COR logo

Jueves, 08 Abril 2021 13:53

La segunda ola y las restricciones

Ayer el presidente dio un discurso grabado desde Olivos, donde está aislado por tener covid, en el que enumeró varias restricciones ante el avance de los contagios.

En el discurso dejó en claro el objetivo del gobierno para esta segunda ola: preservar la recuperación económica, lo demás es para la tribuna. Van a mantener la presencialidad de las escuelas, como garantía para liberar a los padres para que trabajen, sostener el sistema de salud subsidiando a las empresas privadas y dar cero aumentos a los trabajadores de la salud. Para que se produzca esa recuperación económica, que no es más que un rebote de la caída de los índices del año pasado, resolvieron sostener la circulación de la fuerza de trabajo y restringir la circulación social, es decir, tenemos el derecho a ser explotados, pero no al ocio o al tiempo libre, si es que hay. Lo que dijo ayer el presidente se puede resumir de la siguiente manera: los trabajadores y la población en general somos responsables de la segunda ola y los empresarios y el Estado son los garantes de que en sus fábricas o edificios no se produzcan los contagios. La “responsabilidad” es social, por lo tanto, a seguir trabajando… Si tenés trabajo, como puedas y a contagiarse. Esto demuestra para qué clase gobierna.

La presencialidad en las escuelas fue en parte una de las causantes de esta segunda ola, pero prometen sostenerlo a rajatabla. Para el gobierno, la desidia y anarquía en la provisión de vacunas no tiene nada que ver que estemos en esta situación.

A un año del comienzo de la pandemia a nivel mundial debemos sacar la conclusión de que no son los gobiernos y sus Estados los que van a garantizar las condiciones mínimas de vida de nuestra clase, sino todo lo contrario, son los garantes de los intereses de las grandes empresas.

Ante la segunda ola debemos imponer los métodos obreros contra los métodos estatales de control reaccionario. Debemos deliberar al interior de las fábricas y establecimientos estatales y privados para reclamar un aumento general de salarios y un subsidio de desempleo, contra la inflación, los tarifazos y la carestía de la vida. Por plenarios regionales donde sean los trabajadores de la salud quienes se pongan a la cabeza de un plan de lucha para enfrentar el descalabro al que nos lleva la dirección burguesa de la pandemia. Por un paro total de las ramas ante contagio o decesos de compañeros, en el camino de preparar un paro general para que seamos los trabajadores los que impongamos un programa de salida a la crisis en unidad con los trabajadores latinoamericanos y del mundo que están pasando por esta pandemia.  

Ya en la primera ola nos quisieron controlar la acción sindical para proteger a la burocracia, nos dividieron entre esenciales y no esenciales; ahora intentan sacarnos de la calle con las restricciones a la reunión de más de 20 personas en la vía pública. Justo en un momento en que las masivas movilizaciones de organizaciones de desocupados ponen de manifiesto la miseria a la que nos están sometiendo. No podemos perder la calle. Fue un error imperdonable por parte de la izquierda que se referencia en el FITU renunciar, a principios de 2020, a las movilizaciones y adaptarse a la cuarentena represiva, como sucedió el 24 de marzo de ese año. No podemos volver a esa política.

Preparemos un 1 de mayo unitario de lucha y antimperialista, debemos unificar las filas obreras ante el ataque de los gobiernos de turno y sus Estados y el avance la de pandemia.  

 

Reapertura de la paritaria, ya!

La segunda ola de la pandemia ya está entre nosotros. Los gobiernos nacional y provincial hablan de que se agotaron los recursos económicos, por lo que toda su política se centra en mantener funcionando el aparato productivo, mientras negocian con el FMI y meten el techo al salario junto con las patronales. La descomposición económica y social, y la debacle del sistema de salud en particular, como siempre, pretenden hacérnosla pagar a los trabajadores. Así tenemos que leer los 73 despidos en los hospitales provinciales del 31 de marzo: buscan disciplinar a quienes sostenemos los hospitales funcionando, porque se viene un ataque en toda regla que empezó con la paritaria de miseria firmada por Pihén del 17,5% en cuotas y continuará con la saturación de los hospitales y centros de salud sin recursos, sin medios materiales ni organizativos para garantizar las condiciones de seguridad e higiene, con pocos trabajadores, y con una campaña de vacunación que hace agua. Es por esto que no debemos dejar pasar ni un solo despido, están en juego nuestras condiciones laborales y las condiciones de vida nuestra clase de conjunto.

Ante este ataque, la burocracia sindical del SEP se limita a declamar el estado de alerta. La Multisectorial de Salud (ATE, UTS, Médicos Unidos, Médicos Córdoba y Foro de Especialidades Médicas), que dejó pasar el acuerdo paritario de Pihén a cambio  de una “mesa de dialogo” con el gobierno que no lleva ningún lado, llama a realizar asambleas el lunes 5/4 y a un paro, pero recién para el jueves 8/4 y con asistencia a los lugares de trabajo. La Multisectorial de Salud se ha conformado como una nueva mediación y ha demostrado ser un freno a la lucha y a la deliberación de los trabajadores, acordando de forma burocrática medidas que, por eso mismo, no responden a las necesidades de los compañeros en los hospitales.

Venimos de las asambleas y el paro de 3 horas por turno lanzado en el marco de la paritaria con las empresas de salud por la repodrida burocracia de ATSA (Daer), que a nivel nacional tuvo alto acatamiento y fue muy fuerte en clínicas y sanatorios donde hay delegados de la oposición. Ese paro, limitado, mostró sin embargo una enorme disposición a la lucha luego de un año de pandemia. La fragmentación sindical en la rama salud es un grave problema, pero la experiencia de la Multisectorial, por un lado, y de pequeños nuevos sindicatos y agrupamiento, por el otro, demuestran que para pelear juntos e imponer la fuerza de los trabajadores de salud la clave es la unidad desde abajo, a partir de la deliberación colectiva en asambleas por lugares de trabajo, donde participen todos los trabajadores más allá de la afiliación y condición contractual. La unidad de los burócratas termina siendo una unidad contra los trabajadores y en favor del gobierno. Proponemos una moción para las asambleas a realizarse en los hospitales: poner en pie un Plenario Interhospitalario de delegados con mandato, que se convierta en la expresión de la voluntad de los trabajadores de salud. Para dirigir la lucha por la inmediata reincorporación de todos los despedidos, por el pase a planta permanente y la incorporación de todo el personal necesario. Reapertura de la paritaria y salario inicial igual a la canasta básica familiar. Delegados paritarios elegidos en asamblea. Por EPPs y medidas adecuadas de seguridad e higiene. Vacunas para la clase obrera, a partir de un plan de vacunación bajo control de los trabajadores de salud y de los laboratorios. Mientras la CGT y las CTAs se borran, llamemos a la lucha al conjunto del movimiento obrero para imponer un plan de lucha y el paro nacional.

