COR logo

 

La contraofensiva que fracasó en Ucrania y el avance de Rusia en el territorio están complicando los objetivos de la OTAN, que no logra que el ejército ucraniano mantenga las posiciones, lo cual dificulta una salida negociada con Putin. Esto plantea que el imperialismo baraje distintas hipótesis del desarrollo del conflicto. La OTAN está discutiendo una intervención más abierta, no sólo enviando armas, sino ejércitos regulares al territorio para reforzar y apuntalar una posible desbandada del ejército ucraniano, que no logra reponer sus bajas. Es claro que la prolongación de la guerra ha sumido al gobierno de Zelensky en una crisis política importante.

Por su parte, Rusia refuerza sus alianzas, centralmente con China, y si bien por ahora respeta las “líneas rojas” en el territorio, está asediando a Kharkiv, segunda ciudad en importancia de Ucrania. Algunos analistas sostienen que este asedio es un movimiento táctico para dividir aún más las fuerzas ucranianas.

Tendencias guerreristas en ascenso

La guerra en Rusia y Ucrania está entrando en un territorio de guerra más abierta entre la OTAN y Rusia, lo que daría un salto en calidad con derivaciones bélicas de carácter mundial. Por eso, es importantísimo para el imperialismo norteamericano darle una salida diplomática al enfrentamiento en Palestina, ya que este genocidio está generando un gran repudio a nivel mundial, centralmente de la juventud. Este cuestionamiento le impide al imperialismo consolidar una base social que le permita una intervención más directa en el proceso de asimilación de los ex Estados obreros, como Rusia.

En este escenario los trabajadores debemos intervenir de forma independiente. Las guerras que plantean el imperialismo, sus agentes y la burocracia de los ex Estados obreros no son nuestras guerras y debemos parar esta política guerrerista con los métodos de la clase obrera. Tenemos que organizarnos para derrotar a sus gobiernos en esos países, expulsarlos con una lucha antiimperialista de las semicolonias y derrotar a las burocracias restauracionistas, que son agentes del imperialismo en los ex Estados obreros en proceso de asimilación. Estas son las tareas que se desprenden de la situación internacional y son tareas histórica que no conocen analogías, ya que estamos frente a una guerra entre dos ex Estados obreros, como Rusia y Ucrania, y a un proceso de asimilación en China. Los restauradores del capitalismo aun no logran conformarse como clase y están en una indefinición en cuando a qué tipo de Estado se dará como resultado si triunfa esta transición al capitalismo.

Estamos atravesando una etapa signada por la descomposición del imperialismo, de sus formas de dominación, como los Estados burgueses, y a una crisis histórica en la relación entre capital y trabajo. Nunca en la historia estuvieron estos elementos en la arena de la lucha de clases. Lo que sí es una constante en cada uno de estos fenómenos es la preeminencia del sistema capitalista y sus leyes. Este sistema y sus leyes fueron puestos en cuestión en los procesos revolucionarios, procesos que dejaron importantes lecciones: se puede superar al capitalismo y desarrollar procesos transicionales hacia el socialismo. La subsistencia del capitalismo en su agonía también plantea la existencia del proletariado como su sepulturero. El capitalismo es consciente de esta amenaza y por eso, aun en su profunda crisis, no se va a retirar sin dar pelea y, en su ocaso, también intentará llevar a nuestra clase a la barbarie.

Por la reconstrucción de la IV Internacional

Los procesos de guerra más generalizados aceleran los tiempos para desarrollar el internacionalismo proletario, por lo que la tarea de primer orden es reconstruir la IV Internacional y sus secciones nacionales. Esta dirección debe dar las directrices al proletariado norteamericano para que pare la industria bélica de su país y destruya la alianza imperialista con Israel, que se una a las manifestaciones universitarias contra el genocidio en Palestina y las dirija, llamando a la clase obrera de Medio Oriente a enfrentar a sus burguesías que obstaculizan también la lucha por la destrucción del enclave sionista. También para que el proletariado chino se levante contra la burocracia del PC, detenga el envió de armamento a Rusia y llame al proletariado ruso y ucraniano a una guerra revolucionaria contra sus gobiernos restauracionistas para derrotar de forma revolucionaria el proceso de asimilación.

Reiteramos nuestro llamado a las corrientes revolucionarias que defienden el programa de la dictadura del proletariado a organizar una Conferencia Internacional cuyo objetivo sea sentar las bases para la reconstrucción de la Cuarta Internacional. Reconstruir la Cuarta Internacional es darle una dirección a la tarea de establecer la dictadura del proletariado internacional, es proveer a los trabajadores del mundo de una herramienta revolucionaria y de un programa antagónico al capitalismo, que lo único que nos ofrece es guerra y más miseria.

