esto quedó demostrado en el hecho de que en el acto no llamaron a ningún plan de lucha para seguir.  La masividad los sorprendió y, visto de conjunto, el proceso educativo abierto va más allá de una pelea por presupuesto y está expresando un cuestionamiento al gobierno de Milei y su ajuste. Este fenómeno puede hacer que, de desarrollarse un proceso más político al interior de las universidades, surja un mayor apoyo a las luchas en curso y más predisposición a salir a pelear.

Por eso el movimiento estudiantil que emergió ayer, unido a los docentes y no docentes, tienen la tarea de llevar la lucha de clases a las aulas y abrir las universidades para que pueda entrar la clase obrera. Para eso debemos recuperar los centros y federaciones de estudiantes, las federaciones y sindicatos docentes y no docentes, para que sean estas organizaciones recuperadas las que dirijan las universidades, expulsando a los radicales y peronistas de la dirección. Ayer los radicales se ponían al frente de la defensa de la educación, hoy son los promotores de la reforma laboral. El movimiento estudiantil debe recuperar la memoria histórica de cuando fue un movimiento progresivo; y no sólo debemos remontarnos al Cordobazo, lo fue en el ‘99 contra el gobierno de la Alianza, en el 2001, cumplió un rol muy importante en las luchas docentes del 2005 y en otras luchas.

Hay que organizarnos con delegados en los cursos y asambleas en las facultades mostrando que no tenemos nada que ver con las autoridades y sus intereses. Tenemos que organizarnos para preparar las ocupaciones de las facultades para el Paro del 9 de mayo.

Tenemos que poner todas nuestras fuerzas para tirar abajo la ley ómnibus, el DNU y ser un aliado en la irrupción del movimiento obrero como caudillo de la nación oprimida.

Ayer la marcha educativa se unió al proceso de luchas estudiantiles y universitarias que están recorriendo países como Brasil y Colombia y, centralmente, Estados Unidos, donde se está dando una férrea pelea dentro de los campus universitarios para frenar el genocidio en Gaza. Recuperar la tradición internacionalistas del movimiento estudiantil combativo es otra de las tareas que tenemos por delante, uniendo fuerzas con los pueblos oprimidos y los estudiantes y trabajadores de EEUU contra el FMI y imperialismo. 

 

 

 

Miércoles, 17 Abril 2024 11:21

Todos a la marcha educativa del 23 de abril

Contra el gobierno y las autoridades aplicadoras de la LES

    El próximo martes 23 de abril, las federaciones de los trabajadores universitarios convocan a un extraño paro apoyado por las propias autoridades universitarias nucleadas en el CIN (Consejo Interuniversitario Nacional) y a una marcha federal a Plaza de Mayo, a replicarse en las provincias. La marcha cuenta con el apoyo de la FUA, dirigida por la Franja Morada. CTERA, por su lado, saca una jornada de lucha, llamando a marchar pero no a parar.
    Los trabajadores de la educación, investigadores y estudiantes de todos los niveles somos quienes venimos enfrentando los ataques de motosierra y licuadora de Milei y sus aliados en las gobernaciones provinciales. Aplican el plan del FMI, mientras el gobierno viaja a EEUU a mendigar un lugarcito privilegiado entre las semicolonias yanquis. La burocracia sindical de las federaciones docentes y no docente, igual que CTERA, pretenden consolidar un frente con las autoridades universitarias y los gobernadores opositores para enchalecar la lucha y aislar a los trabajadores y estudiantes combativos.
    Pero tenemos que tener bien en claro quienes son los Rectores y Decanos de las UUNN: no sólo ya iniciaron el autoajuste presupuestario para mantenerse a flote sobre los despidos de contratados, retiros voluntarios, recortes en servicios y mantenimiento de la infraestructura en detrimento de nuestras condiciones de trabajo y/o cursada, sino que durante todos estos años se han dedicado a gestionar y aplicar la Ley de Educación Superior (LES) de Menem. Es por eso que Milei no necesita una reforma para arancelar las universidades y avanzar en su desguace y mayor elitización, ya que hoy y durante todos los gobiernos anteriores, incluyendo a de la Rúa, Macri y a los del kirchnerismo, esta ley nefasta dictada por el imperialismo a través de sus instituciones multilaterales como el Banco Mundial (BM) viene siendo aplicada a rajatabla, con sus convenios para amoldar las carreras a los intereses de las empresas, su CONEAU y sus aranceles que ya se aplican en los posgrados, cursos y se vuelven a aplicar en las carreras de grado en algunas universidades del país.
    En el caso de CTERA, su guiño es más bien a los gobernadores, que fijan salarios de miseria para los docentes, llenando los recibos de sueldo de items en negro y en muchos casos atados a la productividad como el item aula en Mendoza o el item de profesionalidad en Córdoba.

Paro educativo nacional y plan de lucha

    Ni CTERA ni las federaciones universitarias ha lanzado ningún tipo de plan de lucha serio, jugándose al desgaste del activismo con paros y jornadas de lucha aisladas y sin continuidad. Peor aún, tienen intereses para hacer la menor cantidad de olas posible dada su flamante alianza con el régimen universitario. Debemos impulsar las asambleas por dependencia, facultad o escuela, las asambleas interclaustros y plenarios de delegados de base con mandato en todo el país para discutir un pliego único de reivindicaciones juntos a los investigadores de CONICET y otros trabajadores del sistema educativo y científico-tecnológico y un plan de lucha para sacar a la burocracia sindical de la comodidad de sus sillones e imponer nuestras condiciones al gobierno nacional, a los gobernadores y a las autoridades cómplices del ajuste.

    - Abajo la LES.
    - Fuera las empresas imperialistas e Israel de los planes de estudio y de las Universidades, abajo los convenios, ¡son ellos los que ejercen el adoctrinamiento!
    - Por salarios que superen la canasta básica indexados mensualmente a la inflación.
    - Reincorporación de los despedidos, pase a planta de todos los precarizados.
    - Condiciones seguras de trabajo y contra las intentonas por avanzar en el teletrabajo como forma de flexibilización laboral y desorganización de nuestra clase.
 