La lucha por recuperar los sindicatos de la rama y pelear por un sindicato único se verá fortalecida si logramos derrotar este intento disciplinador de Cardozo y Schiaretti. Debemos apoyarnos en las experiencias que se vienen dando, como el paro en el Tránsito Cáceres de Allende y las asambleas en el polo Sanitario. Pero también unificar la pelea de salud a nivel nacional, para lo que urge impulsar un Plenario Nacional de delegados, con mandato, de la oposición en ATE, ATSA, Fesprosa y demás sindicatos de la rama.

Estatales de la COR
Regional Córdoba

Segunda ola de Covid-19

Propuesta ante la catástrofe sanitaria en América Latina

Ante el desastre en el manejo de la pandemia por los diferentes gobiernos de la región, lancemos una gran campaña internacional para que sean los trabajadores y sus organizaciones los que intervengan de forma independiente.

El colapso sanitario en Brasil no es una particularidad, sino que es parte de la misma crisis que está ocurriendo en Perú, Ecuador, Paraguay, Chile y Argentina, para nombrar solo algunos. El manejo capitalista de las vacunas, es decir, como una mercancía más, demuestra cómo se desenvuelve la competencia, una disputa descarnada por controlar un bien escaso, a fin de conseguir mayores ganancias a corto, mediano y largo plazo. Lejos de perseguir un interés sanitario, buscan recuperar la productividad del trabajo que la pandemia socavó. Y de paso, han ostentado privilegios de clase dominante con los vacunatorios vip.

Proponemos a las distintas fuerzas que integran el FITU (PO, PTS, IS y MST) y a las organizaciones trotskistas como el Nuevo Mas, PO tendencia y otras, a los sindicatos recuperados, a las comisiones internas y delegados combativos a coordinar acciones en común y debates en las estructuras para desarrollar una campaña internacional que plantee la necesidad de que sean los trabajadores que intervengan ante la crisis con sus métodos y programa. Debemos recuperar los métodos del paro, piquetes asambleas y plenarios para no solo enfrentar a la burocracia, sino también a los empresarios, los gobiernos de turno y sus Estados, que están agravando aún más nuestras condiciones de vida. Levantar bien alto la necesidad del control obrero ante la desorganización de la economía, la expropiación de las grandes empresas y laboratorios para garantizar nuestra subsistencia y la necesidad de la solidaridad internacional con nuestros hermanos de clase abriendo un debate al interior de nuestra clase para intervenir de forma conjunta en la región y preparar un paro regional contra la dirección burguesa de la pandemia.   

Proponemos realizar un acto en la embajada de Brasil y en los consulados de todo el país en solidaridad a los compañeros que están luchando contra el covid y en donde es más catastrófica la situación.

Llamamos a marchar en todo el país de forma independiente del gobierno, los organismos de DDHH cooptados y la burocracia sindical.

Por los 30.000 compañeros desaparecidos.

En medio de la pandemia, el aparato burocrático-militar del Estado sigue persiguiendo, reprimiendo y asesinando a los trabajadores y a la juventud.

No al acuerdo con el FMI. No al pago de la deuda externa.

No al ajuste y los tarifazos.

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

Debemos organizarnos con independencia de clase para defendernos, con nuestros métodos, con piquetes de defensa, con paros, huelgas, ocupaciones para no seguir retrocediendo en nuestras condiciones de vida. Para recuperar lo perdido en la pandemia, ante los despidos, suspensiones, bajas de salarios. Debemos mostrar el poder de la clase obrera, aquella que quisieron aniquilar hace 45 años pero que aún sigue viva y con ánimos de venganza.

Por LOI Brasil

19 de marzo de 2021

 

El día 17 de marzo Brasil estableció un nuevo récord de muertes diarias por covid-19, con el registro de 3.149 muertes en las últimas 24 horas. La media móvil diaria, el día 18, batió un récord por vigésimo día consecutivo, superando los 2 mil muertos, alcanzando el índice de 2.096 muertos. El número total de muertes, tras un año de pandemia en el país, es de 287.795 con un aumento del 48% en la media móvil de los últimos 15 días. La aceleración de la contaminación y del número de muertes se debe, además de la trágica conducta del Estado en el control de la pandemia, a la difusión de la variación P.1 (la "cepa de Manaos"), que es más transmisible, más letal y afecta a la población más joven. Con el 3% de la población mundial, Brasil acumula el 10,3% de las muertes por covida-19 en todo el mundo. En 24 estados del país y el distrito federal, la tasa de ocupación hospitalaria supera el 80% y en 15 de ellos, la tasa ya supera el 90%. Para la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Brasil vive "el mayor colapso sanitario y hospitalario de la historia". Miles de pacientes ya están muriendo en las colas para conseguir camas. Y, además de las camas, también empiezan a faltar suministros hospitalarios, como la medicación necesaria para intubar a los pacientes que necesitan ventilación mecánica, con existencias sólo para los próximos días.

Los estados y municipios aprueban nuevas medidas de aislamiento y cuarentena sólo en sectores comerciales no esenciales, reafirmando nuestra caracterización de que estas medidas no están determinadas para salvar vidas, sino para evitar el colapso de los sistemas sanitarios y los efectos más catastróficos en la relación entre las clases y el Estado. De las casi 300.000 muertes brasileñas en un año de pandemia, más de 90.000 son de estos últimos 3 meses. El Estado burgués sólo administra la ocupación de camas y vive muy bien con miles de muertes diarias, más aún cuando estas muertes son, en su gran mayoría, de trabajadores.

La vacunación sigue lentamente, sólo el 1,85% de la población ha recibido las dos dosis de vacunas actualmente en uso en el país, la CoronaVac producida en São Paulo, por el Instituto Butantan a partir de insumos chinos y la de Oxford, producida por Fiocruz. La lentitud del gobierno federal sumada a los errores logísticos del ex ministro de Salud, Gral. Pazuello, impulsó, a partir de la autorización del STF, la compra y distribución directa de vacunas por parte de las entidades federativas como forma de acelerar el débil plan de inmunización federal. A través de un consorcio, los gobernadores del noreste acordaron comprar 37 millones de dosis de la vacuna Sputnik V y, más recientemente, se formó un consorcio de 1.703 gobiernos municipales para negociar directamente con los laboratorios la compra de vacunas. La cuestión de las vacunas ha erosionado aún más la relación del gobierno federal con los gobernadores y alcaldes.