 

 

 

El día viernes 17 de mayo, en la Ciudad de Río Cuarto, los compañeros Andrea Ferreyra, delegada de ATE por el Nuevo Hospital San Antonio de Padua, y Carlos Rang, delegado despedido del INAFCI (Instituto Nacional de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena), además docente de la Universidad de Río Cuarto y miembro del CDP – ATE Córdoba, sufrieron un allanamiento en su domicilio particular a cargo de la policía federal por orden del juez Carlos Ochoa. La justicia no ha aclarado los motivos de su accionar, pero se enmarca en la campaña de denuncia de los compañeros y sus organizaciones de la realización (frustrada) del Pacto de Mayo en nuestra provincia, un día después de un escrache de ATE a la Fundación Mediterránea y en el marco de una campaña orquestada por Milei y su gobierno contra los movimientos sociales para criminalizar a quienes se organizan para enfrentar su plan.

Este repudiable accionar de la justicia burguesa, se explica únicamente como persecución y amedrentamiento a activistas, dirigentes y militantes que vienen enfrentando el feroz ataque del Estado nacional, provincial y municipal, que ya dejó a miles de trabajadores estatales en la calle.
Otro caso intolerable de persecución política tuvo lugar el pasado 13 de mayo con el allanamiento a las organizaciones piqueteras en la provincia de Buenos Aires. A esto debemos sumar las persecuciones a repetición que se dan en nuestra provincia a manos de la justicia adicta al gobierno del peronismo y sus aliados, hoy encabezado por Llaryora y ayer por Schiaretti: 27 estudiantes judicializados por luchar, delegados y trabajadores del Molino Minetti condenados, dirigentes piqueteros elevados a juicio, junto al Secretario General de ATE Giuliani y al delegado Ricardo Barrionuevo del Hospital Tránsito Cáceres, por nombrar los casos más notorios.  

La aceleración de la crisis y el avance de un gobierno cipayo del imperialismo yankee, nos obliga a organizar el enfrentamiento, confiar en nuestras propias fuerzas y ubicarnos como dirección alternativa ante la desorganización de la economía, la crisis política y social que estamos viviendo.

Debe saber el gobierno, la justicia y las patronales que no vamos a dejar pasar este ataque. Es primordial organizarnos en las estructuras laborales, en las fábricas, en las escuelas y en las universidades para golpear a los capitalistas en la producción y desorganizar el aparato estatal.

Desde la Corriente Obrera Revolucionaria (COR) nos solidarizamos y nos ponemos a disposición de la compañera Ferreyra y del compañero Rang para impulsar las acciones y medidas que se definan para frenar esta persecución. Basta de ataques a los luchadores obreros y populares. Basta de represión. Por el derecho a huelga. Por un paro provincial, ya!

Mientras Milei festeja una recesión que va camino a una depresión, el índice de inflación de 8,8 % y un superávit fiscal dibujado a base del no pago de deudas y ajuste a los jubilados, los trabajadores sólo vemos el deterioro de nuestros salarios y una tremenda ola de despidos.

En el parlamento se está discutiendo cómo se ordenan las distintas fracciones burguesas, cuál gana y cuál pierde, siempre continuando el ataque a nuestra clase. Nosotros debemos organizarnos, no sólo para rechazar estas leyes anti obreras, sino para ubicarnos como dirección alternativa a este desorden económico, político y social.

Asistimos a un festival de lobistas berretas de semicolonia que intentan mantener sus negocios ante el avance de un gobierno que se alió al imperialismo y el capital financiero para modificar la forma de dominación en nuestros semi Estado y su relación con el imperialismo. Pero estos lobistas no actúan solos, sino que cuentan con la inestimable ayuda de la burocracia sindical para garantizar sus negocios, allí podrán encontrar a las direcciones de los sindicatos petrolero y minero (para nombrar algunos). negociando la explotación de Vaca Muerta y el litio. Otra parte de la burocracia sindical se desespera por vender caro su poder de contención y presión para mantener sus privilegios y su relación con el semi Estado, que le permiten sostener su poder de fuego. En todo este escenario queda claro que ninguna de estas variantes de la burocracia está defendiendo nuestros intereses como clase, sino que están permitiendo que sigan avanzando con el deterioro de nuestros salarios, de nuestras condiciones laborales y con la ola de suspensiones y despidos en todo el país.

Pero la realidad es terca y no vamos a aceptar de forma pasiva el brutal ataque de los gobiernos nacional y provinciales. Así lo demuestran la lucha del Sindicato del neumático SUTNA ante los despidos; la lucha de los metalúrgicos en todo el país, con acciones importantes en Córdoba (por ejemplo, contra los despidos en algunas fábricas como WEG); la lucha generalizada de los trabajadores de Misiones, que salieron a confrontar con su gobierno ante los paupérrimos salarios docentes y de estatales. En esta provincia la policía aprovechó la situación para pedir aumento de sus haberes y cotizar mejor su rol de represores y fuerza auxiliar garante de la seguridad de los intereses capitalistas. Jamás la policía va a ser nuestra aliada, no son trabajadores.  Los trabajadores de Misiones, por sus acciones, tienen la autoridad de llamar a un paro nacional para que triunfen sus demandas y fortalecer todas las luchas que se están dando en el país contra los despidos y el ajuste y por la recomposición de los salarios.