    Tanto la UBA como las universidades nacionales se consideran "públicas" porque no son privadas y formalmente no tienen "restricciones" para su ingreso. Se supone que cualquier "ciudadano" puede inscribirse en ellas. Sin embargo, posee la mayor de las restricciones: la restricción de clase, ya que sus puertas están cerradas a las mayorías obreras y están cada vez mas elitizadas. Tampoco son "gratuitas" dado que tienen un costo individual y social: se edifican sobre la explotación de la clase obrera, para formar los profesionales que serán eslabones de esa misma explotación.
    Para imponer este pliego, debemos preparar el plan de lucha y el Paro Educativo Nacional con cortes de calles y rutas y toma de facultades y edificios. Recuperemos los sindicatos de manos de la burocracia sindical. Ninguna confianza en los rectores y en los gobernadores opositores, hay que enfrentarlos en las calles y en cada escuela y universidad.
    Hasta ahora, la lucha por la defensa de la universidad ha estado sostenida mayormente por los docentes universitarios, y en menor medida por los no docentes. El claustro estudiantil se ha mantenido pasivo y recién ahora comienza a participar tibiamente. Esto es producto no sólo de la elitización, la caída de las expectativas de ascenso social y las tendencias individualistas que imperan en las nuevas generaciones estudiantiles, sino también de años de desmovilización y despolitización por parte de las corrientes burguesas que detentan los centros de estudiantes y federaciones junto al marcado retroceso de la izquierda en las distintas facultades. Por eso, estos nuevos sectores estudiantiles que comienzan a participar de las clases publicas y movilizaciones tienen por delante un importante desafío: recuperar sus métodos de lucha con tomas de facultades, sus métodos de organización con asambleas y cuerpos de delegados y sus organizaciones, los centros y federaciones para comenzar a ser protagonistas de su historia.
    Se impone asimismo la unidad con el conjunto de los estatales y trabajadores de la industria, los servicios y las organizaciones sociales independientes del Estado para organizar el paro general contra el DNU, los protocolos represivos y todo el plan fondomonetarista de Milei, los gobernadores y el resto de la casta burguesa arrodillada al capital financiero internacional.

El 23 de abril, defendamos la independencia de clase

    El 23 de abril, proponemos a las corrientes de la izquierda y a las agrupaciones combativas estudiantiles y de trabajadores de la educación organizar una gran columna independiente de los aplicadores de la LES. La AGD – UBA, así como otros sindicatos y seccionales recuperadas podrían encabezarla para mostrar que nuestro programa y nuestra lucha no pasa por atenuar el ajuste y seguir haciendo negocios, sino por conquistar nuestra reivindicaciones, acabar con esta educación de clase atada a los intereses de los capitalistas y poner la educación en función de la revolución obrera y socialista.

Publicado en TRCI

En medio de la ofensiva del enclave de Israel sobre la Franja de Gaza, perpetrando un genocidio del pueblo palestino que resiste con gran heroísmo, un nuevo evento agudiza las tendencias a la desestabilización de la región. El sábado 13 de abril Irán lanzó más de 300 drones sobre Israel, a dos semanas del ataque de su embajada en Siria, que causó la muerte de 13 personas. Este es el primer ataque directo de Irán a Israel en la historia y los iraníes lo justifican como una respuesta al ataque recibido en Damasco, en el que murieron oficiales de la Guardia Revolucionaria Islámica. Aun así, se trata de una acción “limitada y en defensa propia”, tal como la propia diplomacia iraní manifestó abiertamente en Washington. Este aviso también permitió que el imperialismo coordinara con Israel acciones preventivas. Esta diplomacia se explica en el hecho de que Irán pretende evitar una guerra regional, pero a la vez “hacerse respetar” ante las fuerzas israelíes y advertirles que sus incursiones se encontrarán con represalias de la contraparte.

Si bien no se puede descartar que esto provoque una escalada guerrerista, los gobiernos más bien han mostrado cautela. Estas intervenciones casi quirúrgicas de los gobiernos de Medio Oriente se explican por la enorme fragilidad del equilibrio político, no sólo porque tantos las burguesías árabes como el sionismo están viendo cómo negociar con un imperialismo en crisis que retacea el apoyo económico y no define una línea estratégica (tras el fracaso de innumerables intentos como los acuerdos de Oslo, la “hoja de ruta”, etc., y en medio de una crisis imperialista de magnitudes sin precedentes), sino también por el hecho de que existe un peligro real de una irrupción de las masas. Tanto el gobierno de Netanyahu, como el de Alí Jamenei han enfrentado cuestionamientos políticos internos con protestas masivas que han puesto en el centro al régimen. El frente interno convulsionado les quita base social para realizar cualquier acción agresiva que se pase de la relación de fuerzas, en un terreno regional altamente convulsionado e impredecible.

Sin embargo, a pesar de la delicada situación del enclave de Israel, las burguesías árabes también son un factor contrarrevolucionario que aportan para evitar que las irrupciones de masas se desarrollen a un cuestionamiento efectivo al poder. Jugaron un rol contrarrevolucionario aplastando en sangre las semi insurrecciones espontáneas que estallaron en la región a partir de 2010, y hoy tienen en su cúspide regímenes bonapartistas con características de dictaduras policiales recostadas sobre el imperialismo, como el del General Al-Sisi en Egipto, que sostiene el flanco sur del cerco sionista de la Franja de Gaza. Arabia Saudita anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Irán tras siete años de desencuentros. A esto siguió el restablecimiento gradual de las relaciones entre Irán y los demás Estados del Golfo -Emiratos Árabes Unidos y Kuwait-, que el ex primer ministro israelí Naftali Bennett consideró “una victoria política para Irán” y “una amenaza para Israel”. Pero la indiferencia de estas direcciones nacionalistas ante la masacre de estos últimos meses en Gaza demuestra su carácter reaccionario y su incapacidad de dar una salida progresiva al pueblo palestino y a todos los pueblos oprimidos de la región. Aun así, la resistencia palestina sigue en pie y cada nueva generación es más fuerte y adherente al derecho al retorno y la voluntad de pagar el precio en la lucha por ello.