A principios de este mes se informó que el gobierno de Bolsonaro había rechazado la compra de 70 millones de dosis de la vacuna Pzifer, aumentando aún más la crisis del gobierno por la conducta catastrófica de la pandemia, además de todo el negacionismo propagado por el propio Bolsonaro en relación con las medidas de seguridad sanitaria y el tratamiento médico sobre el covid-19. Esta crisis hizo que los "centristas" (“o centrão”) en el Congreso aumentaran su apoyo a Bolsonaro, exigiendo el cambio del ministro de Salud, que ya se ha producido, y el nombramiento de cinco ministerios más en manos de las alas que son la base de Bolsonaro: los militares y los conservadores ideológicos.

A pesar de que el ministro de Economía, Paulo Guedes, ha declarado que "ve señales de que la economía está despegando", la expectativa es que el país entre en un largo periodo de estanflación, es decir, estancamiento económico y alto desempleo combinados con una alta inflación. La inflación acumulada en el periodo fue del 5,2%, inferior a la prevista. Aun así, el Comité de Política Monetaria (Copom) aumentó el tipo de interés básico, la tasa Selic, en un 0,75% hasta el 2,75%, en un claro intento de frenar la rápida devaluación del real. Como país semicolonial con una economía dependiente, tanto la suba del dólar como el aumento de los tipos de interés, en un intento de atraer inversiones, en un proceso económico recesivo, producen impactos directos en el aumento del costo de la vida de la clase trabajadora.

Brasil vive también una crisis humanitaria en la que, además de las consecuencias de la catástrofe pandémica, el desempleo récord, el fin de la ayuda de emergencia y el aumento de la cesta básica de alimentos han elevado el hambre a niveles críticos. Según el IBGE, en 2020 había 39 millones de personas viviendo en la miseria y 14 millones en la pobreza extrema. Hoy, el panorama es mucho peor. El precio de los alimentos aumentó tres veces más que la inflación oficial, un 15% en un año, animando a los medios de comunicación burgueses a "ayudar" en la creación de "nuevos hábitos alimenticios": cambiar el arroz por la pasta, la carne por los huevos y comer alimentos con insectos. Los alimentos básicos han subido mucho más que la suba general: el arroz ha subido un 70% y los porotos un 60% en un año. Se trata del aumento más rápido de los precios de los alimentos en 18 años. Con el gas de cocina costando alrededor de 90 reales, la comida regular para millones de familias brasileñas se ha convertido en una rareza.

La inmensa crisis económica presionó al gobierno para que planificara una nueva ayuda de emergencia, ya que, en diciembre de 2020, 56 millones de personas dejaron de contar con la ayuda. Esta vez, sin embargo, la irrisoria cantidad propuesta (entre 150 y 375 reales) llegó a través de un Pacto de Emergencia que, con la justificación de poder gastar 44.000 millones de reales adicionales fuera del techo de gasto para afrontar la ayuda, supuso un duro ataque a los empleados públicos, imponiendo restricciones a la contratación y a los concursos públicos y una congelación salarial cuando la relación entre gastos e ingresos alcance el 95% en el gobierno federal. Los estados y los municipios pueden imponer restricciones cuando esta proporción alcanza el 85%. Estas medidas también pueden imponerse en situaciones de calamidad pública y son válidas durante los siguientes 15 años.

Es notable que la histórica crisis brasilera haya movido a las diferentes facciones burguesas y pequeño burguesas a responder al colapso sanitario y a la recesión económica ante la catastrófica gestión del gobierno de Bolsonaro. Incluso el imperialismo ya está buscando formas de intervenir en el gobierno, ya que Brasil se está convirtiendo en una amenaza sanitaria mundial, además del impacto de la crisis en las cadenas productivas de la región. La OCDE ha creado un grupo de seguimiento permanente de la corrupción en Brasil. El organismo imperialista mostró su preocupación "con el sorprendente final del Lava-Jato, el uso de la ley contra el abuso de autoridad y las dificultades para compartir información de los organismos financieros para las investigaciones". Más allá de las representaciones de estas diferentes facciones en el congreso nacional, principalmente por el "centrão", y el ala militar desarrollista, la alternativa de la conciliación de clases está resurgiendo ahora, con la anulación de los juicios de Lula y su elegibilidad en 2022. Esta alternativa, ya llamada "efecto Lula" por sus implicaciones directas para el gobierno de Bolsonaro, más presionado por el Congreso, el escenario electoral de 2022 y la relación del país con el imperialismo, promete arrastrar a gran parte de la izquierda, que hasta ahora asumió la política burguesa de cuarentena y se mantuvo aislada de cualquier proceso de luchas.

También las direcciones sindicales permanecen cumpliendo con el aislamiento desde hace un año, abandonando toda lucha dentro de los métodos de clase y abrazando toda la adaptación a los medios digitales que serán plenamente utilizados en el próximo período para el aumento de la productividad, con una mayor explotación de los trabajadores junto con los despidos masivos. También esta semana, las direcciones de las principales centrales sindicales (CUT, CTB, UGT y Força Sindical) se reunieron con el gobernador de São Paulo, João Dória (PSDB), en un esfuerzo de colaboración y solidaridad con las políticas del gobierno del estado, ofreciendo las estructuras sindicales para la vacunación, mostrando apoyo político a las medidas de restricción y defensa de la ayuda de emergencia de R$600 y sugiriendo otras formas de seguridad sanitaria, como el ofrecimiento de alcohol en gel en el transporte público, el escalonamiento de los horarios de entrada y salida de los trabajadores de los sectores productivos para desahogar el sistema de transporte. Un claro esfuerzo por colaborar con un gobierno que, a pesar del discurso de oposición al gobierno de Bolsonaro, sigue colaborando con la muerte de los trabajadores, ya sea en la educación con la reapertura de las escuelas, ya sea en los sectores productivos que siguen trabajando sin condiciones sanitarias, ya sea de los trabajadores informales, perjudicados y reprimidos con las medidas de restricción de la circulación, ya sea de la juventud periférica, asesinada diariamente por la policía militar bajo el mando del gobernador.