Lo único que tiene claro el gobierno es que tiene llevar adelante el ajuste a los trabajadores a toda costa, por eso inauguró su mandato con el “protocolo antipiquetes” y gasta millones en operativos de represión y amedrentamiento. El pasado 13 de mayo se realizaron violentos allanamientos a organizaciones piqueteras, en un claro acto de persecución política. Asimismo, el 17 de mayo se allanó el domicilio del dirigente de ATE Río Cuarto de Carlos Rang, un día después de que su organización realizara un escrache la Fundación Mediterránea. Tenemos que enfrentar estos ataques con lucha y organización.

El empantanamiento de la aprobación de la “ley bases” en el Senado, la postergación del “pacto de mayo” y la aceleración de la crisis exige preparar los procesos de la lucha de clase para que golpeen en donde más le duele a la burguesía, que es en la producción, y que no sean desviados a la agenda parlamentaria con la idea de reforzar las instituciones del Estado.

Demostramos nuestro potencial en el último paro y vimos cómo la burocracia al otro día ya se preparaba para negociar migajas. Más patético fue el rol del radicalismo después de la masiva marcha educativa, que se montó sobre esa masividad para negociar sus votos en el Senado por unos pesos más para la UBA. Mientras el PJ sigue con sus peleas internas y jugando al desgaste del gobierno para ganar tiempo y rearmarse para las próximas elecciones.

Entramos a un escenario convulsivo con direcciones contrarrevolucionarias, por lo que una de las tareas centrales es recuperar nuestras organizaciones y expulsar a la burocracia de nuestras filas. Impulsemos un congreso de delegados de base con mandato que imponga un paro nacional de 36hs.; por la reincorporación de todos los despedidos; apertura de los libros de las grandes empresas para mostrar la falsedad de la crisis; por la reapertura de las paritarias y un aumento de salario igual a la canasta familiar.  Tenemos que ampliar las funciones de los sindicatos y llevarlos a que cumplan un rol más allá de los límites que les pone la burocracia, es decir, que levanten un programa transicional que prepare las condiciones para la lucha por el poder: ocupación de las fábricas, control obrero de ramas de producción, escala móvil de salarios y horas de trabajo. Estos elementos del programa transicional requieren que no sólo recuperemos los sindicatos, sino que pongamos en pie un partido revolucionario para centralizar las tareas en el camino de una revolución obrera y socialista y un gobierno obrero.

 

    Se cumple la tercer semana de lucha de los metalúrgicos de la empresa WEG por la reincorporación de los 35 trabajadores despedidos. La conciliación obligatoria dictada por la secretaría de trabajo de Omar Sereno ha mostrado ser un completo fraude: sólo sirvió para que la conducción de la UOM intentara desviar el verdadero objetivo de la lucha, que es ganar la reincorporación de todos los compañeros. La empresa ha desconocido la conciliación, no dejando entrar a la planta a los trabajadores despedidos. La policía de la provincia, mientras tanto, mantiene guardias en la entrada y ha desalojado los cortes de portón.
    Ante la dureza de la empresa, que no quiere negociar, los trabajadores continúan la lucha. Con su combativo cuerpo de delegados a la cabeza, mantienen la presencia en el portón y la guardia alta dentro de la planta para impedir que la patronal imponga la disciplina, la paz de los cementerios. En este sentido, los trabajadores convocaron a otros sindicatos y delegados para realizar un corte de la avenida O’Higgins frente a fábrica el jueves 16 de mayo; participaron la delegación recuperada de la UEPC Capital, así como delegados y activistas del laboratorio Klonal (ATSA), estatales de ATE, trabajadores de VW y estudiantes de la UNC. Los principales protagonistas de la acción fueron los trabajadores de WEG, mostrando su disposición a seguir la pelea hasta la reincorporación de los compañeros. En horas de la tarde, la secretaría de Sereno convocó a la empresa a una nueva audiencia de conciliación el martes próximo (21/5), amenazando con tomar acciones contra la empresa por sus incumplimientos, pero sabemos que la secretaria de trabajo no puede garantizar sus propias disposiciones; esto no es raro ya que se trata de un instrumento más del aparato a través del cuál el Estado burgués mantiene estatizadas nuestras organizaciones, su objetivo “mediador” es atarnos las manos para luchar.
    Como bien manifestaron los delegados en el corte, las acciones de solidaridad y en la calle son puntos de apoyo importantes, pero la clave está en la producción, donde se puede golpear a la empresa para imponerle nuestras demandas. En este momento, toda la rama metalúrgica está atravesando una profunda crisis, sobre todo la línea blanca, pero no solamente. En Montich hay conflicto por despidos anteriores y actuales aumentos de los ritmos de trabajo, en F2J Lighting (ex – Valeo), la patronal amenaza con abrir un preventivo de crisis por la situación crítica de las automotrices (agudizada por las inundaciones en Porto Alegre), están dadas las condiciones para un paro provincial de la UOM, que debe desarrollarse en un paro nacional de toda la rama.
    Desde la COR y nuestra tendencia internacional, la TRCI, nos ponemos a disposición de la lucha de los metalúrgicos de WEG, que han demostrado que hay un camino de lucha para frenar la ofensiva de las patronales que pretenden descargar la depresión económica generada por las políticas de Milei y el FMI sobre las espaldas de la clase obrera. ¡Viva la lucha de los trabajadores de WEG! ¡Todos adentro! ¡Por un paro general de la UOM!