La clase obrera internacional debe intervenir del lado del pueblo palestino impulsando medidas que afecten la maquinaria imperialista en la producción; asimismo, el proletariado de la región debe impulsar la necesidad de la derrota y destrucción del enclave de Israel, derrotando a las burguesías nacionales, mediante los métodos de la clase obrera, como la huelga general y la insurrección consciente de las masas. Luchando por la revolución socialista, por una Federación Republicas Socialistas del Medio Oriente y el Magreb.


Milei a la zaga de lo más rancio del sionismo y el imperialismo yanki

Mientras se desarrollaban estos eventos, el presidente argentino se encontraba en una gira que incluía un encuentro con una secta judía religiosa en Miami y, luego de su documentado encuentro con Elon Musk, tenía planeado dirigirse a Dinamarca para cerrar la compra de aviones F16. En todos sus posicionamientos ha declarado ser un férreo aliado de Estados Unidos e Israel, lo que pone nuevamente a la semicolonia argentina como un actor de reparto en este proceso guerrerista. Es por esto que decidió suspender su gira y llamar a un “comité de crisis” ante la posibilidad de ser nuevamente blanco de atentados.

Esto es una muestra más de por qué los trabajadores tenemos que pelear por expulsar al imperialismo de América Latina y derribar a sus gobiernos títeres. Llamamos a la más amplia solidaridad con el pueblo palestino y a que la clase obrera, con sus métodos, desarrolle el internacionalismo proletario. ¡Por el triunfo de la resistencia palestina! ¡Fuera el imperialismo de América Latina!

Desde la Corriente Obrera Revolucionaria (COR) nos solidarizamos y nos ponemos a disposición del compañero docente Mateo Romero, despedido de la Escuela Castelfranco.
Ante la creciente necesidad de la defensa de los salarios carcomidos por la escalada inflacionaria y los embates del gobierno nacional y provincial; los docentes se organizan.
En este caso particular los docentes del Castelfranco se disponen a elegir sus delegados escolares y Mateo es candidato. Claramente el despido representa la persecución político – sindical de las escuelas privadas bajo la connivencia del Estado provincial y la burocracia sindical, tanto de UEPC como de SADOP.
Repudiamos enérgicamente la persecución de las autoridades impidiendo que los trabajadores ejerzan su derecho a la organización gremial y exigimos la inmediata reincorporación del compañero docente a su puesto de trabajo.
La solidaridad de clase con el compañero Mateo, no se puede hacer esperar.  Hoy el conjunto de los trabajadores sufrimos los embates de las políticas de ajuste de las patronales, del gobierno nacional y los gobernadores. Y es momento de preparar las condiciones para derrotarlos.
Debemos reorganizarnos en las escuelas por:

  • Reincorporación inmediata del compañero Mateo. Basta de perseguir a los luchadores.

  • Por un congreso de delegados escolares con mandato de base que discuta un programa de salida a la crisis.

  • Por la reapertura de la paritaria con salario acorde al costo de vida e indexado a la inflación. Todos los items al básico.

  • Delegados paritarios elegidos en asamblea. Paritaria estatal única. ¡Paro provincial!

  • No a los planes privatizadores del gobierno y sus aliados. Ningún subsidio ni sostén a los colegios privados.

  • Paro Nacional Educativo, de todos los niveles.

  • Por un PARO GENERAL y un plan de lucha sostenido para derrotar el plan motosierra de Milei, los gobernadores y el FMI.

Domingo, 07 Abril 2024 20:18

Derrotemos el plan motosierra en la UNC

Tomemos la pelea en nuestras manos

El mes de abril comenzó con miles de despidos en todas las reparticiones estatales, suspensiones, despidos y cierres de turnos en muchas fábricas, aumentos salariales por decreto como el del 12% impuesto a los trabajadores universitarios, recortes de fondos y licuación de presupuestos vía inflación. El gobierno de Milei-Macri ha acelerado el deterioro de las condiciones de vida que los trabajadores venimos soportando hace años tanto con los gobiernos del Kirchnerismo como del PRO. Milei es un buen alumno del FMI que está dispuesto a cumplir su programa de reformas (jubilatorias, laborales, educativas, etc) en favor del capital, aunque por el momento con la enorme debilidad de no poder convertir en base social su base electoral. Por eso se arrodilla al imperialismo, recibiendo a la jefa del Comando Sur de EEUU y planifica la instalación de una base naval yanqui en Tierra del Fuego y el recibimiento del submarino nuclear; junto a las fuerzas represivas de Bulrich, el gobierno liberal de Milei se recuesta en las armas de EEUU para imponer a punta de pistola la “libertad” de los patrones para explotar a la clase obrera.

En la UNC las autoridades universitarias vienen levantando la consigna libertaria de “No hay Plata” llevando adelante un autoajuste con la amenaza extorsiva de que si no recortan no pueden mantener el funcionamiento. Ese autoajuste recae enteramente sobre los trabajadores y alumnos, comenzado con los SRT (Servicios de Radio y Televisión) con un plan que incluye retiros voluntarios, no renovación de contratos, pase a disponibilidad, entre otras medidas. También recortes en los usos de energía eléctrica, en seguridad e higiene, en los servicios tercerizados de limpieza, recortes de becas, del comedor, flexibilización del trabajo y la cursada con planes de bimodalidad (presencial/virtual) etc, etc.

La respuesta no se ha hecho esperar, los investigadores vienen con acciones sostenidas desde hace meses, la docencia ha tenido nutridas asambleas y paros en conjunto con no docentes, y los estudiantes venimos teniendo asambleas en varias facultades. Pero esta predisposición a la lucha viene siendo encorsetada por las burocracias sindicales tanto de ADIUC, la Gremial San Martín, ATE y las agrupaciones voceras de las autoridades que dirigen varios de los centros de estudiantes como la Franja Morada, Sur y las diferentes variantes peronistas y kirchneristas. Su orientación viene siendo la de unidad anti Milei que en la práctica implica mezclar banderas con las autoridades garantes del ajuste, nos vienen llevando a medidas impotentes y sin preparación que desgastan antes de poder conquistar nuestras reivindicaciones. Necesitamos tomar la pelea en nuestras manos superando a estas direcciones y recuperando nuestros gremios y centros de estudiantes para desarrollar una respuesta a la altura del ataque.

