COR logo

UNCuyo: elección de autoridades

Jueves, 02 Junio 2022 21:38

Este 9 de junio se realizarán las elecciones de autoridades universitarias en la UNCuyo, rector/a, decanos/as, consejeros superiores, consejeros directivos, también se elige la dirección de la FUC y en algunas facultades hay elecciones de centros de estudiantes, por ejemplo, en Derecho. Por el oficialismo radical se presenta la lista “Interclaustro” encabezada por Esther Sánchez, decana de la facultad de Ciencias Económicas y Gabriel Fidel, profesor de la facultad de ciencias políticas y funcionario del Gobierno de Suárez.  El peronismo- kirchnerismo se presenta como “Compromiso Universitario” encabezado por Adriana García, profesora de la FFYL y Arturo Tascheret, actual decano de la FAD. 

 

La lista “Interclaustro” representa al gobierno provincial y al radicalismo a nivel nacional, por su parte, “Compromiso Universitario” es la expresión del gobierno de Alberto Fernández, ambos son garantes del ajuste presupuestario ordenado por el FMI, agravado por la crisis inflacionaria mundial desatada por la guerra entre Rusia y Ucrania. Lo vemos reflejado cada día en la imposibilidad para continuar los estudios en el nivel superior por el aumento de la bandeja del comedor, el nuevo aumento programado del pasaje del transporte, la insuficiente disponibilidad de becas de la universidad y los centros de estudiantes que se han quedado años atrás de la inflación, el pésimo estado de las instalaciones y las residencias. Por otra parte, los salarios de docentes y no docentes no alcanzan la canasta básica familiar, todas las corrientes pro patronales adhieren a implementar una modalidad híbrida o la opción de carreras con virtualidad total, manteniendo los mismos cargos docentes, lo que implica más trabajo por salarios de pobreza.

 

Las autoridades universitarias, lejos de la autonomía que proclaman, no son más que la correa de transmisión de las políticas educativas del gobierno dictadas por el FMI y el BM. Los partidos patronales ya se encuentran en campaña pre electoral, discuten como administrar la miseria, con paritarias a la baja, suspensiones y despidos, lo que no discuten es la continuidad del pago del acuerdo con el FMI. Esta miseria presupuestaria queda en manifiesto en los plazos expulsivos como sucedió en la facultad de derecho a comienzo de cuatrimestre. Estas avanzadas, coordinadas por los mismos que van de candidatos, sólo podrán ser detenidas con lucha, al igual que la conquista del aumento salarial de los docentes y no docentes. Las y los estudiantes debemos solidarizarnos y paralizar la universidad en conjunto con nuestros profesores y profesoras.

 

Las condiciones de vida de juventud trabajadora son paupérrimas, el porcentaje de los estudiantes con trabajo estable es reducido, tenemos salarios en negro que no alcanzan a cubrir las necesidades básicas, en este contexto es una verdadera lucha de resistencia para los sectores populares recibirse en la “universidad pública”.  Las agrupaciones universitarias del FITU en la UNCuyo (PTS- MST) sostienen la defensa de la “universidad pública” sin cuestionar su carácter de clase burgués. Hemos visto su adaptación a la política de las autoridades universitarias que durante la pandemia buscaron reprimir todo tipo militancia en las facultades, el centrismo se ha acoplado a los tiempos de la política parlamentaria, sin exigir asambleas y elecciones de centros de estudiantes, demostrando su confianza en que se puede “transformar la UNCuyo” desde su propio régimen reaccionario, “democratizando los consejos”. Por estos motivos no consideramos que sean una opción revolucionaria para terminar con la universidad burguesa y su carácter expulsivo para con la clase trabajadora y sus hijos.

