COR logo

Miércoles, 21 Agosto 2019 18:58

A 79 años del asesinato de León Trotsky

 

Hace 79 años era asesinado por un agente del stalinismo, en la ciudad de México, León Trotsky. Sus ideas y su acción revolucionarias siguen estando hoy vigentes como guía para los marxistas revolucionarios del siglo 21, que asumimos las tareas históricas de la lucha contra el capitalismo.

El asesinato del gran revolucionario fue ejecutado por el stalinismo, la corriente que traicionó al proletariado mundial una vez que se hizo del control del Estado soviético y, desde entonces, ha prestado un enorme servicio al amo capitalista en el mantenimiento del orden burgués. Esa corriente contrarrevolucionaria ya tiene merecido su lugar en el basurero de la historia.

Hoy, cuando en el mundo se desarrolla una crisis económica de características históricas, la burguesía comienza a volver a ver a los fantasmas que creía ya bien muertos y enterrados. Es que, en su decadencia, una clase tan parasitaria como la burguesía vuelve a sentir que está en peligro. Y en cierta medida está en lo cierto, porque se ha comenzado a romper todo el andamiaje de posguerra y las instituciones y pactos con distintos Estados que sostenían su orden mundial. Asistimos actualmente a una descomposición del imperialismo.

En medio de estos escenarios, los marxistas revolucionarios tenemos mucho que decir y hacer. Se nos abren grandes tareas históricas, con la imperiosa necesidad de aprender de los fenómenos nuevos e incorporarlos al acervo de la teoría marxista y enriquecerla.

El legado teórico y político de Trotsky nos permite encarar estos desafíos desde una perspectiva revolucionaria. Esto es, aplicar el marxismo en tanto método de análisis de las relaciones sociales con el fin de transformarlas; o sea, en tanto guía para la acción revolucionaria. A diferencia de lo que hizo el conjunto del centrismo trotskista, que se limita a un mero análisis de texto.

Por eso, actualizar la teoría marxista implica avanzar en el recorrido hecho por Trotsky en cuanto a la Teoría de la Revolución Permanente. Esto es, así como él mismo decía: desarrollar el carácter de la revolución, su nexo interno y el método de la revolución internacional en general. Este último punto es el que debemos desarrollar al calor de los elementos de descomposición del capitalismo y los procesos de asimilación en los ex Estados obreros.

La idea permanentista que incorporó y desarrolló Trotsky es uno de los aportes más importantes a la teoría marxista. Ésta permite entender el desarrollo de los conceptos y sus transiciones, para el estudio científico de las leyes de la economía capitalista, sus instituciones -el sistema de Estados y las formas de Estado, como el bonapartismo-, los procesos de la lucha de clase en la relación con la revolución socialista y las etapas de la dictadura del proletariado. Esta teoría ha quedado tan olvidada, que quienes intentaron “actualizarla” lo que hicieron fue actualizar de forma reformista las tácticas para aggiornarse a la época de posguerra entre dos sistemas y así adaptarse a la conciencia vigente en ese periodo. Al contrario, no podemos olvidar la idea permanentista de partido que incorpora Trotsky, que basa la construcción de la organización revolucionaria en la tarea histórica de nuestra clase y no en una determinada conciencia actual. La dimensión permanentista que Trotsky le da a la dictadura del proletariado ha desaparecido de la perspectiva de las principales organizaciones de izquierda, que temen asustar a la opinión pública, o, en todo caso, la plantean de forma democrática y encerrada dentro de los límites nacionales. Es que no entendieron lo que Trotsky planteaba sobre la dictadura del proletariado en Rusia, que estaba provisoriamente encerrada dentro de límites nacionales, pero dándole un carácter internacionalista y, por lo tanto, permanente al plantear que era un primer episodio de la revolución mundial. Esta fue una de las lecciones de la Revolución Rusa y su transición en el proceso de la lucha de clases.

Nuestro grupo intenta avanzar en el plano de la teoría y la práctica con la firme convicción de que debemos intervenir como una nueva generación de revolucionarios que rompa con las ideas de los centristas trotskistas de posguerra en la necesidad de regenerar al movimiento obrero y forjar una vanguardia revolucionaria que pelee por la reconstrucción de la IV internacional, ya que opinamos que es la única forma que se puede recuperar la estrategia marxista.