Pasemos a la ofensiva. Preparemos la pelea

Los Cuerpos de delegados

A la dilación y confusión de las direcciones traidoras debemos oponerle organización y una orientación clara. Debemos profundizar el debate en las bases, se hace urgente meter el conflicto en las aulas llamando a asambleas por curso o carrera para que se discutan las problemáticas más urgentes (situación docente, presupuesto, triple turno de cursado, becas, acceso al comedor, boleto gratuito, etc) y se elijan delegados mandatados y revocables. Poner en pie los cuerpos de delegados y exigir a las comisiones directivas de los centros que se subordinen a las decisiones de este órgano verdaderamente democrático será un primer paso muy importante que permitirá organizar al estudiantado más allá del momento de asamblea o acciones particulares.

Pliego único

La alianza con los trabajadores de la UNC será crucial. Necesitamos organizarnos con independencia de las autoridades ajustadoras que se montan en nuestra lucha para negociar alguna que otra migaja de presupuesto para funcionamiento pero que ya han demostrado defender otros intereses y no dudarán en cerrar áreas o avanzar sobre el cobro de aranceles que ya vienen haciendo en posgrados, diplomaturas y cursos y elitizar más la educación. Contra esto, peleamos por que abran las universidades a los trabajadores y sus hijos. Necesitamos convocar a plenarios tanto de la UNC como a nivel nacional de delegados de base docentes, no-docentes, investigadores y estudiantes que nos permita discutir un pliego único de reclamos y el plan de lucha para conquistarlo.

Plan de lucha con paros, cortes y tomas

Las acciones que desarrollemos en los próximos días serán de suma importancia para frenar el ajuste. Las federaciones docentes a nivel nacional anunciaron una nueva jornada de lucha para el 10 y 11 de abril y en reuniones con la FUC y la FUA preparan una marcha educativa para finales de abril, son medidas para descomprimir la bronca, pero sin continuidad, con esta impotencia se juegan al desgaste. ADIUC votó paro de 24hs el miércoles 10/4 y a una concentración frente al Pabellón Argentina el jueves 11/4 para “demandar a las autoridades universitarias que asuman un lugar protagónico en este conflicto”, es decir, sembrando la desconfianza en las propias fuerzas de la docencia y llamando a un frente común con los administradores del ajuste. Debemos preparar a partir de las asambleas estas jornadas para que se conviertan en paro efectivo en todas las facultades, impulsando las asambleas interclaustros para discutir el pliego único de reivindicaciones y el plan de lucha con paros progresivos, cortes de calles y la toma de los edificios. En este punto, es fundamental redoblar la lucha por la absolución de los 27 estudiantes judicializados por la enorme lucha de 2018, ¡no aceptamos represalias ni disciplinamiento!

Por una corriente revolucionaria en la universidad

Mientras la CGT hace la plancha y los sindicatos universitarios, educativos y estatales en general llaman a medidas inconexas y desorganizadoras, se desarrolla la disposición a la lucha de un sector cada vez más importante de estudiantes y trabajadores. Desde la COR llamamos a las corrientes de izquierda, a las agrupaciones y delegados sindicales opositores docentes y no docentes de la UNC y a los trabajadores y estudiantes combativos a debatir las tareas de la vanguardia en esta crisis, con el objetivo de poner en pie una Corriente Revolucionaria en la universidad, docente, no docente, estudiantil, con libertad de tendencias, que se proponga dar pelea al interior de nuestras organizaciones y se juegue a dirigir el conflicto en curso y recuperar los sindicatos, los centros de estudiantes y la FUC.

¡Paro educativo nacional! ¡Paro general!

Impulsemos la organización de la lucha educativa a nivel nacional, apoyándonos en las organizaciones recuperadas como la UEPC Capital para desarrollar una lucha común contra el ajuste y contra las direcciones burocráticas, para imponer el paro educativo nacional en todos los niveles. Se impone asimismo la unidad con el conjunto de los estatales y trabajadores de la industria, los servicios y las organizaciones sociales independientes del Estado para organizar el paro general contra el DNU, los protocolos represivos y todo el plan fondomonetarista de Milei, Macri, los gobernadores y el resto de la casta burguesa arrodillada al capital financiero internacional.

Hasta hace unos días el gobierno de Milei, bajo las órdenes del FMI, ha efectuado 11000 despidos, y amenazó con más. Ayer, el vocero Adorni, mientras se desarrollaban las acciones en las delegaciones, ratificó los despidos afirmando que en esta primera etapa son 15mil.

Los argumentos utilizados son los de siempre: la supuesta inutilidad del ñoqui estatal, la necesidad de reducir la planta del estado para achicar el gasto público, la búsqueda de eficiencia, en fin, todo lo que ya nos dijeron los milicos, Menem, De La Rúa y Macri, y hemos escuchado hasta el hartazgo.

Lo cierto es que, cada ataque, desfinanciamiento y ola de despidos que se han realizado a lo largo de la historia, no redundaron ni en una disminución de los “ñoquis”, ni en el achicamiento del gasto, ni en la eficiencia y mucho menos impactaron en una reducción de la pobreza. Y esta vez, no va a ser la excepción. Porque lo que busca este gobierno antiobrero es golpear y disciplinar a los trabajadores y sus organizaciones, y dejar tierra arrasada para alegría y beneficio de sus socios de la timba financiera.

La respuesta de los principales gremios estatales, UPCN y ATE, no sólo no ha estado a la altura del ataque, sino que ha sido directamente vergonzosa. UPCN ha mostrado, nuevamente, su carácter pro patronal y su servilismo a todo gobierno existente, a tal punto que ha militado en contra de cualquier acción por parte de los trabajadores, que apuntara a reincorporar los despedidos, optando por la negociación uno a uno, fortaleciendo su carácter extorsivo y clientelar sobre los precarizados.

En cuanto a ATE, en nombre de la “unidad” y la “masividad” se negó hasta hoy a convocar a un paro nacional, esperando a un paro de la CGT que nunca ocurrió, mientras llegaban los avisos de despidos.

Lo cierto es que la burocracia sindical es doblemente responsable de la situación actual.