 

En estos meses de cursado hemos visto que las corrientes patronales en conjunto a grupos ultra conservadores solicitan más policía en la universidad, con discursos que criminalizan la pobreza y excluyen a los pobladores de los barrios que rodean la universidad. La policía no nos cuida, las fuerzas represivas son garantes de este sistema putrefacto que se sostiene sobre la explotación de nuestra clase, debemos luchar por su disolución. Podemos tomar de ejemplo la lucha de los estudiantes griegos que en la Universidad de Tesalónica que sostienen una lucha abierta para mantener los lugares de estudio libres de la represión. Sabemos que el ajuste pasa con golpes y asesinatos, identificar a nuestros enemigos de clase es una tarea primordial de la juventud, la misma juventud que ha sido protagonista del 18 de octubre en Chile, del paro general en Colombia y que tiene cientos de presos políticos en toda Latinoamérica. Ante los procesos de lucha de los estudiantes alrededor del mundo y ante el desarrollo de la guerra, debemos poner en pie en cada centro de estudiante y en la FUC, secretarías de relaciones internacionales que se pronuncien en contra del imperialismo y la OTAN y por expulsar a las tropas rusas de Ucrania, y se proponga desarrollar las acciones de solidaridad internacional para enfrentar las consecuencias inmediatas de la guerra.

 

Es por esto que en estas elecciones desde la COR llamamos a los compañeros combativos a votar nulo o en blanco y prepararnos para recuperar nuestras organizaciones poniendo en pie los cuerpos de delegados de curso (mandatados y elegidos en asamblea) por facultad y carrera, que se conviertan en dirección alternativa a las actuales conducciones. Los Centros de Estudiantes y la FUC deben pasar a la lucha contra el ajuste, el presupuesto de Guzmán y las reformas que impone el FMI y el BM. Debemos pelear por una Universidad dirigida por sus trabajadores con un gobierno tripartito de los sindicatos docentes, no-docentes y los centros de estudiantes con un rol consultivo de las centrales obreras de la industria y los servicios. Llamamos a que la izquierda rompa su adaptación y discutamos, junto a los trabajadores y estudiantes combativos las tareas de la vanguardia en esta crisis, con el objetivo de poner en pie una Corriente Revolucionaria en la universidad, docente, no docente, estudiantil, con libertad de tendencias, que se proponga dar la pelea que está planteada.

  • Abajo el acuerdo con el FMI, no al pago de la deuda externa.
  • No al recorte, aumento del presupuesto universitario.
  • Comedor accesible para todos los estudiantes y trabajadores.
  • Reapertura inmediata de las paritarias docente y no docente. Salario inicial igual a la canasta básica.
  • Pase a planta permanente de los precarizados.
  • ¡Absolución de nuestros 27 luchadores de la UNC!
  • ¡Abran las escuelas y las universidades a la clase obrera! Horas de estudio bancadas por las patronales, triple turno de cursado, ingreso irrestricto.
  • Por una secretaria de relaciones internacionales en los centros de estudiantes y la FUC.
  • Fuera la policía y la seguridad privada de la UNCuyo y los lugares de recreación de la juventud.

Preparemos asambleas de curso, por facultades e interfacultades con docentes y no docentes, en la perspectiva de realizar un PARO EDUCATIVO NACIONAL para enfrentar la miseria presupuestaria y los salarios de hambre.

 

COR Rama Universitaria

Artículos Relacionados en Universidad Mendoza Elecciones

  • ¡Por el triunfo de la lucha docente! Las y los estudiantes debemos intervenir.

    Este miércoles 10 de Agosto los y las docentes de Mendoza se movilizan dentro del marco de las 72hs de paro convocadas por el SUTE y el Paro Nacional convocado por CTERA. A nivel nacional la lucha docente crece día a día, hemos visto la resistencia de los docentes de Chubut cuyos dirigentes están siendo perseguidos por la justicia, también podemos mencionar la lucha de los docentes de La Rioja, Misiones y San Juan, desbordando a la burocracia sindical que lleva años bancando esta política de ajuste sin llamar a acciones concretas en contra del gobierno.

    En Mendoza, después de largas semanas de lucha por parte de los trabajadores estatales por reapertura de paritarias y recomposición salarial, el gobierno ha respondido con un mensaje claro de disciplinamiento como se vio con la detención de los dirigentes de ATE después de una asamblea en el Hospital Notti.

    En una situación de brutal crisis económica, de condiciones de vida paupérrimas para la juventud y la clase trabajadora, los estudiantes debemos intervenir. La burocracia peronista y radical que conduce los centros de estudiantes, se limita a responsabilizar al gobierno provincial o nacional (dependiendo del caso), sin hablar del “fondo” y los ricos parásitos responsables de la crisis en que nos encontramos. Los centros dirigidos por el PJ llaman a marchar cínicamente mientras dejan pasar en silencio el ajuste y la represión comandada por el Gobierno Nacional por mandato del FMI.