Elecciones UNC

Este 14 y 15 de mayo en la UNC habrá elecciones para renovar bancas de consiliarios (consejo superior) y consejeros (consejo directivo) de todos los claustros y una vez más se hace coincidir la fecha con la elección de nuestros centros de estudiantes, dejándolos subordinados al régimen.

Estas elecciones se dan luego de la multitudinaria marcha del 23/04 y del contundente paro del 09/5 que comienzan a mostrar un acelerado desgaste de la relación del gobierno con un sector de trabajadores y de la juventud, producto del deterioro de sus condiciones de vida. Pero estas importantes acciones vienen siendo encorsetadas por las direcciones. En el caso de la marcha universitaria, los rectores y decanos tanto radicales como peronistas, así como las burocracias docentes y no docentes y las federaciones estudiantiles, la utilizaron para contener la bronca sin plantear ninguna continuidad en el plan de lucha, mientras dejan correr los recortes, los aumentos salariales por decreto, la precarización laboral que inunda las universidades, recortes de becas y una larga lista de etc.

Es el podrido régimen universitario el que viene administrando el ajuste de Milei. Para muestra sobra un botón: Boretto con el voto de la mayoría de los decanos y consiliarios vienen llevando adelante los despidos y recortes en los SRT; en filo, Dezzutto y compañía vienen ajustando becas de apuntes, servicios de limpieza, no abriendo concursos docentes, etc; o la vicedecana de Psico, Alejandra Rossi, que insta a los estudiantes a denunciar a sus docentes por “adoctrinamiento”.

Estos son sólo ejemplos de cómo las autoridades y los partidos patronales que representan son los garantes de que la universidad sea cada vez más elitista. Son los mismos que entregaron a los estudiantes en el ‘95 para que se impusieran la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior (LES), que hoy siguen vigentes, atando la educación a los planes del FMI y el BM.

Para aplicar este ataque, las autoridades cuentan con la colaboración de agrupaciones como Estudiantes al Frente en Filo o como la Franja Morada en Psico, ambas agrupaciones en la dirección de la FUC. Llevan años convirtiendo a nuestras organizaciones de lucha en oficinas de gestión de las autoridades. Hay que barrer a estas direcciones y recuperar nuestras organizaciones para ponerlas al servicio de la pelea por tirar abajo la LES menemista, el DNU, la Ley bases y todo el paquete de ajuste de Milei y el FMI.

Meter la lucha de clases al aparato educativo

Lamentablemente la Izquierda (PTS, NuevoMas, MST, PO, IS) vuelve a insistir con un frente, ahora ampliado con la incorporación de la 29 de Mayo, que si bien plantea la independencia de los centros de las autoridades y denuncia el autoajuste de Boretto y los decanos, termina levantando un programa de confianza en el régimen: siembran la idea de que se pueden reformar con consejeros que presenten proyectos y hagan exigencias, además de que se niegan a enfrentar la subordinación que implica la unificación de las elecciones en el mismo día. Es un frente que no permite desarrollar la pelea planteada por conquistar la dirección del conflicto. Las propias internas dentro del frente (como por ejemplo el PO o PTS que plantea claramente el enfrentamiento a las autoridades pero terminan conformando este frente con corrientes como el MST que tiene entre sus filas a un ex vice decano como Raúl Gómez o con IS que habla de comunidad educativa dando a entender que si las autoridades salen como el 23/05 no debemos enfrentarlos), siembran confusión y desorganizan.

En estas elecciones desde la COR llamamos a los compañeros combativos a votar nulo o en blanco y que la izquierda revea sus posiciones, debemos prepararnos para poner nuestras organizaciones a la altura de las tareas que plantea la crisis. ¡Rompamos la tregua que impusieron la burocracia sindical y las conducciones estudiantiles con las autoridades universitarias y el gobierno después de la gran marcha educativa del 23 de abril!

CUERPOS DE DELEGADOS

Para poner en pie de lucha al movimiento estudiantil debemos profundizar el debate en las bases, llamando a asambleas por curso o carrera para que se discutan las problemáticas más urgentes (situación docente, presupuesto, triple turno de cursado, acceso al comedor, boleto gratuito, etc) y se elijan delegados mandatados y revocables para conformar el cuerpo de delegados. Las comisiones directivas de los centros deben subordinarse a las decisiones de este órgano verdaderamente democrático. Este será un primer paso muy importante que permitirá organizar al estudiantado más allá del momento de asamblea o acciones particulares.

