COR logo

Rechacemos el proyecto de ley de Larreta. Ninguna confianza a los partidos patronales

El 16 de julio se discute el proyecto de ley de Larreta que pretende avanzar sobre nuestro trabajo como repartidores. Este proyecto es un avance en las líneas precarizadoras de los distintos gobiernos que pretende “regular” nuestra actividad desde un problema de tránsito. Lo irónico de esto, es que no existe tal regulación, menos venida desde un gobierno que mantiene a la mayoría de sus trabajadores flexibilizados bajo la trampa del encuadramiento como monotributistas. Es evidente que la intención de este proyecto es favorecer a las patronales y aumentar la recaudación estatal mediante el aumento de impuestos, multas, cursos, etc. además de dejar a los trabajadores de provincia de buenos aires fuera de la posibilidad de trabajar en CABA, entre otras restricciones.  Tenemos que ser claros, no es un problema de regulación de tránsito los asesinatos laborales de nuestros compañeros, sino que es un problema de las condiciones en las que tenemos que trabajar. Basta con mencionar la cantidad de horas laborales para poder llegar a cobrar un sueldo que nos permita sobrevivir mes a mes, la necesidad de sumar pedidos y las presiones por parte de las patronales imperialistas de las aplicaciones que nos exigen cada vez más. Las mismas patronales que explotan a los trabajadores en todo el mundo.  Por esto es fundamental continuar el camino que venimos desarrollando a lo largo y ancho del país y profundizar las acciones y organización a nivel internacional, junto a los compañeros de Brasil, Chile, México, Ecuador y demás países.

¡No somos colaboradores, somos trabajadores!

Por esto es fundamental redoblar la organización para pelear por un convenio único que sea elaborado por nosotros y votado en asamblea, que incluya un salario igual a la canasta básica familiar, vacaciones, días de descanso, etc. Es decir, todas las demandas más sentidas de la clase trabajadora. Otro punto importante es la pelea por el reconocimiento a nuestra tarea. No somos trabajadores de delivery, somos trabajadores de transporte y debemos ser reconocidos como tal. Ni la CATT, ni la burocracia sindical de ASIMM durante el conflicto han estado presentes y ahora nos quieren imponer una regulación junto con el ministerio de trabajo sin discutirlo con quienes venimos luchando. Por esto es fundamental la organización sindical, la elección de delegados zonales y asambleas donde podamos discutir todas estas reivindicaciones y darles continuidad a estas demandas. No permitiremos que la burocracia y los organismos estatales discutan por nosotros nuestras condiciones laborales. No tenemos ninguna confianza en las instituciones de esta democracia burguesa, donde se sientan a discutir los socios de nuestros explotadores bajo qué condiciones tenemos que trabajar, es fundamental que tengamos claridad en este punto ya que la única forma de imponer nuestras demandas va a ser a través de la organización y la lucha.

Publicado en Buenos Aires

Declaración de la TRCI

1 de julio

Tercer paro internacional de repartidores

La crisis mundial se ha acelerado por la pandemia del coronavirus y ha dejado más al desnudo al sistema capitalista y sus formas de dominación. Uno de los casos más emblemáticos de la relación entre el capital y el trabajo en este periodo son las “Apps”. Los trabajadores de éstas están cumpliendo un rol muy importante en medio de la pandemia, mientras las empresas están ganando fortunas. El negocio de las empresas de Apps se basa en mayor flexibilización, nulas condiciones de higiene y seguridad y la negativa a establecer algún tipo de relación laboral. Además, están amparadas por los gobiernos de turno, que permiten este tipo de explotación e intentan darles un marco legal a estas formas de trabajo.

Este tercer paro internacional se da en medio de procesos de masas por el asesinato de George Floyd en EEUU y cuando el epicentro de la pandemia se está dando en América Latina. Por eso tiene una enorme importancia que un sector de trabajadores salga a la lucha, de forma coordinada internacionalmente, para mostrar la fuerza de nuestra clase y sus métodos, como el paro.