    ¡Los trabajadores de la educación deben triunfar! Acompañemos su reclamo paralizando la Uncuyo, que las conducciones de los centros de estudiantes se pronuncien y se solidaricen. Hagamos asambleas por curso, generales e interfacultades en conjunto a docentes y no docentes, quienes garantizan la educación deben ser quienes discutan su organización, llevamos años de pérdida salarial y de reducción presupuestaria, no podemos continuar en la misma situación, hay que pasar a la ofensiva con paros, tomas y corte de calles. Marchemos detrás de la bandera de “Paro Provincial” que levantan los sectores antiburocráticos del SUTE.

    Para poder terminar con la educación de clase y todo el sistema que la sustenta, debemos luchar también por sacar a la policía de las escuelas y universidades. Es de vital importancia la autodefensa, la policía asesina en todo el mundo, la juventud debe organizarse para luchar contra la reacción que busca asfixiarnos con sus lúmpenes armados y sus políticas de hambre.

    * Salario inicial = canasta familiar
    * Aumento al básico sin cuotas ni bonos
    * Fuera la policía de las escuelas
    * PARO GENERAL: Hasta derrotar el plan de ajuste, miseria y represión para cumplir con el FMI

    Rama Universitaria de la COR

  • Recuperar ADIUC, Unificar las Federaciones, Luchar contra el ajuste

    7 de abril - Elecciones en ADIUC

    Este jueves se vota para renovar autoridades del sindicato docente de la UNC. La actual conducción de la lista naranja, ligada al kirchnerismo, se presenta con un discurso de “renovación con continuidad”, un “seguiremos mejores” de la dirección sindical que defeccionó en la gran lucha de 2018 y nunca tuvo un atisbo de perfil combativo, menos aún con el FdT en el gobierno. ADIUC es parte de la CONADU, federación sistemáticamente oficialista y firmante serial de las paritarias a la baja desde el gobierno de De La Rua. Últimamente, ADIUC se ha parado junto con otros sindicatos de base como ala crítica a la conducción nacional de la federación, pero sin llevar esto a ningún debate profundo a las asambleas, el cuerpo de delegados y menos a acciones de lucha. No nos extraña, ya que como buenos K apoyaron la cuarentena impuesta por Alberto durante los 2 últimos largos años, limitándose a solicitar mejores condiciones para el dictado de clase en la virtualidad, mientras los docentes eramos sometidos a jornadas de trabajo con límites difusos y poniendo los recursos de nuestro bolsillo. Con la vuelta a las aulas impulsada por Juri y los decanos, tampoco hizo nada ADIUC y su conducción para cuestionar la imposición de jornadas duplicadas por la bimodalidad y las clases híbridas. El regreso a los lugares de trabajo no significó en cambio retomar los métodos de las asambleas y la conducción se sigue manejando en la virtualidad de las consultas por mail. Así, nada se hizo para enfrentar la paritaria de hambre, firmada por un 41% en 4 cuotas no acumulativas hasta septiembre por la CONADU, las federaciones docentes menores y la FATUN (Nodocentes).
    También participará de la elección la lista Fucsia y Blanca impulsada por el Frente de Docentes en Lucha, ligado al Partido Obrero. Esta lista denuncia el acuerdo salarial a la baja, y su principal consigna es “por un sindicato independiente de las autoridades y los gobiernos”. Por supuesto que acordamos con la necesidad de romper las ataduras de ADIUC al rectorado, los decanatos y el gobierno nacional, pero esto es limitado: olvidan los compañeros del FDL que es clave romper con la estatización de los sindicatos, lucha que determina la independencia de clase del programa. Esto se ve reflejado en su posición en relación al CCT, que si bien fue una conquista para imponer condiciones de trabajo únicas para todos los docentes del país (y es necesario seguir peleando para que las mismas sean respetadas por las UUNN), no deja de ser parte del armado legal que las patronales utilizan para regimentar estatalmente a las organizaciones obreras. Por eso es necesario denunciar claramente como la actual conducción naranja de ADIUC incluyó en su momento el cobro de un “aporte solidario” a los no afiliados como adenda al CCT en la negociación de su aplicación con las autoridades de la UNC. El FDL no cuestiona tampoco que los fondos sindicales pasen por manos del Estado-patrón en las retenciones salariales, ni tampoco la tutela patronal de la mutual DASPU, a la que llaman a defender tal cual es. Llamamos a los compañeros a reconsiderar su posición en estas discusiones al tiempo que impulsamos en común las asambleas por facultad y la asamblea general para discutir un plan de lucha por la reapertura de la paritaria, un salario del cargo testigo igual a la canasta familiar indexado mensualmente a la inflación, el fin de la precarización laboral y el trabajo gratuito, comisiones de seguridad e higiene para garantizar las condiciones de trabajo y por el aumento de presupuesto educativo y de ciencia y técnica. ¡NO al acuerdo gobierno-FMI, NO al pago de la deuda!