BATALLÓN AUXILIAR DEL MOVIMIENTO OBRERO

Nuestro aliado en esta pelea deben ser los trabajadores que están saliendo a resistir las consecuencias del DNU, la Ley bases y el ajuste en curso, como los trabajadores de la WEG que están enfrentando los despidos, los trabajadores de los SRT o los docentes y no docentes que siguen dando pelea por las paritarias. Los estudiantes debemos convertirnos en un batallón auxiliar poniéndonos a disposición de estas peleas para que triunfen. El 25/05 recibamos a Milei con la universidad paralizada con toma de pabellones y movilización junto a todos los sectores en lucha.

SECRETARIA DE RELACIONES INTERNACIONALES

Las luchas que están recorriendo países como Brasil y Colombia y, centralmente, Estados Unidos, donde se está dando una férrea pelea dentro de los campus universitarios para frenar el genocidio en Gaza, no pueden sernos ajenas. Recuperar la tradición internacionalista del movimiento estudiantil combativo, peleemos por Secretarías de Relaciones Internacionales en los centros de estudiantes que desarrollen posiciones antiimperialistas y preparen las acciones de solidaridad internacional.

Desde la COR llamamos a las corrientes de izquierda, a las agrupaciones y delegados sindicales opositores docentes y no docentes de la UNC y a los trabajadores y estudiantes combativos a debatir las tareas de la vanguardia en esta crisis, con el objetivo de poner en pie una Corriente Revolucionaria en la universidad, docente, no docente, estudiantil, con libertad de tendencias, que se proponga dar pelea al interior de nuestras organizaciones y se juegue a dirigir el conflicto en curso y recuperar los sindicatos, los centros de estudiantes y la FUC. ¡Abajo los consejos! Contra el régimen universitario de la LES, luchamos por un Gobierno de las organizaciones sindicales y estudiantiles de la Universidad, para ponerla en función de la lucha revolucionaria y antiimperialista de la clase obrera.

 

Por LOI Brasil

Publicado en TRCI el 12/05/24

A finales de abril, el estado de Rio Grande do Sul sufrió una de las mayores tragedias de su historia: inundaciones causadas por fuertes lluvias que afectaron a 441 municipios del estado y a casi 2 millones de personas, dejando un saldo parcial de más de 100 muertos y desaparecidos, así como casi 400 heridos y 400.000 personas sin hogar. Además, casi 1 millón de personas se quedaron sin acceso a la electricidad, así como 6 represas en peligro de romperse, una de las cuales ya se ha derrumbado parcialmente.

La catástrofe estaba prevista, ya que desde hacía años se sabía que, con la aceleración del cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, como sequías y tormentas, serían mucho más frecuentes. El propio estado de Rio Grande do Sul ya había sufrido tragedias menores y más localizadas, como en 2023, cuando 75 personas murieron en el estado como consecuencia de sucesos similares.

En todos sus matices, el evento está directamente relacionado con el sistema de producción capitalista en crisis. El cambio climático sin precedentes está relacionado con la urbanización y la industrialización desenfrenada, así como con la destrucción de espacios naturales para la producción de materias primas y la explotación de fuentes de energía. Desde una perspectiva más localizada, tenemos la acción directa de los gobiernos dentro de la democracia burguesa, actuando para facilitar y optimizar el uso y explotación depredadora de la tierra por parte de la agroindustria, la especulación inmobiliaria y la minería. Sólo en 2019, 480 puntos de la legislación ambiental fueron modificados por el gobernador Eduardo Leite (PSDB).

Obviamente, la burguesía rural y urbana encontró rápidamente refugio lejos de la crisis, dejando a los trabajadores pobres del campo y las ciudades sufriendo la escasez de agua potable y electricidad, teniendo que arrastrarse por las calles inundadas y pútridas en busca de un techo.

Ahora, en plena crisis, los oportunistas intentan sacar provecho de la tragedia de Rio Grande do Sul. El alcalde de Porto Alegre, Sebastião Melo (MDB), y el gobernador del estado aparecen ante las cámaras con chalecos naranja de protección civil, intentando mostrar eficacia ante un acontecimiento que dejará graves y duraderas consecuencias en las condiciones de vida de los trabajadores del estado, pero que no han hecho nada para contener, al contrario, han relajado la legislación, facilitado la explotación de las llanuras de inundación de los ríos y lagos de la región, que son parte de la causa directa del problema. Incluso Lula, que ha actuado intensamente para facilitar el flujo de dinero para medidas de emergencia, está actuando calculadamente para no convertir el suceso en su "Katrina personal", en alusión al huracán que devastó el sur de EEUU y simbolizó el abandono del Estado hacia la población pobre de la región.

El Estado intenta ahora contener los daños, pero realmente no podemos confiar en esta salida para los trabajadores del sur. Los gobiernos municipal, estatal y federal actuarán para que los beneficios del agronegocio y de la industria de Rio Grande do Sul no se vean tan perjudicados, aunque sea a costa de despedir trabajadores o recortar salarios, como es la política exigida por un grupo de empresarios de Rio Grande do Sul al Ministerio de Trabajo, que está estudiando la cuestión. Por lo tanto, los trabajadores no pueden tener ninguna confianza en las soluciones presentadas por los gobiernos o en la discusión sobre la gestión más o menos eficiente del Estado burgués por parte de reformistas y organizaciones centristas.

