COR logo

Elecciones en Ademys

Miércoles, 23 Noviembre 2022 21:28

El 29/11/22 se renovarán las autoridades del Consejo Directivo y Comisión Revisora de Cuentas de Ademys, el sindicato docente de CABA que nuclea a las tendencias de izquierda en su conducción. La lista n° 15 Multicolor, del FIT-U, se postula para renovar mandato, para lo cual deberá ganarles a las listas n° 13 Carlos Fuentealba del Nuevo MAS, n° 26 la Haroldo Conti, vinculada a Venceremos, y la n° 1969 del Frente de Unidad para luchar por la docencia, compuesto por el colectivo Docentes en Clase y el PO tendencia.

Se nos imponen enormes desafíos

Estas elecciones se dan en el marco del feroz ajuste del gobierno y el FMI, para que seamos los trabajadores los que paguemos el costo de la crisis. El gobierno porteño del PRO y aliados han sido punta de lanza de estos ataques, arremetiendo contra la organización sindical, las condiciones de trabajo y el salario de los trabajadores. Tras dos años de “medidas extraordinarias” por la pandemia, que solo apuntaron a salvar al capital y dejaron al descubierto los engranajes más fundamentales de este sistema de explotación capitalista, este año se agudizaron las pésimas condiciones de la educación pública. La docencia ha resistido estos ataques enfrentando la reforma del estatuto docente, que finalmente se aprobó en mayo; luchando contra la imposición de las jornadas de los sábados; reclamando por las condiciones de las viandas y de las escuelas; luchando por el salario docente, que cada vez pierde más contra la inflación; saliendo a las calles por sus reivindicaciones y en apoyo a estudiantes y trabajadores de la salud.

Todas estas batallas deberán redoblarse en el periodo que está por venir. La candidata Acuña hace campaña jactándose de estos ataques a la educación, mientras en el Frente de Todos se pelean entre ellos e intentan arrastrar a nuestras organizaciones a sus internas. Tanto JxC como el peronismo en todas sus variantes tienen en claro que el ajuste es contra los trabajadores y, de un modo u otro, realizarán la tarea que impone el FMI. Por eso, nuestro sindicato tiene que prepararse para multiplicar sus fuerzas, fortaleciendo la organización y la unidad de la clase obrera.

Enfrentar a la burocracia se vuelve fundamental para llevar adelante esta pelea. Eso implica que Ademys, como sindicato dirigido por corrientes de izquierda, deberá asumir un rol protagónico en el esfuerzo por unir a los docentes en la lucha. Principalmente, es necesario dar lucha política contra la burocracia de UTE desde las bases en las escuelas, desnudando su carácter de agentes de la burguesía en nuestras propias filas. La Celeste apuesta a nuestra división, por eso creemos que la unidad se conquista eligiendo delegados en los lugares de trabajo que respondan al mandato de los compañeros. Necesitamos dar un debate programático de cara a la docencia, partiendo de la importancia de la independencia de clase, que plantee la perspectiva de la organización política de la clase obrera para disputar la dirección a la burguesía, es decir, una perspectiva revolucionaria y socialista. Para tamaño desafío es necesario, a su vez, apostar a buscar la unidad con las tendencias combativas de todos los trabajadores de CABA, empezando por los compañeros de salud en lucha. Si no logramos imponer esta pelea, Ademys corre el riesgo de ser un sindicato testimonial y adaptarse al estado de cosas. Nuestra perspectiva debe ser poner en pie un sindicato único trabajadores de la educación con independencia de clase.

Una polémica con la Multicolor

Las corrientes del FIT-U, que hoy son la mayoría en el Consejo Directivo de Ademys, corren ese mismo peligro de adaptarse, al centrar su actividad política en la orientación parlamentaria, lo cual hace que se manejen como frente electoral, pero no como un frente político. Son organizaciones antiburocráticas y combativas, pero como frente no tienen una clara delimitación de independencia de clase a su interior, ya que el MST, por ejemplo, comparte listas con variantes burocráticas en la CTA. En medio de este ensayo general reaccionario que impuso la burguesía desde la pandemia, en el que su objetivo principal es establecer una nueva relación entre capital y trabajo, lo que implica disciplinar a nuestra clase a su régimen de explotación, es un error garrafal despertar expectativas en las instituciones burguesas. Por eso no compartimos las líneas políticas que se plantearon durante la pandemia, en las que el Estado burgués intentó imponer quién podía salir a la calle y quién no. Nosotros planteamos que es con los métodos obreros con los que podemos defender nuestros intereses, nuestra salud, nuestras condiciones de vida.