    Votemos críticamente a la lista Fucsia y Blanca

    En estas elecciones llamamos a votar por la lista Fucsia y Blanca, porque es una lista antiburocrática y está integrada por activistas combativos. Se trata de un llamado al voto crítico, porque como exponemos arriba, en su programa dejan de lado la necesidad de luchar por la independencia de los sindicatos del Estado. Al tiempo que llamamos a este voto crítico, convocamos al conjunto de los docentes de la UNC a organizarnos en cada facultad y lugar de trabajo para encarar las grandes tareas que tenemos por delante como es recuperar ADIUC, la CONADU, unificar las federaciones (CONADU, CONADU histórica y el resto) en una gran Federación de Trabajadores Universitarios para poner nuestras organizaciones en pie de lucha contra el ajuste que implica el acuerdo de sumisión firmado por el gobierno de Alberto y todo el arco patronal con el FMI.

  • DERROTEMOS LA POLITICA EXPULSIVA DE LA UNCUYO

    El acuerdo firmado por el Gobierno Nacional con el FMI significa una política de ajuste que busca la reducción del déficit fiscal y gasto público, sumado a las reformas laboral, educativa, jubilatoria, etc.  Para configurar una nueva relación capital –trabajo con el objetivo de extraer mayor plusvalía, lo que significa una mayor explotación de nuestra clase con la que se pagará dicho préstamo. En educación esto se traduce en un recorte del ya magro presupuesto educativo.

    Las y los estudiantes venimos de un aumento en el boleto del colectivo, de la bandeja del comedor universitario, las condiciones de vida de la juventud cada día son más severas, a más de dos años del comienzo de la pandemia todavía no sabemos cuántos compañeras y compañeros han dejado de cursar definitivamente por la crisis económica. Las conducciones de los centros de estudiantes han sido garantes y cómplices de la pasividad que buscan imponer las autoridades hacia el interior del movimiento estudiantil. Actualmente en derecho tenemos más de 500 estudiantes en un limbo permanente porque peligra la continuidad de su carrera en pos del ajuste presupuestario. La academia burguesa es elitista y busca perpetuar la dominación de clase, su política de expulsión debe ser enfrentada con todas nuestras fuerzas, luchemos para abrir la universidad a la clase trabajadora, el triple turno de cursado, el boleto educativo gratuito, la comida accesible para todos son reivindicaciones urgentes.

     

    ABAJO EL PLAZO DE EGRESO EN DERECHO

    En la Facultad de Derecho se estableció un plazo límite de egreso para Marzo de 2023 para los estudiantes ingresados con el plan de estudios del 84/90 y, para quienes no logren terminar en ese tiempo, su cambio automático al plan 2017, lo que implicaría que se agreguen 22 materias más, entre otras cosas. Por su parte, el Centro de Estudiantes conducido por la Franja Morada (agrupación universitaria juvenil del rancio radicalismo) dijo desde un principio que la eliminación del plazo no era factible y ofrecieron una lista de propuestas a la medida de las autoridades como la extensión del plazo condicionado a la evaluación de una comisión con “criterios objetivos” de la situación de cada estudiante en particular y el diseño de un plan de trabajo sujeto a un seguimiento estricto, es decir, hay que informar si se desaprueba, si se aprueba, si se decide no rendir, etc… La FM conduce el centro de estudiantes desde 2020 sin llamar a elecciones con la excusa de la pandemia, tampoco convoca a asambleas.

    En este marco, un sector de estudiantes nos venimos organizando para enfrentar esta avanzada. El día lunes 4 de abril, fecha en que se retoma el cursado presencial, se realizará una sentada en las puertas de la facultad para exigir la eliminación del plazo 2023. Esta acción debe ser el puntapié inicial de un plan de lucha en conjunto con docentes, no docentes y estudiantes de otras facultades que se proponga derrotar las políticas expulsivas de la academia burguesa.