Por un lado, los años de alineamiento con el gobierno de Fernández, la pérdida de independencia al participar sus principales referentes en las listas kirchneristas, trajeron como consecuencia el aislamiento del CDN y los CDP de la base de trabajadores y el ausentismo de los delegados verdes y verdeblancos de los lugares de trabajo.  Asimismo, las fracturas internas, las guerras de camarillas y la pérdida de horizonte ideológico y político, debilitaron el gremio a tal punto que perdieron la confianza de la base.

Por otro lado, el ataque masivo puso al desnudo la complicidad por acción u omisión de las conducciones sindicales con respecto a la precarización del empleo público. De los aproximadamente 140 mil trabajadores de la administración pública nacional, casi 70 mil, es decir la mitad, son contratados en las distintas modalidalidades que impuso Menem y que ninguno de los gobiernos posteriores quiso revertir. Muchos de ellos tienen más de 5 años de antigüedad, incluso hay casos de 10 o 15 años. Ni la conducción de UPCN ni de ATE pelearon por el pase a planta de los contratados, en los años de los gobiernos “nac&pop” que con tanta nostalgia dicen defender. Con el slogan “fortalecer el estado para la soberanía nacional” y “mi trabajo son tus derechos” se la pasaron firmando paritarias a la baja y aceptando las condiciones laborales cada vez más precarias, sembrando ilusiones en que el Estado capitalista sería el salvador de la clase trabajadora.

Está claro que ahora empiezan por los sectores más vulnerables, pero luego irán por la planta permanente mediante el recurso de los pases a disponibilidad, o simplemente liquidando los salarios mediante el desfinanciamiento progresivo.

 

 

Es urgente organizarse desde abajo para ir a un Plan de Lucha con ocupación de organismos y reparticiones públicas, coordinando con todos los sectores en lucha

 

A la confusión inicial, le siguió una catarata de discursos encendidos de parte de Aguiar y su ex-enemigo ahora unido por el espanto, el Tano Catalano. Actos arriba de la vereda, que llamaban al ingreso de los despedidos a los lugares de trabajo, mientras en los hechos la verde y blanca dónde conduce boicoteó la medida, en otros la verde salió de su letargo para impulsarla, porque un sector del activismo mostró que empieza a haber disposición a la lucha. La jornada del martes 3 demostró que aún con una medida de acción limitada, como lo es ocupar el puesto de trabajo sin paro de los no despedidos ni ocupación del lugar, la importancia de una acción nacional y coordinada; y sobre todo la urgencia de un paro nacional. Es por esto que en el plenario de delegados del miércoles 3 la burocracia tuvo que convocar al paro el viernes 5/4.

 

Las agrupaciones, delegados y listas opositoras no han tenido un posicionamiento claro como alternativa de dirección a la crisis que atraviesan las conducciones gremiales, producto de las prácticas de aparato y la fragmentación, pero también de la adaptación parlamentarista de los partidos que las orientan.

Una verdadera oposición sindical, no vive solo de la presentación de listas en las elecciones, es necesario que organice a los trabajadores y pelee por la dirección, enfrentando a la burocracia en todos los terrenos.

Se hace urgente una reunión nacional de delegados y activistas opositores, para acordar el impulso de un plan de lucha acorde al ataque del gobierno. Organizar asambleas con mandato en cada lugar, discutir un programa que para nosotros debe incluir la reincorporación de los despedidos y la absorción de todos los contratados a la planta permanente de cada repartición. Un convenio único de todos los trabajadores estatales, el aumento salarial para superar la canasta familiar, y con actualización mensual acorde a la inflación. Además de mejoras de las condiciones de trabajo.

En cuanto a cómo organizar la lucha, es importante impulsar delegados paritarios elegidos en asambleas y reapertura inmediata de las paritarias. 

Porque una orientación como la que describimos, no puede ser llevada adelante por la burocracia, que responde a la política del peronismo y no a los intereses de la clase trabajadora. No basta con exigir paros nacionales, es necesario organizar al activismo opositor para imponer los métodos y el programa de lucha Un plan de lucha que incluya paros nacionales de todos los trabajadores nacionales y provinciales, con ocupación de todas las reparticiones y organismos, y también buscando la coordinación con los docentes, hasta torcerle al brazo al ajustador Milei y sus cómplices.

 

¡Por un encuentro nacional de trabajadores estatales intersindical con delegados de base!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 27 Marzo 2024 20:35

Bancarios: Acuerdo paritario silbando bajito

 

El 27 de marzo La Bancaria emitió un comunicado anunciando el acuerdo paritario de enero a marzo 2024 (a plazo vencido), cerrando el tramo con un 9% de aumento para el último mes del trimestre. Así la conducción anuncia un aumento de 50% respecto del salario bruto de diciembre 2023.

No hace falta decir que este acuerdo se cocinó con total secretismo y a espaldas de los trabajadores, porque éste es un método habitual de la burocracia, pero es alarmante el grado de desmovilización que está generando la conducción en medio de tremendo ataque a las condiciones de vida del conjunto de la clase trabajadora.

 

Números mentirosos

Los anuncios de acuerdos paritarios se han vuelto cada vez más discretos y esto responde al hecho de que todos sabemos que los números no cierran. Además del dibujo de los números de inflación del INDEC del gobierno de Milei, emulando las épocas de CFK, el descuento por el impuesto a las ganancias sigue afectando a un sector de bancarios en categorías especializadas, con adicionales, etc., ya que la ley de Massa no eliminó la 4ta categoría, sino que subió el piso a 15 salarios mínimos (muy atrasados respecto de la inflación). Las complejas arquitecturas de parches sobre parches al Estado que armaron los gobiernos del peronismo, el PRO y estos supuestos libertarios es un “toma y daca” que siempre termina perjudicando a los trabajadores. En este caso, la licuadora de Milei ha planchado el salario de tal forma que la gran mayoría de los asalariados se encuentran percibiendo menos que los 700 mil pesos necesarios para superar la línea de pobreza. Sin embargo, no sólo se descuenta “ganancias” a los salarios de 2 millones, sino que se está planteando reimplantar el impuesto bajando el piso y haciendo que sean cada vez más los asalariados que paguen.

