COR logo

Lunes, 25 Noviembre 2019 18:57

Docentes CABA. Elecciones en Ademys y UTE

Los docentes de las escuelas públicas de Capital Federal serán convocados a las urnas este fin de año. El sindicato Ademys tendrá elecciones de Comisión Directiva el próximo 28 de noviembre, mientras que el mayoritario UTE-Ctera elegirá autoridades el 3 de diciembre. Los docentes de CABA nos encontramos ante enormes desafíos, es momento de preparar las fuerzas para enfrentarlos.

Mientras la crisis capitalista se manifiesta de manera explosiva en varios puntos de América Latina, como Ecuador, Chile y Bolivia, en Argentina estamos sumidos en una crisis económico-social de enorme profundidad. El nuevo gobierno de A. Fernández ya avisó que se vienen años difíciles por delante y apunta a un nuevo Pacto Social en el que, como siempre, seremos los trabajadores los que paguemos la crisis.

Las elecciones sindicales se desarrollan en el marco de esta situación, en que esta crisis social se manifiesta de manera cada vez más descarnada en las aulas. La emergencia alcanza a la gran mayoría de los alumnos y se ve reflejada en las condiciones de trabajo de los docentes, desde condiciones paupérrimas de seguridad e higiene laboral hasta la acelerada devaluación del salario, que coloca a la docencia en la línea de pobreza.

Esto sucede en todo el país. Los docentes de Chubut vienen de cerrar una lucha de 17 semanas por aumento salarial. A pesar de la enorme predisposición de lucha de los compañeros, que enfrentaron todo tipo de persecuciones, la burocracia de Goodman llegó a un acuerdo que no responde a los reclamos que originaron la protesta y con grandes cuestionamientos de parte de la seccionales mayoritarias, que querían seguirla. El sector más activista ya está planteando preparar el no inicio de clases, además del planteo de que se reabra la paritaria nacional. Tenemos que tomar esta iniciativa en todo el país para enfrentar la línea conciliadora de acuerdo social entre el futuro gobierno y la burocracia.

En CABA nos hemos enfrentado a las políticas de ataque a la educación pública y el intento de degradación del trabajo docente en movilizaciones contra la UNICABA y la NES (Secundaria sin futuro) de Larreta y Acuña. En el mes de noviembre protagonizamos una importante movilización contra el intento del gobierno de la ciudad de imponer con actos públicos truchos de traslado. Antes este año ya nos habíamos movilizado contra el cierre unilateral de una paritaria que dejó al salario planchado frente la inflación del año, con un triste 23% en cuotas. Lamentablemente, la respuesta de nuestros sindicatos no ha estado a la altura del ataque. 

Votamos en blanco

 

En UTE, la conducción celeste de Eduardo López no ha hecho más que dar tregua al gobierno de Macri y enfriar todo movimiento de lucha para meter al activismo docente dentro del chaleco de fuerza peronista del “hay 2019”. Ahora que ganó su candidato a presidente se aprestan a apaciguar cualquier justo reclamo de los trabajadores bajo la excusa de que “hay que poner el hombro entre todos”; cuando lo cierto es que los únicos que ponemos el hombro somos los trabajadores. Hay que poner fin a la tregua de la burocracia sindical y organizar a la base docente para enfrentar las políticas de ajuste que impone y seguirá imponiendo el FMI, ahora bajo el mando de Alberto y el peronismo. El frente Multicolor, que nuclea a corrientes del FIT-U y aliados, contiene corrientes como el MST, que en los últimos años supo ser ladera de la burocracia michelista en varios gremios estatales. Y, además, no ha hecho más que sembrar en el activismo docente la idea de que hay que canalizar los reclamos de los trabajadores en el parlamento, dejando de lado el principio fundamental de la independencia de clase y la necesidad urgente de organizar en las escuelas contra el brutal recorte a las condiciones de trabajo que sufrimos en este último periodo. También se presenta la Lista Granate, que se abre ahora de la Multicolor, que reivindica ciegamente a los movimientos populistas y en su historial han defendido a los representantes burgueses como el FPV, Lula y ahora a Evo Morales.

Por su parte, en Ademys es el frente Multicolor el que conduce el sindicato desde 2013. El frente de conducción vuelve a presentarse con aspiraciones a renovar el mandato, no sin diferencias internas y rosca. Por desgracia, este gremio no logró ser contrapeso a la tendencia a sofocar la lucha de la burocracia de UTE y quedó impotente para movilizar a los sectores combativos de la docencia. Peleamos no sólo por una conducción que proponga un sindicato antiburocrático y combativo, sino también que establezca la imperiosa necesidad de la independencia de clase. Esto significa que los trabajadores sólo debemos confiar en nuestras propias fuerzas. Esto cobra una dimensión muy concreta en los actuales procesos políticos en América Latina, donde distintos bandos burgueses intentan llevar a los trabajadores detrás de uno u otro sector, cuando lo que hacen es defender sus intereses. Los partidos que integran los frentes Multicolor han demostrado no respetar este principio independencia de clase al momento de sentar posición en eventos álgidos, como cuando brindaron su apoyo al PT en las últimas elecciones de Brasil o, luego de que en su momento votaran a favor de Evo Morales, ahora llamen a su defensa. Por el contrario, es necesario poner en pie un partido revolucionario del proletariado que guíe a las masas oprimidas a una salida socialista.

Desde la COR peleamos por una dirección que recupere UTE y gane Ademys con un claro principio de independencia de clase respecto del Estado, que enfrente la injerencia de éste en los sindicatos y desarrolle pasos concretos para tirar abajo la Ley de Asociaciones Sindicales y todas las leyes que regimentan nuestras organizaciones. Impulsamos la unidad de las filas docentes, superando la división que sólo le es funcional al gobierno y a los mezquinos intereses de la burocracia sindical y peleamos por poner en pie un Sindicato Único Docente. Llamamos a desarrollar un Congreso de Delegados de Base con mandatos de todas las escuelas, de todos los gremios docentes, para lanzar una oposición capaz de frenar los ataques del gobierno y el ajuste del FMI. Convocamos a todos los sectores de izquierda a que levantemos una Oposición Sindical Revolucionaria en la docencia, que tenga como principio fundamental la independencia de clase frente a la patronal-Estado y de todas las corrientes burguesas que intervienen en nuestras filas con su burocracia sindical.

 

  • Paritaria nacional ya. Elección de delegados paritarios en un Congreso de Delegados de Base, con mandato y revocables.
  • Por un Plenario de Delegados de Base con Mandato de todos los sectores docentes.
  • Solidaridad con los compañeros de Chubut.
  • Fuera el imperialismo de América Latina. Por una salida revolucionaria y socialista.
Publicado en Buenos Aires

Please publish modules in offcanvas position.