Además de colaborar con el gobierno del estado de Sao Paulo, las centrales anuncian una jornada de "confinamiento obrero" para el 24 de marzo (el próximo miércoles), adaptando lo que antes era una huelga general a una política de la burguesía. Según Sergio Nobre, presidente de la CUT, "el “quedate en casa” es una protesta contra las privatizaciones; por la vacuna ahora para todos, por la ayuda de emergencia, por los puestos de trabajo; contra los altos precios y los aumentos del gas, el combustible, el arroz, el frijol, entre otros, contra la Reforma Administrativa y por Bolsonaro fuera. Es un cierre en defensa de la vida. (...) Un confinamiento de al menos 24 horas es para quedarse en casa, es una jornada de reflexión sobre lo que pasa en Brasil". Sin ningún llamado a la paralización total de actividades, ni mucho menos asambleas en cada sindicato, la fecha será uno más de los eventos "simbólicos" de las direcciones, sin ninguna política para los trabajadores.

Es urgente que construyamos una salida obrera a la crisis sanitaria y económica que asola el país. No podemos confiar al Estado burgués el control de la pandemia ni la aplicación de medidas económicas para proteger los empleos y los ingresos de los trabajadores. No olvidemos que el Estado es el instrumento de dominación de la burguesía sobre los trabajadores. Debemos contraponer a las medidas estatales para controlar la pandemia nuestros métodos de clase, como la huelga. Los profesores de São Paulo, ante la reapertura de escuelas inseguras, medida que ya ha matado a decenas de trabajadores de la educación y estudiantes, impusieron la huelga como forma de resistencia y lucha por unas condiciones de trabajo saludables.

Es necesario construir en cada sindicato, a través de asambleas de base, esta forma de resistencia al genocidio en curso y empujar a las centrales a convocar una huelga general. Es necesario construir entre los trabajadores, a través de las centrales sindicales, un plan de luchas independiente que responda al desempleo masivo y a la crisis sanitaria. Es necesario imponer la escala móvil de horas y salarios, el control obrero de la producción de los sectores esenciales, especialmente de las vacunas, así como su distribución. Para ello, hay que combatir con la máxima urgencia las burocracias mezquinas que colaboran con la actual situación de colapso del país. Construir una salida obrera independiente es, ahora más que nunca, una cuestión de supervivencia para nuestra propia clase.

 

Texto original aquí

 

 

Desde que el Grupo Beltràn compró las plantas de Villa Mercedes y Lavallol (Buenos Aires) al gigante Brasil Foods (BRF) dedicadas a la producción de mayonesas y margarinas, los trabajadores han tenido que estar a la defensiva para defender sus derechos adquiridos.

Desde un primer momento la nueva patronal trazo un plan para flexibilizar sus condiciones laborales y salariales, intentando además cambiarlos de encuadre sindical de Aceiteros a Alimentación, tratando de esta manera de bajar sus costos laborales en mas de un 30%.Su argumento principal es que están en una supuesta “crisis económica”, que desde ya no puede demostrar, ni siquiera ha presentado fehacientemente, pero es la carta que saca a relucir como amenaza en cada una de las negociaciones cuando se arman los conflictos.

 

En su página web, el Grupo Beltrán se jacta de ser “el grupo frigorífico más grande del país”. Posee 8 plantas de faena bovina, 6 en la provincia de Córdoba (en Guiñazú, Villa Allende, Toledo, Morteros, San Francisco y Villa María), una en Catamarca (en San Fernando del Valle de Catamarca) y otra en Santiago del Estero(Forres-Beltrán).

En el último tiempo se diversificó en el negocio frigorífico a través de Refinería del Centro, que produce derivados de grasas bovinas y vegetales, levaduras y harinas de carne y de hueso para alimentación animal. Esta compra refuerza su liderazgo en el negocio de las grasas refinadas y margarinas además de las ya nombrada Dánica.
Además, recientemente el grupo compró la fábrica aceitera de Valentín Alsina COFCO (Ex Nidera), que había cerrado en enero de 2019. Muchos de estos negocios los ha hecho con prestamos,ayuda y exenciones impositivas de los distintos Gobiernos desde Cristina (en 2009 para comprar el frigorífico de Santiago del Estero) hasta nuestros días.

 

Obreros a la lucha

En su intento de desconocer el encuadramiento del convenio aceitero la patronal no ha dudado en perseguir suspendiendo y despidiendo a los compañeros que protestaban, intimidandolos para que acepten individualmente cambiarse de convenio al gremio de Alimentación, llegando a poner en practica el LockOut patronal como en Lavallol (2020) para tratar de doblegar a los trabajadores, quienes no bajan la cabeza y siguen firmes en la pelea.

Hasta hace un mes, la patronal seguía abonando las escalas salariales del año 2019, sin aplicar los aumentos del 2020 y 2021, amparándose en que el Ministerio de Trabajo de la Nación no había homologado los respectivos acuerdos ( para las empresas hubo ATPs urgentes por la crisis del COVID pero en el caso de los trabajadores demoraron años en homologar convenios).

Los compañeros de Dánica han llevado adelante desde 2018 en adelante innumerables asambleas y varias huelgas en este tiempo con respecto a la defensa de su convenio colectivo.

La Federación Aceitera (FTCIODyARA ) si bien ha manifestado su apoyo al conflicto esta claro que podría haber hecho más en la pelea por los compañeros, en su momento se ha limitado a esperar que se homologuen los convenios y así la patronal supuestamente pagaría las diferencias salariales con retroactivo.

Finalmente el pasado 12 de febrero salio la resolución homologatoria, pero ahora la patronal aduce nuevamente “crisis” para no afrontar la deuda salarial con los trabajadores.

Estamos hablando de $450 mil en promedio para cada trabajador, entre diferencia de valor hora y premios de fin de año y Bono Covid. Al ser alrededor poco mas de 100 operarios en Villa Mercedes el total de la deuda es de $45 millones, el equivalente al valor de facturación de 2 camiones repletos de la mercadería, en producción normal la patronal despacha 10 o mas camiones por día. Así y todo siguen argumentando estar en Crisis

 

 

Acuerdo en Danica Lavallol

 

Los compañeros de Lavallol encuadrados en el Sindicato Aceitero de Buenos Aires (SOEIA) han llegado a un acuerdo (anunciado con bombos y platillos) con la patronal de actualización salarial ( ver https://www.facebook.com/soeia.capital), en el cual la patronal reconoce la representación de aceiteros, supuestamente cesa en la persecusion gremial y comienza a ponerse al día con un calendario muy conveniente (culmina en enero del 2022) con las nuevas escalas salariales pero, eso sí, los compañeros renuncian a las diferencias salariales retroactivas, es decir pierden los mas de $400 mil promedio que se les adeuda.