 

Inacción ante los despidos y la tercerización

En el marco de una ola generalizada de despidos en establecimientos estatales y privados de todas las ramas, los bancos vienen haciendo lo propio. Esta no es una situación nueva, sino que se viene desarrollando de a poco, pero sostenidamente, desde la pandemia. En notas anteriores (aquí, aquí y aquí) hemos desarrollado el rol de la burocracia para contener la bronca de los trabajadores mientras las condiciones laborales se deterioran en el largo plazo. Si bien los trabajadores de la rama aún conservamos conquistas que en otras las patronales han borrado de un plumazo e incluso la erosión que la inflación ha hecho en nuestro salario es menos notoria y abrupta que en otros casos, cada vez hay más tercerizados que no están encuadrados bajo el CCT bancario y no gozan de los mismos derechos laborales que los de convenio. Justamente, el juego de las patronales es nivelar para abajo y buscar el enfrentamiento de trabajadores contra trabajadores. Ante esto, la CGT, tanto los gordos como el ala “díscola” de Moyano-Palazzo, se llama al silencio y queda cada gremio peleando aisladamente. Tenemos que frenar los despidos y pelear por que se efectivicen los tercerizados.

 

No a la privatización del Banco Nación

Hasta ahora, ante la amenaza de venta del mayor banco del país, Palazzo y cía. se han limitado a hacer un acto superestructural con la cúpula de la CGT y juntar firmas para acompañar un proyecto de ley. Nada más alejado de los métodos obreros y de la tradición del gremio bancario, que tiene en su historia importantes gestas.

Para los confundidos por la perorata “anarco capitalista” del gobierno, que piensan que la privatización de las instituciones públicas y el impuesto al salario van a afectar a la “casta” y que la reforma laboral que impulsan los libertarios va a redundar en mejoras para los “que trabajan honestamente y compiten en el mercado laboral” en desmedro de los “chorros que viven de la tuya”, el resultado será totalmente lo opuesto a lo que esperan. Milei no va a barrer con ninguna casta, sólo pretende que gobierne el ala del capital financiero sobre los destinos del país. Esto se traduce en poner todos los recursos y estructura productiva en función de los intereses del capital imperialista, totalmente expoliador. No sorprende que el nombre que suena para comprar el BNA sea el holding “Black Rock”. También hay que decir que no es muy distinto de lo que proponía Massa, sólo que los libertarios no quieren intermediarios “nacionales”.

Es urgente que levantemos un plan de lucha contra la venta del BNA, contra los despidos (abiertos o encubiertos bajo la forma de retiros voluntarios u otras), contra el impuesto al salario bajo cualquier nombre que le pongan y por unir las filas de los trabajadores para enfrentar el ajuste de Milei, los gobernadores y el FMI. Esto tiene que ser un puntapié para que desarrollemos un programa de transición que desarme el usurero sistema financiero burgués y se plantee el control de la producción, del crédito y del comercio exterior por parte de la clase obrera.

 

Crisis de dirección

Está claro que la apuesta de la burocracia de incorporarse a las listas electorales del Frente de Todos/Unión por la Patria ha demostrado ser un fracaso más. No sólo no aportan nada desde sus bancadas parlamentarias para el bien de los trabajadores, sino que además ataron los destinos de los sindicatos a la suerte de un frente electoral de conciliación de clases con sectores de la burguesía y la pequeña burguesía y fueron cómplices de las medidas antiobreras de Alberto Fernández durante la pandemia. Todo esto, en medio de una crisis inédita de las instituciones de gobierno burgués.

El discurso contra la “casta” que impulsó Milei fue bien recibido en distintas capas de trabajadores, no porque simpaticen con Margaret Thatcher, ni con los milicos genocidas que defiende Villarruel, sino porque de alguna manera ven que la burocracia sindical, anquilosada en las organizaciones obreras y adicta al Estado, junto con un sector de la administración estatal que vive de prebendas (que no son precisamente los trabajadores estatales, en su gran mayoría precarizados), de alguna manera se acopla a una idea de casta. La batalla cultural de los libertarios es tan berreta que vacían cualquier concepto de contenido, pero en cierta medida están sembrando una confusión peligrosa en las filas obreras.

Seamos claros: nuestros enemigos son los capitalistas, cuyos intereses defienden el FMI, el gobierno, las instituciones de la democracia burguesa y tienen de aliada a la burocracia sindical.

En nuestros términos: lo que hay que hacer es barrer a la burocracia sindical y tomar la dirección de nuestros sindicatos, para utilizarlos como la herramienta de organización de la clase y control de la producción. La burocracia sindical lleva años desarrollando el clientelismo sindical, el modelo de sindicato prebendario y de gestión de servicios, formando una base clientelar. Nada más alejado del rol original de los sindicatos, como herramienta por excelencia de lucha colectiva de clase obrera. Tenemos que impulsar un activismo que plantee claramente que ni las variantes patronales, ni la burocracia nos van a resolver los problemas que ellos mismos nos generan. Hoy más que nunca la tarea de los delegados y activistas combativos es recuperar los sindicatos y comenzar a organizar los gérmenes del poder obrero dentro de las entrañas del podrido régimen capitalista.

Es urgente organizar una Oposición Revolucionaria en bancarios y en todos los sindicatos. La unidad de las filas obreras sólo puede forjarse bajo una dirección totalmente independiente de los intereses patronales. Convoquemos a un Congreso de delegados de base con mandato para dotarnos de un programa y un plan de acción que vaya en este sentido. Organicemos una huelga general que sea parte de un programa de movilización de la clase obrera para desorganizar a los capitalistas en donde más les duele.

 

 

Miércoles, 27 Marzo 2024 09:48

Poggi y el ajuste a los trabajadores

Mientras el gobierno Nacional de Milei acelera con su plan de “licuadora y motosierra” que recorta conquistas históricas de los trabajadores y sus salarios, con la complicidad de todo el arco opositor burgués (UCR, JxC y PJ), en San Luis Poggi se configura como uno de los Gobernadores que mas adhieren a este plan.

 

Poggi, siendo uno de los mejores alumnos que tuvieron los Rodríguez Saá durante décadas en el poder, intenta permanentemente disciplinar cualquier atisbo de lucha y resistencia sobre su propio plan de ajuste.