Trotsky tuvo que discutir, ante la traición de la III Internacional stalinizada, la recuperación del método y la mecánica del programa. Es por eso que elaboró el Programa de Transición, que, como él decía, nos deja en el umbral de la revolución. Hacía mucho hincapié en mostrar que este programa era un sistema de reivindicaciones transitorias que se proponía atacar las bases del régimen burgués. O sea, desarrollar una de las premisas estratégicas de la III Internacional en su fase revolucionaria, que era la de desorganizar a la burguesía. Recordemos que las otras premisas eran organizar el proletariado y, por último, preparar las etapas de la dictadura del proletariado. Los revolucionarios llegaron a esta síntesis de tareas estratégicas después del triunfo de la Revolución Rusa y su extensión a una situación revolucionaria a nivel mundial. Pudieron generalizar las experiencias revolucionarias de la época de crisis, guerras y revoluciones por la construcción de la Internacional y es con ella que la estrategia tomó la dimensión internacional y colocó a nuestra clase ante tareas que excedían la base nacional de nuestra lucha. Trotsky definió a la internacional como una escuela de estrategia revolucionaria.

Hoy presenciamos la crisis de las corrientes que aun reivindican el legado de Mandel, Moreno, Ted Grant, Lambert y otros, que no pueden dar respuesta a los procesos abiertos y cuyas teorías han perimido, porque fueron construidas en un periodo que ya está desapareciendo. No pueden dar respuesta a la caída del Estado de bienestar en Europa por su adaptación; ni a los procesos de asimilación de los ex Estados obreros; ni a la descomposición imperialista por haber separado la economía de la política; ni a los desafíos de la lucha de clases por sostener la idea de conciliación de clases como norte, sin entender la dinámica de la Revolución Permanente, cuando ya no están las tendencias organizadas del pasado y se plantea el carácter de la revolución en clave mundial y no nacional.

Somos conscientes de que las nuevas generaciones que están saliendo a la lucha no traen en su mochila las derrotas del proletariado, ni la influencia del stalinismo, pero sí una importante confusión de objetivos. Es tarea de los revolucionarios preparar el porvenir, como planteaba Marx, no con el criterio vulgar de los "evolucionistas", que sólo ven los cambios lentos, sino dialécticamente. "En desarrollos de tal magnitud, veinte años son más que un día -- escribía Marx a Engels --, aun cuando en el futuro puedan venir días en que estén corporizados veinte años". 

Somos parte de las luchas y apoyamos las demandas de quienes han salido a luchar, con la firme convicción de aportar al desarrollo de una vanguardia, a la que queremos ganar programáticamente, en lucha política, para que sea la levadura de un partido revolucionario capaz de arrancar los problemas de nuestra clase de raíz.

Seguimos sosteniendo, a 79 años del asesinato de León Trotsky, que: “Sólo haciendo revivir las grandes tradiciones del marxismo revolucionario, rompiendo con la colaboración de clases, el socialpatriotismo y los curas de la sumisión en el movimiento obrero y tomando el camino de una lucha de clases resueltamente ofensiva, lanzando el asalto contra la fortaleza del capitalismo, con las armas invencibles forjadas por nuestros grandes maestros, Marx y Engels, Lenin y Trotsky, los explotados del mundo pueden separarse del marasmo y la derrota, marchando hacia adelante, como la sólida falange del futuro socialista.” (Manifiesto a los trabajadores del mundo entero publicado por el Comité Ejecutivo Internacional de la IV internacional, 1938.)

Publicado en Internacionales
Martes, 13 Agosto 2019 19:42

Hay que dar una salida obrera a la crisis

Después del resultado de las PASO, la economía argentina agudizó su crisis, con una devaluación del 30%, caída del salario real y mayor carestía de la vida. Mientras los candidatos del FMI se tiran la pelota para acusarse de quién es la culpa de una nueva crisis recurrente, los trabajadores y el pueblo pobre somos los que pagamos las consecuencias.

Como sostenemos los marxistas, la democracia burguesa otorga a los trabajadores un aparente control político sobre sus dirigentes mediante el voto. Esa apariencia es la que vimos en las últimas elecciones primarias donde una gran mayoría se expresó en contra de Macri y apoyó las lista de los FF. En cambio, esta democracia burguesa jamás permite ni una sombra de control sobre la administración económica, base de la explotación que ejerce y que termina en la anarquía, la bancarrota y la miseria de las grandes masas.

Algunos sectores ya están planteando la necesidad urgente de reabrir paritarias ante el brutal impacto en los salarios de la devaluación post PASO. Desde la COR impulsamos esta discusión hacia todos los sectores de trabajo, planteando como moción concreta la exigencia de activar una cláusula gatillo que compense la devaluación post PASO.