Debemos exigir que los sindicatos y las organizaciones obreras se movilicen para organizar el rescate, el refugio y la reconstrucción de los hogares afectados por las inundaciones. Necesitamos organizarnos independientemente del Estado, a través de la solidaridad de clase, apropiándonos de los materiales y medios disponibles y poniéndolos a disposición de un plan de reconstrucción bajo control obrero. La tragedia de Rio Grande do Sul es la máxima expresión de la descomposición de un Estado semicolonial y de sus instituciones. Por lo tanto, debemos rechazar las soluciones que refuerzan el papel de estas instituciones y/o son electoralistas y avanzar en la organización para la destrucción de este Estado.

Por ferroviarios de la COR

Ayer, 10 de mayo, ocurrió un terrible accidente en el ferrocarril San Martín: al ingresar al Puente Pacífico, en la zona de Palermo, colisionaron dos formaciones, una de repuestos y otra con diagrama de pasajeros. Al cierre de esta nota, los heridos son más de 100, 30 en estado grave.

El accidente no nos tomó por sorpresa a los trabajadores ferroviarios, que hace años percibimos y enfrentamos el vaciamiento de los sucesivos gobiernos y patronales. Desde luego, el gobierno de Milei vino a recrudecer esta situación. Con motosierra y licuadora, recortó a cero la obra pública, aplicó tarifazos en los boletos, congeló la paritaria y plantea privatizar los trenes y despedir a 6 mil compañeros.  

La caza de brujas está a la orden del día. Con su instinto de clase burgués, los funcionarios quieren responsabilizar a los conductores o a los señaleros, cuando es evidente que los responsables son los vaciadores de siempre. Maturano se jacta de sus “denuncias”, pero la burocracia fraternal y de la Unión Ferroviaria aceptaron la imposición patronal, que los trenes corran con un sistema de señales detonado, como también aceptaron los despidos en ADIF y  que el gobierno recortara los servicios en el interior y en el AMBA.

Los ferroviarios de la COR defendemos incondicionalmente a cualquier trabajador del ferrocarril San Martín que intente ser inculpado y hacemos responsable de la situación a la trilogía siniestra de gobierno, empresarios y una burocracia sindical cómplice.

Asumir las tareas revolucionarias

La crisis ferroviaria viene de larga data. El kirchnerismo tuvo una línea totalmente pragmática (un tímido desarrollo de la carga al servicio del complejo oleaginoso), que cayó en picada con los sucesivos accidentes, sobre todo con la tragedia de Once. Macri intentó una línea similar con el Plan Belgrano, pero avanzando en los recortes y despidos. Alberto pasó sin pena ni gloria. Ahora, nos toca enfrentar el ataque de Milei, su plan vaciador, de privatización y de despidos. Tarea que queda en manos de los sectores combativos y opositores a la burocracia, que además de agente político de la burguesía, en la rama ferroviaria actúa, aún en minoría, como su agente administrador directo.

Los ferroviarios de la COR, que dirigimos la lista roja del Belgrano Norte, desde hace años venimos planteando la necesidad de poner en pie una Oposición Sindical Revolucionaria, que dispute el sindicato y pelee por la dirección de los trabajadores. Insistimos en la necesidad de un Congreso de Delegados de base donde se vote un plan de lucha y se abra un debate programático sobre las tareas a asumir. Tenemos que luchar contra el DNU y la ley de bases confiando en nuestras propias fuerzas y no en las instituciones del régimen, como el parlamento. No acordamos con el planteo estatista, redistributivo, que sostiene que con las ganancias de la carga se tiene que financiar el transporte de pasajeros. Es un planteo que no supera los límites de un capitalismo de estado semicolonial. Tampoco es “la salida” pelear por un sistema estatal, añadiendo la confusa consigna de “gestión de trabajadores y usuarios”. Sostenemos la lucha por el control obrero del transporte, de la administración obrera, en donde se sienten las bases de un incipiente poder obrero. En la perspectiva de desarrollar el ataque contra todas las fuerzas del capital y el Estado burgués, la necesidad del control obrero y la expropiación de la banca y de las ramas industriales. Son tareas que están absolutamente ligadas a la conquista del poder por la clase trabajadora, para lo cual necesitamos construir un partido revolucionario.

 

 

 

 

 

Viernes, 10 Mayo 2024 20:37

Un paro contundente

Ayer asistimos a un paro importante, llamado por la CGT y las CTAs, en el que se paralizó gran parte del país y, centralmente, entraron en escena grandes sectores del movimiento obrero industrial y de servicio que no habían parado el 24 de enero. Es importante remarcar este aspecto para entender la dinámica de la crisis en la que estamos actuando y las líneas políticas de las direcciones de este proceso. La irrupción de contingentes de trabajadores -que intervienen con sus métodos, como paros, asambleas, bloqueos, piquetes de convencimientos, movilizaciones para intentar frenar el ajuste, los despidos, la caída del salario y el ataque que implica la reforma laboral y las leyes que están tratando de imponer- muestra la potencialidad de la clase obrera cuando empieza a tensar sus músculos, a pesar de sus direcciones.