     

    RECUPEREMOS LOS CENTROS PARA LA LUCHA

    Frente a este panorama de ajuste brutal en el cual avanza la expulsión, ¿Qué otras excusas pondrán para no hacer asambleas por curso y general? Debemos reorganizarnos, elegir delegados por curso que formen un cuerpo de delegados mandatados por sus compañeros y compañeras que se proponga luchar por la recuperación de los centros de estudiantes para enfrentar la miseria cotidiana que impone el FMI.  Hagamos asambleas en todas las facultades, paralicemos la UNCUYO, con tomas y cortes para que nadie se quede afuera.

  • Enfrentemos la miseria presupuestaria del FMI, el Gobierno y las autoridades universitarias

    Luego de 2 años de virtualidad volvemos a las aulas para darnos cuenta de que nada ha cambiado y por el contrario nuestras condiciones de estudio y de trabajo se van a ver aún más degradadas. El 2022 comenzó con todo el arco burgués firmando el acuerdo con el FMI, que deja la política económica del semi estado argentino sujeta a revisiones trimestrales de este organismo imperialista. De lo que hay que tomar nota es que el mismo FMI ya habla de que el acuerdo es provisorio y que deberá ser revisado dado que la guerra en Ucrania pronostica saltos en la crisis económica internacional.
    Para que el FMI desembolse los dólares necesarios para pagarle… al mismo FMI, exige una reducción del déficit fiscal y el gasto público, sumado a una serie de reformas laboral, educativa, jubilatoria, etc., que permitan una nueva relación capital-trabajo a fin de extraer mayor plusvalía, es decir, mayor explotación de nuestra clase, con la que se pagará dicho préstamo. En educación esto se traduce en un recorte del ya magro presupuesto educativo.
    Serán las autoridades universitarias, con el rector Juri y los decanos a la cabeza, quienes administren esta miseria y para ello se preparan para consolidar todo lo avanzado en la cuarentena. Las clases "híbridas" o la bimodalidad sin aumentar los cargos docentes ni garantizan la conectividad, cursos hacinados, tal cual estaban antes de la pandemia, el recorte del comedor, limitándolo solo a quien tenga una beca, son algunos ejemplos del ataque que preparan.
    Pero antes de comenzar las clases ya dieron su primer golpe. El ministro de educación, Perczyk, el CIN (rectores) y la burocracia de CONADU (docentes) y FATUN (no docentes), acordaron dejar el salario de los trabajadores universitarios por debajo de la línea de la pobreza, firmando un magro aumento del 41% en 4 cuotas hasta septiembre, porcentaje que se asienta sobre un salario ya carcomido por la inflación.

    Pongamos en pie de lucha nuestras organizaciones

    Para que este plan de ajuste pase, las autoridades universitarias cuentan con la ayuda de las burocracias sindicales, las conducciones de nuestros centros de estudiantes y la FUC. Estas direcciones vienen abonando a la desorganización y la dispersión, impidiendo que podamos dar una respuesta a la altura del ataque. Debemos retomar la iniciativa, llamemos a asambleas por curso para discutir con cada compañero/a los problemas que tenemos, pongamos en pie un cuerpo de delegados en cada carrera y facultad, que sean una dirección alternativa dentro del centro de estudiantes y rompan el inmovilismo.
    Impulsemos un plenario de delegados Docentes, No Docentes, Investigadores y Estudiantes que nos permita definir un pliego único de reivindicaciones, donde se incluya el aumento del presupuesto universitario, la pelea por un plan de obras que eviten que sigamos hacinados, triple turno de cursado a partir de más cargos docentes y no docentes. La apertura del comedor sin restricciones, con raciones de comida para todos y el pase a planta permanente de quienes trabajen allí. La inmediata reapertura de las paritarias y un salario inicial = a la canasta básica, indexado mensualmente a la inflación. No queremos más trabajo estudiantil o graduado Ad honorem o contratado: pase a planta permanente ya! Fuera el FMI y el BM de nuestros planes de estudio. No a la criminalización de la protesta, abajo el juicio a los 27 estudiantes de la UNC. Abajo el régimen universitario administrador de la miseria, debemos pelear por un gobierno de los sindicatos docentes, no-docentes y de las organizaciones estudiantiles para poner la universidad al servicio de la lucha de la clase obrera.
    Para imponer estas reivindicaciones, preparemos un plan de lucha con nuestros métodos como el paro, las movilizaciones y las tomas de edificios. Será en esta pelea donde se forje una nueva dirección que nos permita recuperar nuestras organizaciones para que pasen a la lucha contra el ajuste, el presupuesto de miseria y las reformas educativas (y todo el paquete de reformas) del FMI y el BM. En este sentido, llamamos a las organizaciones combativas y de la izquierda a poner en pie una Corriente Revolucionaria docente, no docente, estudiantil con libertad de tendencias en la UNC.