Esta es una medida de urgencia. Pero la agudización de la crisis económica en curso nos exige a los trabajadores intervenir atacando a la burguesía en su base, es decir en la producción. Ante el desorden de la economía debemos imponer el control obrero de la producción, de la banca y el comercio, con dicho control podremos desarrollar las escalas móviles de horas de trabajo y salarios, generando las condiciones para elevar el nivel de vida general de la población trabajadora ante la debacle a que nos llevan el FMI el macrismo, los FF, los Lavagnas. Para eso debemos impulsar una gran deliberación al interior de nuestra clase, para enfrentar a nuestros enemigos en nuestras propias filas como lo es la burocracia sindical, imponiendo la necesidad de un paro general para que se exprese nuestra fuerza en esta crisis. Debemos reagrupar a la vanguardia obrera detrás de un programa de acción para intervenir de forma independiente a las variantes burguesas y pequeño burguesas que prepare las condiciones para la lucha por el poder.

Debemos impulsar asambleas en cada lugar de trabajo votar delegados para imponer un Congreso de delegados de base con mandato que vote un plan de lucha para imponer nuestras demandas.

Es imperioso intervenir en esta crisis, siendo conscientes de que esta lucha es una lucha internacional, ya que este ataque por parte del imperialismo también lo sufre el proletariado de toda Latinoamérica. De apelar a la solidaridad activa del proletariado norteamericano y europeo para derrotar las políticas imperialistas.

¡Abajo Macri!

Por un gobierno de los trabajadores.

Publicado en Nacionales

Lo que se suponía era una encuesta general para ver dónde estaban paradas las distintas fracciones burguesas y pequeño-burguesas para dirigir los destinos del Estado se convirtió, producto de la enorme diferencia de FF con la fórmula de Macri de más de 15%, en la debacle del macrismo como poder burgués y una incierta transición en el calendario electoral hasta diciembre.

Con los resultados de las PASO, los mercados respondieron con una corrida cambiaria y un desplome de las acciones de las principales empresas que cotizan en bolsa. Mientras esto sucede un día después de las elecciones, los FF, los MM y los Lavagnas siguen con sus campañas electorales, unos tratando de que no sea tan catastrófica la derrota y otros preparando su futuro gobierno. Es imperioso que los trabajadores intervengamos en esta crisis de forma independiente e impongamos nuestras demandas para que no siga cayendo nuestro salario y nuestras condiciones de vida. A ninguno de los candidatos patronales les interesa esta crisis, más bien la dejan correr para que el dólar atrasado sea competitivo. Ya lo pedía Fernández en campaña: el dólar Alberto a $60. Buscan negociar con el FMI mientras a los trabajadores y el pueblo sólo les piden que voten en octubre y que aguanten los despidos, las suspensiones y la destrucción del salario pasivamente.

Hay que impulsar asambleas en los distintos sectores de trabajo para mocionar la reapertura de las paritarias con cláusula gatillo que compense la devaluación post PASO, un Congreso de Delegados de base mandatados que plantee un plan de lucha y un programa de salida a la crisis. Los empresarios siguen llevándosela en pala y mientras la burocracia hizo campaña para que votemos a nuestros verdugos ahora hacen un silencio cómplice.

Abrir un gran debate al interior de nuestra clase es una tarea central de los revolucionarios ante un escenario de crisis. Debemos confiar en nuestras propias fuerzas e imponer nuestros métodos de clase para que no seamos nosotros los que paguemos la crisis. 

Publicado en Nacionales

Por FERROVIARIOS COR.

    El 7 de agosto son las elecciones a cuerpo delegados de la UF línea Roca, la cual debe entenderse como una batalla muy importante, al ser ésta la más grande de las líneas metropolitana de pasajeros y dónde fue asesinado Mariano Ferreyra en la enorme lucha por el pase a planta permanente del Personal tercerizado, que atravesó el conjunto de la rama ferroviaria.

    Esta elección, además, se da cuando las patronales se disputan qué sector burgués tiene que comandar el ajuste de la mano del FMI los próximos años en Argentina, y quieren que los trabajadores elijamos a nuestros verdugos: Macri o la dupla Fe-Fe.

    Ante este panorama, y sabiendo que intentarán hacer pasar devaluación y una serie de reformas estructurales contra la clase trabajadora, es que debemos luchar contra la burocracia sindical cómplice como la verde, al mismo tiempo que contra todos los sectores que simulan diferenciarse, pero en esencia siguen defendiendo políticas claramente patronales en el seno de los sindicatos.

    El PO, PTS e IS, que tienen agrupaciones en dicha línea, después de presentar en diferentes oportunidades listas divididas por problemas de cargos, han decidido conformado ahora un frente en común. Pero lamentablemente han incluido a la lista Turquesa, una agrupación kirchnerista, desprendimiento de la lista verde.