El miércoles 1 de julio se desarrollará el tercer paro internacional de repartidores. La acción fue votada en una asamblea virtual donde acordaron Raiders Unidos (Chile), Glovers Unidos (Ecuador), Treta no Trampo (Brasil), Entregadores Antifascistas (Brasil), Repartidorxs Unidxs (Costa Rica), Motociclistas Unidos (México), Ni un Repartidor Menos (México), la red de precarizados y Agrupación Trabajadores de Reparto de Argentina.

Los trabajadores de reparto siguen dando pasos firmes en el sentido de la organización y de la lucha. Este 1 de julio realizaremos un nuevo paro internacional con jornada de movilizaciones en varios países. En Argentina, los reclamos son por el aumento de un 100% de la tarifa por pedidos (que conforma hoy el salario), por elementos de seguridad e higiene, por justicia por Emma, Franco y por todos los repartidores fallecidos, por ART a cargo de las empresas y por el fin de los despidos y suspensiones (rehabilitación de las cuentas suspendidas). Ante el avance de la pandemia, por test a los compañeros que estuvieron expuestos al virus y aislamiento.

En Brasil, la movilización de los repartidores tomó cuerpo en las protestas antirracistas y contra el gobierno de Bolsonaro con la consigna “¡Hambre!” y con el discurso “no somos emprendedores, somos fuerza de trabajo”. Los repartidores, que reciben en promedio R$ 936 mensuales (menos de un salario mínimo) con 12hs diarias de trabajo, reivindican refrigerios durante el periodo de trabajo, además del aumento de la tasa mínima y por kilometraje andado y el fin de los bloqueos arbitrario de las empresas. Además de eso, exigen seguro de vida y contra accidentes y auxilio pandemia (EPP y licencia médica).

En Chile distintos agrupamientos vienen organizándose por ser reconocidos como trabajadores con todos los derechos y por el derecho a constituir una organización sindical. Han levantado distintas iniciativas como MAREA (mancomunal de repartidores por app de Chile) donde confluyen distintos grupos como Riders Unidos, Rappiteros y Repartidores Penquistas (Concepción). Estos agrupamientos vienen participando activamente del proceso de lucha y organización surgido luego del 18 de octubre en el país, levantando demandas de reconocimiento por las mutualidades de seguridad de accidentes, en los cuales han dejado postrados a trabajadores hasta por dos años, como el caso de Cristóbal Pinilla. También luchando contra el explotador sistema de puntos, que obliga a los trabajadores a mantenerse conectados a altas horas en toque de queda, y poner en riesgo su integridad física, perdiendo sus medios de movilidad o teniendo que devolver inclusive el monto de los pedidos.

Este proceso de organización en Pedidos Ya, Glovo, Rappi, Uber Eats, Ifood y otras aplicaciones, viene creciendo día a día. No se detuvo a pesar de la cuarentena, la militarización de los barrios y calles, de la represión.

Los trabajadores de reparto estamos abriendo camino en las demandas de mejores salarios y condiciones de trabajo. Repudiamos el asesinato laboral de estas empresas, que, con su política de aumento de los ritmos y la reducción de la paga, se están llevando la vida de cada vez más compañeros que mueren atropellados trabajando. Debemos reclamar un salario básico inicial y un contrato único, que sustituya a la actual forma de monotributo o boleta de honorarios, que usan y abusan estas empresas. Los trabajadores de reparto necesitan avanzar firmemente en el camino la organización sindical con independencia del Estado, superando el estadio inicial de movimiento, al que algunos llaman “red”. En este sentido, es importante el apoyo otorgado por la CSA, que agrupa a centrales sindicales como la CUT de Chile y la de Brasil, la CGT y la CTA argentinas, CNT México, AFL-CIO EEUU, entre otras, pero es necesario, al mismo tiempo, levantar los métodos de democracia obrera cuestionando los lazos de estas direcciones burocráticas con las patronales y los Estados.

Claramente la tarea de fortalecer y poner en pie la organización sindical de los trabajadores del reparto con independencia del Estado, es de primer orden e impostergable. Va de la mano de luchar por el reconocimiento de los verdaderos representantes votados por los repartidores, para discutir y defender sus demandas frente a estas empresas.

Vamos al tercer paro internacional de repartidores por el triunfo de nuestras demandas.

 

LOI Brasil - COR Chile - COR Argentina

Publicado en TRCI

Please publish modules in offcanvas position.