  • Industria del vidrio: un incendio que no se apaga

    La crisis internacional y su agravamiento producto de la pandemia hizo que varias industrias atraviesen importantes cambios a nivel internacional tales como: cambios en las condiciones de trabajo y los protocolos de seguridad e higiene; cambios en las tareas, tiempos y ritmos de trabajo; divisiones erradas entre los que son y los que no son esenciales; empresas que cierran y despiden trabajadores, pero hay otras que sacaron provecho llevándose superganancias como las farmacéuticas o las industrias alimenticias. La industria del vidrio y en particular el sector referido a envases para la industria alimenticia no escapa a esta realidad atravesando varios cambios no solo a nivel regional sino internacional.

    Esta rama de la economía esta experimentando actualmente un problema global que es el faltante de envases de vidrio principalmente a causa de la pandemia de Covid-19. Durante el 2020 se registraron importantes aumentos en el consumo de alimentos y bebidas, lo que ocasionó una disminución de stocks de envases de vidrio en góndola. A eso se le sumó el hecho de que muchas industrias no pudieron trabajar al 100% de su capacidad por las diferentes restricciones sanitarias. Eso hizo que se consumieran los stocks de reserva en casi todas las plantas a nivel mundial. Además, que las materias primas con las que se elabora el vidrio pueden ser costosas o escasas.

    Ahora vayamos al caso argentino, el país concentra la mayor parte de su producción de vidrio en tres empresas: Cattorini que produce el 60% del total de botellas para vinos, Verallia que produce el 35%, y Cristalerías Rosario con el 5%. El 75% de lo producido está dirigido al mercado interno, y el 25% restante es destinado al mercado de exportación de vinos y espumantes. En dicho periodo estas empresas han tenido enormes ingresos por un aumento de productividad (entre 2016 y 2019, la industria vitivinícola utilizó aproximadamente entre 800 y 900 millones de botellas por año, un número que aumentó en 2020).

    Así mismo, las empresas contaron con un aliado imprescindible: la burocracia de Valdez. Ellos garantizaron en lo que va de la pandemia que se no dieran aumentos de sueldos y en donde se dieron, como vienen haciendo cada año, se firmaron en cuotas y a la baja (una de las ramas que menor porcentaje de aumento tuvo). Dicen hablar en nombre de cuidar a la “familia vidriera” pero ante los casos de despidos y suspensiones se posicionaron como si fueran empleados de recursos humanos de las empresas. No nos olvidemos que nada se hizo por las muertes de compañeros y las condiciones de seguridad e higiene en lo que va del periodo.

    Mientras se registraba todo esto y se hacia la vista a un lado en los constantes avasallamiento hacia las y los trabajadores; el 19 de septiembre se produjo un incendio en la planta de Verallia en la localidad de Rodeo de la Cruz, Mendoza, que afectó el área de los hornos y dejó a varias líneas fuera de funcionamiento. Por suerte no hay que lamentar ninguna perdida de operarios. De hecho, gracias a ellos no se quemó el resto de la planta.