 

Mas allá de haberse votado en asamblea y dejando por el momento atrás la patronal su intención de cambiarles el convenio y el encuadre, es al menos polémico por parte del sindicato aceitero de Buenos Aires caracterizar este acuerdo como un gran triunfo cuando se renuncia a deudas que tenia la patronal con los trabajadores, sobre en un contexto altamente inflacionario y ademas siendo los compañeros esenciales durante la pandemia del COVID, momentos donde la producción continuó pese a no cumplir del todo la patronal con las medidas de Higiene y Seguridad correspondiente.

Con mas razón con una patronal que lejos de estar en una supuesta crisis esta desde hace un tiempo en constante expansión. Algunas corrientes de izquierda como el Nuevo Mas se suman equivocadamente a este balance complaciente con la dirección del conflicto.

 

Lucha en Villa Mercedes

 

Contrario a esto, y acertadamente, los compañeros de Dánica Villa Mercedes comenzaron una huelga con asambleas y piquetes en la entrada a la planta el pasado 9 de marzo porque no renuncian a la deuda que la empresa mantiene con ellos. Les han ofrecido el mismo acuerdo que se firmo en Lavallol pero el argumento de los obreros es sólido para el rechazo, esa masa salarial les pertenece, la patronal no ha visto ninguna merma en sus actividades productivas que pueda argumentar una “crisis” y el total de la masa salarial equivale al precio de dos camiones completos, cuando se envían un promedio de 10 o mas camiones diarios en un día de producción estándar.

 

La huelga comenzó el lunes 7 de marzo y ha durado por el momento 10 días, el pasado miércoles 17 el Ministerio provincial dicto la Conciliación Obligatoria que fue acatada por los compañeros, con una audiencia de negociación programada para el martes 23. la patronal por el momento sigue firme en no querer pagar la deuda salarial. Por lo pronto los compañeros han decidido como un sano reflejo de lucha el no aceptar horas extras ni cambios de turno o feriados para no favorecer a la patronal hasta tanto no reconozca la deuda.

Los compañeros de Dánica Villa Mercedes marcan con la defensa de sus derechos el camino para el resto del movimiento obrero en el sentido de recuperar lo que perdimos durante la pandemia, argumento que utilizaron los gobiernos y las patronales para avanzar sobre los derechos y las condiciones de vida de la clase obrera, con mayor flexibilizaciòn laboral y rebaja salarial vía inflación con paritarias a la baja.

Ademas los métodos como la asamblea y la huelga que desarrollan son los que debe llevar como bandera nuestra clase para triunfar.

Tenemos que rodear de solidaridad el conflicto transformándolo en una batalla de todo el movimiento obrero. Deben triunfar para se un ejemplo a replicar en la pelea por recuperar lo que hemos venido perdiendo durante la pandemia.

Desde la COR saludamos su lucha y nos ponemos a su disposición compañeros. A triunfar!

Marcos Reinoso

COR Regional San Luis

 

Desde que el Grupo Beltràn compró las plantas de Villa Mercedes y Lavallol (Buenos Aires) al gigante Brasil Foods (BRF) dedicadas a la producción de mayonesas y margarinas, los trabajadores han tenido que estar a la defensiva para defender sus derechos adquiridos.

Desde un primer momento la nueva patronal trazo un plan para flexibilizar sus condiciones laborales y salariales, intentando además cambiarlos de encuadre sindical de Aceiteros a Alimentación, tratando de esta manera de bajar sus costos laborales en mas de un 30%.Su argumento principal es que están en una supuesta “crisis económica”, que desde ya no puede demostrar, ni siquiera ha presentado fehacientemente, pero es la carta que saca a relucir como amenaza en cada una de las negociaciones cuando se arman los conflictos.

 

En su página web, el Grupo Beltrán se jacta de ser “el grupo frigorífico más grande del país”. Posee 8 plantas de faena bovina, 6 en la provincia de Córdoba (en Guiñazú, Villa Allende, Toledo, Morteros, San Francisco y Villa María), una en Catamarca (en San Fernando del Valle de Catamarca) y otra en Santiago del Estero(Forres-Beltrán).

En el último tiempo se diversificó en el negocio frigorífico a través de Refinería del Centro, que produce derivados de grasas bovinas y vegetales, levaduras y harinas de carne y de hueso para alimentación animal. Esta compra refuerza su liderazgo en el negocio de las grasas refinadas y margarinas además de las ya nombrada Dánica.
Además, recientemente el grupo compró la fábrica aceitera de Valentín Alsina COFCO (Ex Nidera), que había cerrado en enero de 2019. Muchos de estos negocios los ha hecho con prestamos,ayuda y exenciones impositivas de los distintos Gobiernos desde Cristina (en 2009 para comprar el frigorífico de Santiago del Estero) hasta nuestros días.

 

Obreros a la lucha

En su intento de desconocer el encuadramiento del convenio aceitero la patronal no ha dudado en perseguir suspendiendo y despidiendo a los compañeros que protestaban, intimidandolos para que acepten individualmente cambiarse de convenio al gremio de Alimentación, llegando a poner en practica el LockOut patronal como en Lavallol (2020) para tratar de doblegar a los trabajadores, quienes no bajan la cabeza y siguen firmes en la pelea.

Hasta hace un mes, la patronal seguía abonando las escalas salariales del año 2019, sin aplicar los aumentos del 2020 y 2021, amparándose en que el Ministerio de Trabajo de la Nación no había homologado los respectivos acuerdos ( para las empresas hubo ATPs urgentes por la crisis del COVID pero en el caso de los trabajadores demoraron años en homologar convenios).

Los compañeros de Dánica han llevado adelante desde 2018 en adelante innumerables asambleas y varias huelgas en este tiempo con respecto a la defensa de su convenio colectivo.

La Federación Aceitera (FTCIODyARA ) si bien ha manifestado su apoyo al conflicto esta claro que podría haber hecho más en la pelea por los compañeros, en su momento se ha limitado a esperar que se homologuen los convenios y así la patronal supuestamente pagaría las diferencias salariales con retroactivo.

Finalmente el pasado 12 de febrero salio la resolución homologatoria, pero ahora la patronal aduce nuevamente “crisis” para no afrontar la deuda salarial con los trabajadores.