 

Mientras tanto monta un gran circo mediático que gira en torno a una presunta persecución de los corruptos de la ultima gestión (que en los hechos es inexistente para los verdaderos responsables) para tratar de engañar a la opinión pública. No era posible esperar algo distinto, ya que esta unido por uno y mil lazos a los Saá.

Como buen “heredero” del Alberto desarmó algunos de los negociados de la gestión anterior con el Estado pero con el objetivo de generar sus propios negocios, con el asesoramiento de Adolfo Rodríguez Saá.

 

Desde el comienzo de su mandato ha dejado el claro mensaje de que los sectores trabajadores y el pueblo pobre serán los que van a pagar los platos rotos de la supuesta “fiesta de despilfarro” del último Gobierno Saaísta.

 

Su primer decreto (150/23) estableció la emergencia económica y financiera en la provincia para, con esa excusa, implementar el desdoblamiento y el congelamiento salarial para todos los empleados estatales.

Dió de baja las efectivizaciones que se llevaron adelante durante el año anterior en el Estado y los acuerdos como el “Pacto de la Toma” que establecían pisos salariales (que ya de por si eran miserables) para los empleados de muchos municipios.

Eso sí, mantiene la precarización laboral forjada sobre los trabajadores durante el anterior gobierno.

 

Mientras tanto los compromisos y acuerdos con los sectores burgueses se cumplen a rajatabla, para ellos no hay ajuste.

 

Un salto calidad en su Antiobrerismo

 

En su recorrida folclórica por distintas escuelas, donde posa de preocupado por la situación, la semana anterior fue interpelado en Villa Mercedes por docentes que mostraron su desesperación ante la situación salarial.

Su respuesta fue pedir paciencia ya que “hay que pensar que existen niños pobres que no pueden cenar diariamente por la crisis económica”. Mostrando todo su cinismo para tratar de acallar los legítimos reclamos de las compañeras docentes que lo interpelaron.

 

Luego de esto realizó el anuncio del pago de un mísero bono no remunerativo de alrededor de $70 mil pesos con el pago de los salarios estatales de Marzo. Una burla teniendo en cuenta la licuación salarial por la inflación reinante.

 

No conforme con esta acción volvió en días pasados a la carga contra los trabajadores. Esta vez para dejar en claro cual es su línea patronal ante los conflictos que inevitablemente sabe que se vienen en el movimiento obrero Industrial.

 

Se reunió con un grupo de trabajadores despedidos de Dánica que fueron a su encuentro con una linea política promovida por la patronal y la burocracia sindical de Aceiteros.

La conclusión fue la de querer avanzar en la reapertura de la planta, claro está que con las mismas condiciones que existían previamente al conflicto, es decir con rebaja salarial y además dejando afuera a los delegados de planta y el grupo de activistas que se mostraron mas firmes durante la lucha.

 

Sus declaraciones fueron en el sentido de lavarle la cara a una patronal explotadora como la de Dánica (grupo Beltrán) y de echarle la culpa del lock-out patronal y los despidos a los delegados de fábrica.

Los delegados en la lucha llevaron adelante el mandato de reclamar el sueldo que establece el Convenio Colectivo Aceitero por expreso pedido de los trabajadores de base en las asambleas. La conducción del Sindicato no estuvo a la altura de este gran conflicto, los delegados de fabrica sí.

Poggi también reclamo que la justicia debe ser expeditiva en el futuro para resolver los conflictos, claramente a favor de las patronales. Su mensaje patronal es “No importa que tan mal estén, hay que conformarse con tener trabajo, no importa en que condiciones”

 

Esto muestra que ante cualquier reclamo que comience en el sector industrial su linea será la de interceder a favor de los empresarios y en contra de los intereses obreros.

 

Para organizarse contra el ajuste

 

Se formó un incipiente frente de Gremios de todos los sectores estatales para reclamar aumento salarial y mejores condiciones salariales. La primera manifestación fue el pasado 22 de Marzo en Terrazas del Portezuelo.

Si bien faltó masividad producto de que no hubo un paro que garantizase mayor fortaleza a la manifestación, fue un interesante primer paso para empezar a tensar los músculos y retomar la gimnasia de la lucha.

 

Sabemos que muchos compañeros todavía confían en el discurso oficialista de que “pronto estaremos mejor”, mientras otros no tienen confianza en sus conducciones sindicales (y con razón en muchos casos), por su desempeño durante el ajuste llevado adelante durante el gobierno anterior y porque muy pocos conducciones son las que apuestan a organizar verdaderamente con la herramienta de lucha que significan las asambleas por lugar de trabajo.

Hay un sector importante de compañeros desafiliados de los sindicatos, y esto configura un gran error a la hora de comenzar a enfrentar el plan de ajuste, es una estrategia individualista y que juega en contra de la organización que necesitamos. Que los trabajadores esten desorganizados es siempre el mayor logro de la patronal.

 

La tarea de primer orden es fortalecer los sindicatos, mas allá del desacuerdo que se pueda tener con tal o cual conducción, reclamar la lucha y la movilización, y en todo caso organizar oposiciones sindicales que llevan adelante una política revolucionaria al interior de los gremios.

 

Es fundamental llevar adelante Asambleas por lugar de trabajo, votando delegados de base y un pliego de reivindicaciones que confluya en gran plenario de delegados que vote un plan para enfrentar consecuentemente el plan de miseria para nuestra clase que tienen el Gobierno Nacional y el provincial.