    Esta situación provocó un cimbronazo en la industria vitivinícola, principalmente en las bodegas de Mendoza y San Juan, que temen por las exportaciones de vino ya pactadas. Claramente este incendio se debe a la sed de ganancias de esta empresa y por la falta de mantenimiento o la deficitaria inversión en infraestructura contra siniestros de este tipo. Rápidamente los productores y bodegueros advirtieron sobre el problema que podría atraer dicho incendio y presentaron sus quejas al Estado mendocino y nacional para que les vuelva a garantizar una vez más la producción de botellas necesarias y las consecuencias no afecte los dividendos empresariales. “Los que estamos en este negocio sabemos que el mes de octubre es el mes del despacho al exterior. Acá la única solución de corto plazo es que Verallia rápidamente pueda poner en funcionamiento sus hornos afectados. Y en eso tiene que estar el Estado al lado, acompañando” (Martín Hinojosa, presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura).  Se fueron brindado las líneas de financiación que se necesiten, aunque la empresa por el momento no ha solicitado nada y se ha colaborado en la entrada rápida de los técnicos de Brasil para que puedan resolver los problemas ocasionados por el siniestro. Y para coronar todo esto la burocracia del vidrio y sus delegados no hicieron ni siquiera una declaración frente al siniestro que podría haber sido evitado. Están tratando de garantizar que no haya ningún tipo de organización ante el esquema que se presenta.

    Acá vemos cómo el Estado, su maquinaria, funcionarios y burocracia se ponen a disposición para lo que fueron elegidos: garantizar al capital su ganancia. Una clara contradicción ya que en esta pandemia no se podía ni siquiera andar en la calle, pero para garantizar la producción a las empresas se abren todas las fronteras y se dan todos los subsidios posibles.

    Incluso se habla de importar botellas de otros países. Pero esto no es tan fácil como se dice. En primer lugar, el rubro de importación de envases de vidrio es uno que cuenta con licencias automáticas, lo que significa que pueden realizar importaciones sin ningún tipo de limitación. Practica a la que recurre Verallia desde hace años con su par chilena y luego cobra más caro a sus clientes. Pero como sabemos, el problema es más amplio y responde a una coyuntura global. Por otro lado, aunque a nivel mundial existieran stocks disponibles, organizar la logística para lograr importar los envases necesarios que cubran la demanda supone otros problemas. Hay también una escasez mundial en el comercio internacional de contenedores. Otra de las consecuencias de la pandemia fue un desajuste en el comercio mundial, que implicó un retraso de los buques de seis días en promedio, lo que ocasionó un faltante de contenedores en puertos.

    Pero regresemos al vidrio, no tenemos que dejar que las verdaderas consecuencias afecten a los trabajadores y paguemos su crisis como ya se están viendo en las principales bodegas suspendiendo a personal tercerizado. Debemos tener en cuenta todas las presiones que tuvimos como rama y por empresa que pesan sobre nuestras espaldas: paritarias que fueron suspendidas por la pandemia o superadas constantemente por la inflación como lo vivieron las y los trabajadores de viñas y vitivinícolas reflejado en un aumento del costo de vida; protocolos y condiciones de higiene y seguridad deficitarias y que en la mayoría de los casos no se respetan o los aumentos de productividad en las líneas de producción garantizado solo por el mínimo personal para tales tareas. Además, debemos contar las vacaciones adelantadas, suspensiones y o despidos que están a la orden del día según el nivel de productividad que desee el empresariado.

    Empresas del vidrio, el sector vitivinícolas y talleres que trabajan para dichas industrias tenemos que pensar en las situaciones que nos hace vivir en esta precariedad y las implicancias que tuvieron la cuarentena en ramas y fabricas como las nuestras que nunca pararon durante la pandemia para poder transformar esta ofensiva patronal en organización de los trabajadores.

    Debemos tratar de hacer asambleas por sector y o general para que las implicancias de la falta de planificación de la patronales y recientemente la falta de botellas en el sector no recaiga sobre nuestras espaldas. Nosotros no tenemos que ser el primer factor en la ecuación de reducir costos patronales. No podemos confiar y dejar en manos de la empresa nuestra seguridad e higiene. Tenemos que presionar a los delegados que nada están haciendo para que se haga un relevamiento de las condiciones de higiene y seguridad en la infraestructura, elementos de protección personal, etc. y exigir que se respeten, mejoren o creen donde no las haya. Es tarea fundamental sacar a los delegados traidores de nuestras filas o elegir donde no los haya. Para ello debemos confiar en nuestras propias fuerzas.

    Como perspectiva debemos convocar un congreso de delegados de base mandatados de la rama para pensar de conjunto una salida a la crisis y un programa de lucha para poder pelear por todas estas reivindicaciones.

    Dante Oliveira

Please publish modules in offcanvas position.