La izquierda en los sindicatos debe tomar la tarea de organizar a la vanguardia, al activismo sindical para recuperar nuestras organizaciones como herramientas de lucha de clases y avanzar en la tarea común de desorganizar el poder de la burguesía y organizar al proletariado en su conjunto.

De las demás listas que se presentan, consideramos que la lista 26 “Haroldo Conti” no tiene un claro planteo de independencia de clase al diluir a la clase obrera en “el pueblo” y que la lista 13 “Carlos Fuentealba”, si bien compuesta por compañeros de una corriente trotskista, vienen de hacer un llamando a defender las instituciones democráticas (de la burguesía) en la marcha del kirchnerismo ante el atentado a CFK. Con la lista 1969 tenemos igualmente diferencias, sobre todo en cuanto a la línea que tuvo el PO Tendencia respecto de la política estatal de aislamiento (ASPO) y a la que llamaron a subordinarse a los dictados del Estado para cuidar nuestra salud (totalmente falaz) y su último llamado a votar a Lula en la segunda vuelta en Brasil. Asimismo, hemos venido desarrollando debates con los compañeros de Docentes en Clase sobre la importancia de dotar al sindicato de un programa político con perspectiva revolucionaria superando las cuestiones meramente sindicales. A ellos les reconocemos el esfuerzo de dar una pelea dentro de Ademys desde la minoría, intentando disputar la orientación del sindicato para desarrollar la lucha. Entendemos que es importante defender las expresiones de minoría para fortalecer la democracia interna de nuestra organización y garantizar la participación del conjunto del activismo. Es por esto que, a pesar de nuestras diferencias, llamamos a votar críticamente a la lista 1969. Es urgente darnos instancias de debate programático de cara al próximo período y apostamos a seguir desarrollando la discusión con el conjunto de las corrientes de Ademys para fortalecer la lucha antiburocrática.

Artículos Relacionados en Lucha docente

  • UEPC: Paritaria docente 2022

     Tomar la lucha en nuestras manos

    El pasado viernes 26 de agosto se retomó el cuarto intermedio de la asamblea de delegados departamentales de la UEPC. La bronca de la base docente se expresó en los mandatos que llevaron los delegados departamentales: se impuso el rechazo a la oferta de Schiaretti, aunque por escaso margen.

    Con la “nueva” propuesta, el aumento impactaría en el tramo correspondiente a noviembre, pasando del 10% al 11%, un escandaloso 1% de diferencia en relación a la oferta inicial. La propuesta completa consiste en aumentos bimestrales: julio 12%, setiembre 8%, noviembre 11% y 6% en enero 2023. Calculado sobre el salario de enero 2022 y sin FONID. Es inaceptable semejante licuación del salario cuando se estima que la inflación anual será del 94%.

    La celeste, basándose en el estatuto burocrático, maniobró para imponer la votación en bloque de un plan de lucha amañado de dos semanas (del 29/8 al 13/9), sin considerar los mandatos que venían de las escuelas. El plan de lucha incluye asambleas escolares el 30/8 y paro y movilización para el miércoles 31/8. Pero la segunda semana deja a las escuelas en el frezeer, con acciones limitadas a los “cuerpos orgánicos” con una clara intención de llevar la lucha a la nada. Además, la burocracia dejó abierta la posibilidad del levantamiento de las medias si Schiaretti traza una nueva propuesta salarial que supere la anterior, sin aclarar cuál debería ser esa propuesta superadora.