Estamos hablando de $450 mil en promedio para cada trabajador, entre diferencia de valor hora y premios de fin de año y Bono Covid. Al ser alrededor poco mas de 100 operarios en Villa Mercedes el total de la deuda es de $45 millones, el equivalente al valor de facturación de 2 camiones repletos de la mercadería, en producción normal la patronal despacha 10 o mas camiones por día. Así y todo siguen argumentando estar en Crisis

 

 

Acuerdo en Danica Lavallol

 

Los compañeros de Lavallol encuadrados en el Sindicato Aceitero de Buenos Aires (SOEIA) han llegado a un acuerdo (anunciado con bombos y platillos) con la patronal de actualización salarial ( ver https://www.facebook.com/soeia.capital), en el cual la patronal reconoce la representación de aceiteros, supuestamente cesa en la persecusion gremial y comienza a ponerse al día con un calendario muy conveniente (culmina en enero del 2022) con las nuevas escalas salariales pero, eso sí, los compañeros renuncian a las diferencias salariales retroactivas, es decir pierden los mas de $400 mil promedio que se les adeuda.

 

Mas allá de haberse votado en asamblea y dejando por el momento atrás la patronal su intención de cambiarles el convenio y el encuadre, es al menos polémico por parte del sindicato aceitero de Buenos Aires caracterizar este acuerdo como un gran triunfo cuando se renuncia a deudas que tenia la patronal con los trabajadores, sobre en un contexto altamente inflacionario y ademas siendo los compañeros esenciales durante la pandemia del COVID, momentos donde la producción continuó pese a no cumplir del todo la patronal con las medidas de Higiene y Seguridad correspondiente.

Con mas razón con una patronal que lejos de estar en una supuesta crisis esta desde hace un tiempo en constante expansión. Algunas corrientes de izquierda como el Nuevo Mas se suman equivocadamente a este balance complaciente con la dirección del conflicto.

 

Lucha en Villa Mercedes

 

Contrario a esto, y acertadamente, los compañeros de Dánica Villa Mercedes comenzaron una huelga con asambleas y piquetes en la entrada a la planta el pasado 9 de marzo porque no renuncian a la deuda que la empresa mantiene con ellos. Les han ofrecido el mismo acuerdo que se firmo en Lavallol pero el argumento de los obreros es sólido para el rechazo, esa masa salarial les pertenece, la patronal no ha visto ninguna merma en sus actividades productivas que pueda argumentar una “crisis” y el total de la masa salarial equivale al precio de dos camiones completos, cuando se envían un promedio de xx camiones diarios en un día de producción estándar.

 

La huelga comenzó el lunes 7 de marzo y ha durado por el momento 10 días, el pasado miércoles 17 el Ministerio provincial dicto la Conciliación Obligatoria que fue acatada por los compañeros, con una audiencia de negociación programada para el martes 23. la patronal por el momento sigue firme en no querer pagar la deuda salarial. Por lo pronto los compañeros han decidido como un sano reflejo de lucha el no aceptar horas extras ni cambios de turno o feriados para no favorecer a la patronal hasta tanto no reconozca la deuda.

Los compañeros de Dánica Villa Mercedes marcan con la defensa de sus derechos el camino para el resto del movimiento obrero en el sentido de recuperar lo que perdimos durante la pandemia, argumento que utilizaron los gobiernos y las patronales para avanzar sobre los derechos y las condiciones de vida de la clase obrera, con mayor flexibilizaciòn laboral y rebaja salarial vía inflación con paritarias a la baja.

Ademas los métodos como la asamblea y la huelga que desarrollan son los que debe llevar como bandera nuestra clase para triunfar.

Tenemos que rodear de solidaridad el conflicto transformándolo en una batalla de todo el movimiento obrero. Deben triunfar para se un ejemplo a replicar en la pelea por recuperar lo que hemos venido perdiendo durante la pandemia.

Desde la COR saludamos su lucha y nos ponemos a su disposición compañeros. A triunfar!

Marcos Reinoso

COR Regional San Luis

 

 

Se vienen las paritarias...
El secretario general de la UOM, Antonio Caló, presentó hace unos días el pedido para iniciar las negociaciones paritarias de este año. Si bien el acuerdo firmado en diciembre del año pasado está todavía vigente, sabe que los salarios de los metalúrgicos están por el piso, y cada vez peor por el efecto de la inflación. Todos los días anuncian el aumento de algún servicio, de la carne, de la nafta, etc., etc. No da para más. Pero Caló sigue órdenes, y quiere llevar adelante la tarea sucia de fijar la ”referencia” del aumento de 32%, que en realidad es el techo salarial de Alberto Fernández y las empresas para la “nueva normalidad”.
Durante 2020, el año de la pandemia, nos mandaron a trabajar a las fábricas con pobres condiciones de salubridad y nos metieron los protocolos de las patronales y el COE para mantenernos controlados y echarnos la culpa si algún compañero se contagiaba de COVID. Además, nos tuvieron la paritaria congelada la mayor parte del año. Recién en diciembre la conducción de la UOM firmó el acuerdo del 39% en cuotas. Hay que recordar que la inflación 2020 fue del 36%, y hay que sumar por lo menos un 12% de los primeros 3 meses de este año, un 48%, pero además el 39% no tuvo retroactivo, ¡la pérdida fue mucho mayor, y no se compensa con los famosos bonos que fueron largando! Y como si esto fuera poco, metieron una cláusula que dice que si una empresa está en crisis, cosa que nunca podemos comprobar porque tienen sus libros de contabilidad en secreto, puede no pagar el magro aumento. Esta cláusula que firmó el burócrata Caló ha llevado a la UOM a ser tomada como ejemplo, no por los trabajadores, sino por los empresarios que quieren ahora meterla en las negociaciones paritarias de las demás ramas.
En Córdoba, el Sr. Urbano hizo la de siempre: criticar el acuerdo nacional por abajo, sin enfrentarse abiertamente a la UOM nacional, y mandar a los trabajadores y a los delegados a pelear “fábrica por fábrica” a ver si conseguimos algún acuerdo interno que nos permita mantenernos a flote. Esto, cuando no se da el caso de que la empresa declare que está en crisis y ni el acuerdo nacional quiera pagar. En varias fábricas se han dado luchas y movimientos que permitieron obtener ciertas mejoras, aunque las patronales buscan atarlas a la productividad, ya sea con premios de producción o con el presentismo. Pero esto no alcanza, y además ¡somos mucho más fuertes si peleamos todos los metalúrgicos juntos!
Pero hay más. Urbano y la Comisión Directiva (CD) vienen teniendo una práctica muy perjudicial que es llamar a congresos donde solo se convoca a los delegados de la agrupación Eva Perón, mientras se obstaculiza la participación de las demás agrupaciones, como la Vandor y la 7 de Septiembre. Estas agrupaciones han surgido de peleas dentro de la CD, y no tenemos ningún acuerdo con el programa de conciliación de clases que levantan (por ejemplo, exigiendo subsidios o llamando a prohibir las importaciones para el beneficio de las patronales). Pero creemos que las peleas de cúpula de la burocracia no deben impedir la unidad del sindicato: en los congresos de la UOM Córdoba deben participar los delegados de todas las fábricas, llevando el mandato de las bases.