Este 10/05/24 hubo un accidente de trenes con heridos en CABA, que muestra, al día siguiente del paro, las consecuencias de las políticas anti obreras y  de desfinanciamiento del gobierno, al que no le importa poner en juego las vidas de los trabajadores.

El gran límite de la jornada del 09/05 fue su dirección, es decir, la burocracia sindical, que buscó con esta acción generar presión al gobierno y llevar la lucha a una pelea parlamentaria en el Senado para modificar la ley bases y el paquete fiscal. Pretendió, con métodos propios de la clase, transformar a los trabajadores en ciudadanos, es decir, sacarlos de la producción para llevarlos al engaño de las instituciones. Pero las acciones en algunos lugares del país mostraron que los trabajadores acataron el paro y llevaron sus demandas contra los despidos, por aumento de salario, contra los cierres de plantas o suspensiones, quitándole la idea de paro dominguero que quiso darle la burocracia sindical.

Por otro lado, se mostró la fragmentación de nuestra clase y el avance en la pauperización de nuestras condiciones de vida. Los millones de trabajadores que no están sindicalizados y trabajan en negro o tercerizados, a quienes la burocracia se niega a organizar, sumado a los trabajadores desocupados componen esa heterogeneidad de nuestra clase. Gran parte de estos sectores también se sumaron al paro y debemos levantar sus reivindicaciones para unificar las luchas obreras. Estas reivindicaciones están relacionadas con la caída del salario real y la incorporación de ítems extorsivos como el presentismo, los bonos por producción y otros bonos que conforman el salario que imponen la patronal y el Estado (como empleador), con la complicidad de la burocracia sindical, que dificultan actuar con centralidad en medio de la crisis social importante.

Pero, a pesar de esta fragmentación, gran parte de los trabajadores no fue a trabajar y eso fue un gran golpe al gobierno, que comienza a vivir un deterioro en su poder político, lo que ya se había expresado en la masiva movilización educativa. El 9/5 se expresó una clase fundamental, la clase obrera.

Debemos consignar también que un sector de la pequeña burguesía comercial abrió sus negocios, en algún sentido en contra del paro y a favor de Milei, pero también porque están sufriendo la recesión (que va camino a depresión), pero la contundencia del paro hizo que en las ventas del día fueran peor de lo que venían siendo.

En este escenario es central para darle continuidad al paro, aprovechar el debate que se está dando al interior de nuestra clase para enfrentar este ajuste, preparar las condiciones para expulsar de nuestras filas a la burocracia sindical, recuperar nuestras organizaciones para estar en mejores condiciones de imprimir una dinámica de la que nos quieren imponer la burocracia sindical y el PJ, que sólo piensan en desgastar al gobierno para llegar (supuestamente) en mejores condiciones a las próximas elecciones. Esa no puede ser nuestra agenda, no debemos tener ninguna confianza en las instituciones burguesa, sólo confiemos en nuestras propias fuerzas.

Por un Congreso de delegados de base con mandato para votar un programa obrero de salida a la crisis. Hay que preparar las condiciones para un paro de 36 horas en el camino de una huelga general para tirar a este gobierno antiobrero, a sus aliados y al FMI.

Este paro general en Argentina se inscribe en una situación mundial cada vez más convulsionada, marcada por el genocidio que está perpetrando el enclave de Israel en Gaza, la guerra de Rusia y Ucrania, el despertar de una juventud a nivel mundial en defensa de Palestina y la lucha de los trabajadores en gran parte del mundo para enfrentar las políticas guerreristas del imperialismo.

Por eso luchamos por la construcción una dirección que marque el camino, esto es un partido revolucionario como sección de la reconstrucción de la IV Internacional.

 

Desde la COR repudiamos enérgicamente la acusación de antisemitismo a Julio Neme, docente de la facultad de Ciencias Políticas (FCPyS) de la UNCuyo quien llevó adelante en esa misma facultad una charla denominada “Gaza. El genocidio interminable” en apoyo al Pueblo Palestino. Exigimos la nulidad de todo proceso administrativo en curso contra el docente por esta persecución ideológica y política.

 

Desde el año 2020 la UNCuyo, de la mano del ex rector Daniel Pizzi, fue la primera Universidad de América Latina en adherir a la resolución N 14/2020 del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la Nación, lo que significó que se adopte la definición de “antisemitismo” aprobada por la Alianza para el Recuerdo del Holocausto (IHRA): "El antisemitismo es una cierta percepción de los judíos que puede expresarse como el odio a los judíos. Las manifestaciones físicas y retóricas del antisemitismo se dirigen a las personas judías o no judías y/o a sus bienes, a las instituciones de las comunidades judías y a sus lugares de culto". Así, toda persona que decida levantarse y pretenda denunciar el papel criminal y nefasto de Israel y de todo el imperialismo colonizador de los territorios de Medio Oriente, puede ser acusado de “antisemita”.