    ¿Cómo se puede enfrentar el ajuste de la mano de un agrupación semi verde? Agrupación que defiende abiertamente a la fracción patronal que gobernó durante 12 años la Argentina y que actualmente es el recambio burgués al macrismo para hacer pasar los planes del FMI. No conocemos tampoco ni una sola acción de lucha o desarrollo programático por lo que la agrupación turquesa pueda ser considerada verdaderamente opositora a la verde.

    No es el primer acuerdo oportunista con sectores del peronismo en el ferrocarril, tenemos el ejemplo de la Celeste con el Oso Rodríguez, o la unidad con la agrupación Únanse en el Belgrano Norte (apoyada por agrupaciones opositoras de otros ramales). Hoy, todos esos dirigentes son parte del aparato de la burocracia verde.

    Los materiales de este frente Gris-Naranja-Bordó-Turquesa critican al gobierno de Macri pero nada dicen de la oposición patronal o el Kirchnerismo que fue responsable de la tragedia de Once y mantuvo la política menemista de concesionarios en el ferrocarril. Se trata de un expresión más de los frentes "anti-Macri". Es que la Turquesa/Kirchnerista milita por la sujeción del movimiento obrero al recambio estatal de Fernandez-Fernandez y en esto coinciden con la Verde que le hace la campaña a los K.

    La lista Bordó (IS) tiene una larga tradición de "frentes amplios" lo que incluso ha llevado la formación de una bordó peronista (para llevar esa política hasta el final) que luego se terminó integrando a la verde. La Naranja (PTS) no ha dicho nada al respecto de esta unidad, prefieren callar el acuerdo con los K. El enfrentamiento al peronismo lo restringen al escenario electoral burgués mientras en los sindicatos hacen este tipo de acuerdos. En esto, todo el FIT hace aguas.

    El giro del PO (Gris) en la caracterización de la turquesa es sorprendente. Hace dos años, decían es “un rejunte de todos los elementos desplazados del pedracismo, incluida tropa del “Gallego” Fernández y Pablo Díaz, reos por el asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra, quienes harán campaña por Cristina” . Pero ahora en 2019 plantean fue “reflotada por un sector kirchnerista… no revistó en la patota de Barracas ni integró el aparato del pedracismo”.

    Un comunicado reciente de la misma Gris califica a este acuerdo como la mismísima “orientación clasista del partido que prioriza el interés general de la clase obrera cuando ésta puede dar un paso adelante”. Vaya forma de defender la independencia de clase!!!

    El sector de la lista Gris que hoy integra la fracción pública del PO ha rechazado este acuerdo. Si bien en el pasado han avalado frentes de este tipo, nos parece correcta su posición, puesto que la independencia de las corrientes patronales debe ser un punto indispensable e innegociable.

    Los ferroviarios de la COR rechazamos este frente oportunista y llamaremos a votar en blanco en el FFCC Roca. Para enfrentar el ajuste, las persecuciones, la sanciones y los despidos, y recuperar los sindicatos, las seccionales y los cuerpos de delegados en manos de los traidores de la verde, es necesaria la plena independencia política de nuestra clase. Llamamos a romper este tipo de acuerdos y, como lo venimos haciendo desde hace años desde la Lista Roja ferroviaria que integramos, a pelear por una verdadera oposición combativa a Sasia con libertad de tendencias. A poner en pie un plenario de delegados elegidos en asamblea de base y con mandato. Para defender un programa obrero de salida a la crisis, contra el FMI, el gobierno de Macri y todas las variantes patronales.

Publicado en Buenos Aires

El día 29 de Mayo se desarrolló el paro general convocado por la CGT contra las políticas económicas del gobierno de Macri. A 50 años del Cordobazo, el acatamiento fue total en el transporte, con amplia adhesión en estatales y en la industria; sobre todo en las grandes fábricas y cordones industriales. 

Esto demostró las reservas de lucha que tiene nuestra clase, cuyo limite es la misma burocracia sindical, que se juega a descomprimir la bronca con esta medida, mientras negocia su peso en las listas del PJ y la oposición patronal. 

Desde la COR participamos en diferentes provincias, GBA y Capital de las convocatorias de los sectores antiburocráticos y la izquierda, donde se enfrentó el carácter dominguero del paro y denunció la complicidad de las conducciones de la CGT y CTA con el ajuste en curso, reclamando la continuidad de un verdadero plan de lucha nacional. El gobierno, que estreno las vallas antipiquetes, aplicó la represión en estas movilizaciones y cortes, como en puente Pueyrredon. 

 

[Fotos: Cortes y movilizaciones en 197 y Panamericana, Acceso Oeste, Mendoza (Capital), Obelisco (Bs.As), Cordoba (Capital)] 

Publicado en Nacionales

Please publish modules in offcanvas position.