¡Que no negocien a nuestras espaldas!

Ante las próximas paritarias, tenemos una gran tarea. Impulsemos asambleas por sector y generales en cada fábrica, para mandatar a los delegados con una posición clara: hay que recuperar lo perdido durante la pandemia. Esto incluye por supuesto el salario, que debe equipararse a la canasta familiar y tener una cláusula automática de aumento mensual según la inflación. Hay que rechazar cualquier clausula “de crisis” que permita a las empresas gambetear el acuerdo que se consiga. Tenemos que pelear por la reincorporación de los despedidos, el fin de las suspensiones, que se pague al 100% a los compañeros licenciados por ser del grupo de riesgo, y por el pase a planta permanente de los contratados (directos o por agencia). Los protocolos patronales han mostrado que no sirven: debemos votar en asamblea nuestra propia propuesta de medidas de protección ante la 2º ola de la pandemia e imponer a las empresas comisiones y delegados de seguridad e higiene para garantizar su cumplimiento. Además de este mandato, tenemos que tener buenos negociadores, no podemos dejarlo en manos de Caló. ¡Por delegados paritarios elegidos en asamblea!
En las plantas de Techint de provincia de Bs As y de Santa Fe se vienen dando importantes luchas. Hay que conquistar un congreso nacional de delegados con mandato de la UOM, que sustente los reclamos metalúrgicos en un plan de lucha con medidas escalonadas hasta llegar al paro nacional. No podemos permitir que gobierno y patronales intenten imponer una “nueva normalidad” basada en la miseria salarial, despidos, suspensiones y condiciones de trabajo inseguras e insalubres. Para eso, el camino es la lucha.

Tenemos que empezar a organizarnos de cara a las próximas paritarias:

  • Asambleas por sector y generales en cada empresa
  • Por un congreso de delegados con mandato de asamblea de todas las fábricas de la UOM

Metalúrgicos de la COR

Jueves, 04 Marzo 2021 17:22

Discurseando para el Fondo

Alberto inauguró las sesiones ordinarias del Congreso, a un año del comienzo de la pandemia, con un discurso confrontativo con la oposición parlamentaria y totalmente alineado con lo que nosotros decimos sobre el “protocolo FMI”. Hizo un racconto de todo lo bien que actuaron en la pandemia (¡tenemos 52 mil muertos y más de 2 millones de contagiados!) haciendo hincapié en que no colapsó el sistema de salud; pero difícilmente podría colapsar algo que no llega ni a sistema y considerando que la consigna “quedate en casa” también fue para que los enfermos no acudan a los hospitales. Intentó eludir el escándalo de los vacunados vips, que le ha generado una crisis política de la que aún no logra salir. Insistió con la reforma judicial y la creación de una bicameral para juzgar el desempeño de los jueces, iniciativa que le duró días, como el Consejo Económico Social lanzado el mismo día del escándalo de las vacunas.

Lo sorprendente es que consideran que actuaron bien en la crisis por el covid y es acá donde más se evidencia que favorecieron a los capitalistas en contra de las grandes masas, por eso los marxistas decimos que son representantes de la burguesía en el ejercicio del poder estatal. Efectivamente fueron buenos ejecutores de salvaguardar los intereses del capital extranjero y nacional ante la crisis de la pandemia, mientras les daban migajas a los trabajadores y el pueblo pobre con los IFE y otras ayudas. En el medio desarrollaron un feroz ajuste, que se ve claramente en el saqueo a los jubilados y el ataque a los salarios.

Debemos confrontar con ese balance y con quienes lo llevaron a cabo, no solo con la dirección del peronismo en el poder, sino con sus aliados de la oposición burguesa, los empresarios y la burocracia sindical.

Estamos asistiendo a una pelea de representantes de fracciones burguesas y pequeño burguesas en la que los trabajadores solo tenemos las de perder. Intentan dirimir una pelea burguesa para dirimir qué sector capitalista debe pagar la crisis y cuál podrá beneficiarse, todo bajo la tutela del FMI.

Pagadores seriales

El debate por la deuda externa muestra el cinismo de una clase descompuesta y parásita. Alberto dijo que va a iniciar una querella criminal contra el gobierno anterior por la deuda contraída con el FMI e investigar en qué se gastó esa plata. Pero mientras tanto seguirá pagando regularmente. En términos formales esa deuda se contrajo con la aceptación de los gobernadores del PJ y sus representantes en el parlamento al votar el presupuesto de los años de Macri. Son socios que de vez en cuando se pelean, pero, como siempre pasa, no son ellos los que la terminan pagando. En este debate, también se expresó nítidamente a qué sectores representan. Por un lado, el gobierno explica que no está mal endeudarse en pesos intra-Estado, es decir, robarles a los jubilados y denigrar las condiciones de vida de los trabajadores con menos presupuesto para educación, salud, vivienda y otros para beneficiar con esa deuda y subsidiar el desarrollo de una supuesta burguesía nacional que pueda pelear por migajas ante el imperialismo. El otro sector sostiene que está bien endeudarse en dólares para saldar el déficit fiscal y favorecer las inversiones de sectores más relacionados con el capital extranjero y las finanzas. Ambos sectores coinciden en que debemos endeudarnos, ahora quienes paguemos la deuda seremos los trabajadores porque, como todos sabemos, esta capa parasitaria de funcionarios no produce nada, solo administra los negocios de los capitalistas. Los que pagamos somos trabajadores activos y pasivos con lo que nos expropian de nuestro trabajo.

Por eso, ante la pelea entre fracciones debemos intervenir de forma independiente, mostrando con nuestro programa y acciones que no nos ubicamos de ningún lado de los bandos burgueses. Desenmascarando la envoltura democrática de este sistema, que nos dice que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos, cuando los privilegios de la clase capitalista se ven cada vez más impúdicos ante la miseria de las masas trabajadoras. Una de las tantas falacias del capitalismo, que hasta la izquierda parlamentaria se está creyendo. Si ellos dirimen sus peleas en la justicia, es por la debilidad de nuestra clase, por no poder ajusticiarlos nosotros. Pero esa debilidad coyuntural no nos puede llevar a tomar partido por alguna fracción burguesa en pugna.