 

Repudiamos el accionar del Subsecretario de Políticas Universitarias de la Nación, Alejandro Álvarez, quien dirigió una carta a la rectora de la UNCuyo exigiendo que se sancione al docente, así como el lobby sionista que encarna la FACA (Foro Argentino Contra el Antisemitismo) que también accionó para impedir el desarrollo de la actividad de denuncia del genocidio en curso a manos del enclave israelí.

 

Este accionar persecutorio de la UNCuyo contra un docente, en el que se cataloga a cualquier acción que denuncie el genocidio como “discursos de odio, violencia, intolerancia y discriminación”, merece el más fuerte repudio y el redoblamiento de las acciones de solidaridad que se tienen que llevar a cabo como parte de la lucha en curso del movimiento estudiantil, siguiendo el ejemplo de los estudiantes de las Universidades a lo largo y ancho de Estados Unidos, también de Europa, Brasil, México y recientemente estudiantes de la UBA que están resistiendo los ataques de la policía y los gobiernos universitarios.

 

Los sindicatos docentes deben acompañar en ese sentido, denunciando del accionar genocida de Israel que sigue masacrando y sometiendo a la total hambruna al Pueblo palestino. No podemos permitir que la UNCuyo continúe adhiriendo a esta resolución, ¡hay que tirarla! Levantemos una gran campaña del movimiento estudiantil, junto a docentes y no docentes para exigir a las conducciones sindicales universitarias y de los centros de estudiantes, la FUC y la FUA, que se pronuncien en contra del genocidio y por un plan de lucha antiimperialista, con tomas y movilizaciones hasta lograr el alto al fuego inmediato en Gaza. También vamos al paro general este 9 de mayo y nos movilizamos por nuestras banderas antiimperialistas y contra el sionismo genocida.

RAMA UNIVERSITARIA DE LA COR

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Martes, 07 Mayo 2024 12:16

Por un paro nacional activo

 Declaración conjunta TT-COR

Por un plan de lucha para derrotar a Milei y al FMI

El 9 de mayo la CGT ha convocado a un paro nacional. Con esto, la burocracia sindical pretende hacerle presión al gobierno para negociar una reforma laboral y ubicarse como interlocutor en el nuevo escenario político. Es evidente que la dirección de la CGT no plantea ninguna pelea a fondo contra este gobierno, los despidos, la caída salarial y de nuestras condiciones de vida. No lo podría hacer, porque los burócratas sindicales son enemigos en nuestras propias filas y cumplen ese rol de ser base social del semi Estado burgués para poder sostener a nuestra clase enemiga y sus instituciones.

Los sectores del sindicalismo combativo tienen la oportunidad y el deber de convocar a movilizarse frente a la entrega de la burocracia de la CGT/CTA’s. Debemos tomar este paro en nuestras manos y mostrar la potencialidad de los métodos obreros en la lucha contra la burguesía nacional, extranjera, sus partidos y su Estado. Por eso, el paro debe ser activo, imponiendo a la burocracia movilizar a la plaza de mayo y realizar grandes concentraciones en las provincias, garantizando movilidad propia, para mostrar la fuerza de una clase que no debe tener ninguna confianza ni en el parlamento ni en ningún partido burgués que pretenda hablar en su nombre.

Nuestra pelea está en los bloqueos de planta que está realizando el SUTNA (sindicato del neumático) ante los despidos; en los portones de los trabajadores de la UOM de la fábrica Weg de Córdoba, que se plantaron ante el ataque de la patronal; con las comisiones internas combativas y juntas internas de estatales, que siguen peleando contra el deterioro de sus condiciones de trabajo. Ellos son algunos ejemplos destacados que muestran que hay condiciones para la lucha y para enfrentar a nuestros patrones en donde más les duele, que es en la producción.

No va a ser la sumatoria de movilizaciones la que va a modificar las relaciones de fuerza, sino la organización en las estructuras obreras, recuperando nuestros sindicatos, expulsando a los delegados burocráticos para preparar las condiciones para el surgimiento de una nueva dirección en el movimiento obrero que levante un programa obrero de salida a la crisis y la necesidad de la construcción de un partido revolucionario.

Asistimos estos días a grandes movilizaciones de estudiantes en contra del genocidio en Gaza en EEUU, Francia y otros países. Hemos visto luchas estudiantiles en Brasil, Colombia y la gran marcha educativa en Argentina. Todo esto es demostración de que el capitalismo sólo puede garantizar escenarios de guerra y ninguna posibilidad de futuro a toda una generación de jóvenes.

Este 9/5, cuando paremos, también debe ser nuestra bandera la lucha contra el genocidio en Gaza, contra la OTAN y contra el proceso de asimilación en la guerra entre Rusia y Ucrania.

Llamamos a desarrollar asambleas para que este paro sea activo y podamos votar un plan de lucha para derrotar a este gobierno y al FMI.

Por un congreso de delegados de base, con mandato, que impulse la preparación de una huelga general que ponga en jaque a este gobierno antiobrero.

 

Trabajadores Trotskistas

Corriente Obrera Revolucionaria

 

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 35

Please publish modules in offcanvas position.