 

Marcos Reinoso

COR regional San Luis


A través de un comunicado, la agrupación H.I.J.O.S. denunció que una integrante de su organización fue amenazada y abusada por dos individuos que ingresaron a su domicilio. Desde la COR nos solidarizamos con la compañera atacada y con su organización, tras los brutales hechos que se dieron a conocer el día 20/03/24. Adherimos a la exigencia de inmediato esclarecimiento y castigo a los responsables. Nos ponemos a entera disposición para enfrentar este ataque.
En la pared de la casa de la compañera, aparecieron pintadas las siglas VLLC. El amedrentamiento a los luchadores es moneda corriente del Estado y los gobiernos. Es evidente que no hay ninguna “batalla cultural” de los libertarios, sino que en la base de toda su retórica se encuentran los verdaderos intereses materiales de la clase a la que representan: fortalecer el aparato institucional y represivo de un semi Estado burgués, que tiene por objetivo establecer una nueva relación de fuerzas y de mayor explotación hacia nuestra clase. Plan en sintonía con el capital financiero, el FMI y los Estados Unidos. Por eso reciben con los brazos abiertos al director de la CIA, William Burns, y en las próximas semanas lo harán con la jefa del comando sur, Laura Richardson. Es en este contexto que anuncian un paquete de leyes destinadas a darle mayor protagonismo a las fuerzas armadas, así como pretenden avanzar en la punitividad de los bloqueos y los piquetes. No es llamativo que el gobierno de Milei intente minimizar el hecho, va en consonancia con la línea negacionista de minimizar la represión estatal durante la última dictadura militar. Son las mismas fuerzas armadas que llevaron adelante la tortura, el asesinato y la desaparición de 30 mil compañeros en ese entonces y de las que hoy necesitan para hacer pasar el ajuste de la licuadora y la motosierra.
A días de cumplirse 48 años del último golpe de Estado, este ataque expresa la podredumbre de un régimen descompuesto y en crisis. El 24 de marzo marchamos repudiando este ataque, reivindicando la lucha histórica de nuestra clase, nuestros métodos y peleando por barrer al régimen burgués.

Una situación de tensión generalizada vive la industria en general y la industria petrolera en particular. Mientras se anuncian récords de producción en Vaca Muerta, YPF va hacia un proceso de retracción y desfinanciamiento en áreas de explotación históricas, dejando a una gran masa de asalariados ante la incertidumbre de la continuidad laboral. El Sindicato de Petróleo y Gas privado de Cuyo realizó un paro de 24hs este 20 de marzo, con alto acatamiento por parte de los trabajadores, afectando yacimientos, destilería y distribución, en tanto que la conducción de Camioneros declaró el estado de alerta y movilización por la situación en la rama.

El plan motosierra del gobierno alcanza duramente al sector, con promesas de mejoras que nunca llegan,  intentando profundizar el  perfil exportador de crudo de la Argentina, que no es más que la reprimarización de la industria, para cumplir con las presiones que impone el FMI a través de la deuda, mientras miles de trabajadores ven peligrar su fuente de trabajo, y la inmensa mayoría de la clase padece aumentos de tarifas indiscriminados, con salarios cada vez más miserables.

EN RETIRADA

El 29 de febrero el directorio de YPF autorizó la retirada de la petrolera de 55 campos maduros, esto es que ya pasaron su pico de rendimiento, con el objetivo de relocalizar el grueso de sus inversiones en las zonas más productivas del Shale en Vaca Muerta, donde los costos operativos se reducen según indican en un 80%. El CEO de la empresa, Horacio Marin pretende la concesión de estas áreas a operadoras locales con “mayor eficiencia operativa”, pero sin dar ninguna garantía en cuanto a plazos y transiciones.

En este marco se encuadra el reciente conflicto con la provincia de Chubut, en donde Ypf redujo su plan de inversión en unos 400 millones de dólares, desfinanciando zonas históricas del petróleo convencional y dejando librados a su suerte a miles de trabajadores, en una provincia fundamentalmente dedicada a la actividad; o como el caso de Mendoza, donde YPF amenaza con paralizar la actividad de la totalidad de los equipos de torre, cesanteando al personal a través de un mecanismo similar al utilizado en pandemia, el art 223 bis, por el cual los trabajadores quedan en domicilio cobrando solo un porcentaje de su sueldo. No hace falta recordar que este mismo mecanismo, significó una reducción brutal de las plantas de trabajadores, que incluso una vez finalizada la pandemia, en algunas zonas no pudo recuperarse a los mismos niveles prepandemia.

El día martes 12/03 se reunieron en Buenos Aires representantes del Estado, las cámaras y las organizaciones gremiales para tratar la transición, pero no hubo acuerdo y se pasó a un cuarto intermedio para el martes 19/03. Lo cierto es que la YPF avanza firmemente en su plan de readecuación financiera, luego de años de desinversión y desidia, y está a las claras que muy poco le interesa el destino de miles de trabajadores y sus familias.

GESTAR LA ORGANIZACIÓN CENTRALIZADA PARA ENFRENTAR EL AJUSTE

Los trabajadores no debemos caer en la trampa de quienes aprovechan incertidumbre y la confusión para sacar provecho de la situación. No será, como se intentó en Chubut con el gobernador Torres capitalizando una histórica marcha de los sindicatos más importantes de la provincia, licuando todos los reclamos para finalmente terminar en un enfrentamiento testimonial por porcentajes de la coparticipación. Las conducciones sindicales intentan aislar los reclamos por región, estableciendo una diferencia entre zonas más productivas y menos productivas, negociando la forma de preservar la paz social, fraccionando a la clase, para terminar siendo furgón de cola de algún representante de la burguesía local.

Las direcciones sindicales de petroleros negocian con YPF un esquema de cese de tareas temporal, a porcentaje fijo, no remunerativo, hasta sentarse con las potenciales nuevas operadoras. El resto de los trabajadores afectados, que están bajo convenio de UOCRA o UOM, quedan afuera de la discusión. La ventaja de la fragmentación y precarización laboral, una vez más, le sirve a las patronales para descargar los costos sobre nuestras espaldas, desorganizar y debilitar la capacidad de reacción de los trabajadores. Debemos convocar a un plenario nacional de delegados petroleros para, en concurso con compañeros de la UOM, UOCRA, Camioneros y demás organizaciones hermanas que operan en las áreas de la rama, discutir un plan de acción unificado que incluya un gran paro nacional de todo el sector energético, paralizando no solo la producción, sino las refinerías, las terminales portuarias, y los circuitos de distribución. Como paso inicial para un debate acerca de qué, cómo, dónde y para qué producir, y avanzar en la recuperación de los sindicatos, como herramienta política de los trabajadores. Los sindicatos y las organizaciones obreras tienen que tomar en sus manos el control obrero, como escuela de planificación de la producción para enfrentar el ajuste.

Trabajadores de la rama Energía - COR

Please publish modules in offcanvas position.