Debemos recuperar lo perdido en la pandemia con los métodos propios de nuestra clase, paros, piquetes, ocupación de fábricas y un programa de salida a la crisis. Ellos han dirigido esta pandemia utilizando todas las instituciones burguesas para desorganizarnos y disciplinarnos y nosotros sabemos cómo lo hicieron: estableciendo un control asfixiante, poniendo al ejército en las calles, encarcelando y hasta asesinando a jóvenes por circular, imponiendo el miedo a través de las fuerzas de seguridad. Debemos enfrentarlos y quebrar su dirección.

Miércoles, 24 Febrero 2021 09:24

Abajo los protocolos del ministro Baradel

No iniciamos! PARO NACIONAL EDUCATIVO

 

Afirmaron que la vacunación del personal escolar no era requisito para la presencialidad porque no había vacunas suficientes, mientras se acovachaban las vacunas para los funcionarios y amigos del poder de turno. El gobierno del Frente de Todos ya no puede hablar de presencialidad cuidada, porque sólo se cuidan entre ellos.

Si se cumplen los protocolos, el inicio de clases “está garantizado”, dijo el ministro de hecho, Roberto Baradel, cabeza de SUTEBA y Secretario adjunto de CTERA. Es el papel que juega la burocracia garantizando la ofensiva unificada de Alberto y todos los gobernadores, contra los trabajadores de la educación. Forzar la presencialidad escolar ha unificado a todo el arco político en una unidad burguesa sin grieta para el objetivo común de preparar la pospandemia a costa de los trabajadores.

Los acuerdos tejidos en la gira de Trotta por las provincias, se cristalizaron en las resoluciones del Consejo Federal de Educación, con la venia de CTERA. Los nuevos “protocolos” nacionales que tanto defiende la burocracia Celeste, son una verdadera reforma laboral docente, avanzando en regular lo que se impuso de hecho durante la cuarentena: flexibilización horaria, aumento e intensificación de la jornada laboral, multiplicidad de tareas, bimodalidad, etc. Sin haber invertido en infraestructura escolar ni en implementos de sanitización, los protocolos avanzan en responsabilizar de posibles contagios en las escuelas al propio personal, a la par que limita a su mínima expresión la dispensa a quienes son población de riesgo. La presencialidad se impone bajo extorsión: amenazan a padres y estudiantes con la pérdida de banco; amenazan a exceptuados con no permitirles tomar cargo o suplencias; amenazas de cierre de cursos.

 

Abajo la presencialidad negociada por Alberto, los gobernadores y CTERA

La Celeste entregó las condiciones para la vuelta a la presencialidad una semana antes del inicio de la paritaria nacional docente. La discusión de un piso salarial que empate a la inflación es delirante tras el desfasaje entre el salario real y el valor de la canasta familiar en todo el país. Los gobernadores apuran los cierres de acuerdos, con colaboración de la burocracia que maniobra plenarios virtuales o directamente firma sin consultar como en San Juan, rechazados por la docencia que se moviliza por una recomposición real de sus salarios de indigencia. Los sectores que dieron batalla en plena cuarentena contra el congelamiento salarial y por el atraso en los pagos, como Misiones, Tucumán, Chubut, Mendoza, CABA, Buenos Aires, Neuquén, debaten y preparan el no inicio de clases. Nacionalicemos estos procesos de lucha. Contra la burocracia celeste y sus aliados en los gremios de base y en CTERA, impulsemos un PARO EDUCATIVO NACIONAL.

Necesitamos darnos condiciones para tener asambleas presenciales, por unidad de trabajo, preparando plenarios de delegados de base con mandato que deliberen y resuelvan un pliego de reivindicaciones sobre las condiciones que necesitamos imponer para reabrir las escuelas. Saquemos lecciones de la experiencia internacional de recuperación de los métodos obreros, como la huelga, para imponer cierres ante la ausencia de condiciones seguras, como en Italia y EEUU. Pongamos en pie instancias de discusión con las organizaciones estudiantiles, interpelando a los estudiantes a elegir sus representantes para formar comités de higiene y seguridad conjuntos por escuela, con delegados específicos para esa tarea que designemos los trabajadores de la educación. Debemos instituir estas instancias ya, como fortalecimiento de la organización sindical en cada lugar de trabajo, reforzando el accionar de delegados mandatados de cada escuela de cara a preparar un no inicio de clases.

No puede haber retorno a las aulas sin recomposición salarial de todo lo perdido en el período anterior. No podemos aceptar volver a las aulas, sin un plan serio de vacunación ni inversión en implementos sanitarios e infraestructura. Llevemos a las mesas paritarias nacional y provinciales, nuestro pliego de reivindicaciones exigiendo la reapertura de los cursos y turnos cerrados, la reincorporación de todos los trabajadores dados de baja, e indicando las reparaciones y cantidad de escuelas que hacen falta. Exijamos la creación de cargos y horas para la atención de grupos reducidos, y la titularización masiva de todos los trabajadores: basta de precarización, ingreso único al sistema educativo. No podemos aceptar volver al aula, en base a la extorsión del descuento y el ítem aula.

 

No permitamos que los que actúan como ministros de educación ad hoc, sean quienes nos representen en la mesa de negociación. Son los que vociferan contra la campaña de la oposición patronal, pero de un lado y otro de la General Paz garantizan los planes del gobierno a espaldas de los trabajadores. Elijamos y mandatemos en plenario, a nuestros delegados paritarios, nacionales y provinciales. Las seccionales y sindicatos recuperados pueden jugar un rol central en forjar una nueva dirección de los trabajadores de la educación. Para ello, es imprescindible que rompan los acuerdos con las corrientes de colaboración de clases con las que pusieron en pie las multicolores.

 

Reagrupemos al activismo a nivel nacional en una oposición sindical a la Celeste y sus colaboradores, que oriente su accionar con un programa de independencia de clase. La crisis de dirección de los estatales es brutal. La descomposición de nuestras organizaciones sindicales por la sujeción a la regulación estatal y por la política conciliadora de la burocracia, nos interpela a recuperar los sindicatos, superando los límites que tuvo la experiencia anterior de frentes anti celestes. Necesitamos una oposición sindical revolucionaria, que dispute la dirección del conflicto, poniéndose a la cabeza de la preparación del NO INICIO EDUCATIVO NACIONAL, organizando desde las bases un plan de lucha que nos devuelva la iniciativa a los trabajadores.

Página 1 de 19

Please publish modules in offcanvas position.