    El plan de ajuste del FMI a la clase trabajadora y a los jubilados que aplican los Fernández y Massa, junto a los gobernadores, no podría tener éxito sin la colaboración de la burocracia sindical peronista, incluyendo a los celestes de CTERA y UEPC.

    Cuatro mociones para tomar la lucha en nuestras manos

    No podemos permitir que la burocracia siga en la dirección de la lucha. Es muy importante que no dejemos pasar la oportunidad que se nos presenta con el llamado a asambleas por escuela el martes 30/8. Debemos hacer sentir la fuerza de las escuelas y hacernos dueños de la lucha por nuestros salarios y condiciones de trabajo. Para ello proponemos impulsar las siguientes mociones:

     

    1. Realizar un Plenario de Delegados Escolares con mandato al finalizar la marcha del miércoles 31. Para ello debemos adherir de forma masiva al paro y garantizar que los docentes de todos los departamentos viajen a la capital para marchar hacia la UEPC. Mandatemos a nuestros delegados escolares para debatir cómo continuamos la lucha. Hay que romper el corsé burocrático del estatuto de la UEPC y sus mecanismos para cercenar la democracia sindical. Así podremos votar un verdadero plan de lucha, con paros escalonados, cortes de calle, asambleas zonales y toma de establecimientos para derrotar el ajuste del gobierno.
    2. Por un salario inicial igual a la canasta básica indexado a la inflación. Porque debemos ganar lo necesario para mantener a nuestras familias y además tener claros los objetivos. La celeste no  tiene firmado un cheque en blanco para levante la lucha cuando lo considere como se autovotó el viernes 26/8.
    3. Paritaria Estatal Única. Frente a la división impuesta por las burocracias de UEPC y el SEP para cerrar paritarias a la baja, se nos presenta como una necesidad la unidad con los compañeros de los hospitales en lucha y el resto de los estatales provinciales que sufren los embates del mismo Estado- patrón.
    4. Delegados paritarios elegidos en plenario. ¡Nosotros luchamos y los burócratas negocian! Así estamos condenados a la derrota. Para triunfar, impongamos nuestros delegados paritarios elegidos mandatados y revocables por la base en el plenario de delegados escolares con mandato.

    El lunes 29 de agosto tendrá lugar el plenario virtual de la oposición docente a las 18:30 hs. Es una gran oportunidad para discutir una intervención común de cara a las asambleas escolares y al conflicto en general. Proponemos debatir allí estas mociones para fortalecer la lucha por la recuperar la UEPC de las manos de Monserrat y cia.

     

    Corriente Obrera Revolucionaria. COR

    www.cor-digital.org // Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

     

  • Derrotemos la política educativa del gobierno, dictada por el imperialismo

    Buenos Aires: Marcha educativa 31 de mayo 

    La asamblea de docentes nucleados en Ademys votó la convocatoria a una marcha educativa para el próximo 31 de mayo, a la que se suman los terciarios de CABA, en medio de una feroz embestida del gobierno porteño contra los sindicatos y las condiciones del trabajo docente. Claro que este ataque no es patrimonio exclusivo de Larreta y su partido Juntos por el Cambio, desde el gobierno nacional del Frente de Todos muestran total acuerdo con el ajuste a la educación y su adecuación a los dictados del FMI y las patronales. Recientemente los docentes autoconvocados de San Juan vienen de protagonizar un importante paro por aumento salarial, por fuera de las burocracias sindicales, reclamándole un aumento salarial a la gobernación provincial del Frente de Todos, y encabezada por Sergio Uñac. Los docentes de Chubut realizaron 48hs de paro y discuten una nueva medida por 72hs contra el ajuste del gobierno de Arcioni, socio de Massa, en tanto que la docencia riojana discute iniciar junio con 48 horas de paro. Toda la solidaridad con los compañeros en lucha. A los docentes que se enfrentan a estas condiciones y luchan, les responden con represión en las calles y sanciones directas.

    Es que la crisis de la educación se extiende a todo el país. En términos reales, el presupuesto educativo nacional está unos 40 puntos por debajo de la inflación esperada para el año. En todos los niveles educativos hay trabajadores con salarios de indigencia, precarizados, aulas sobresaturadas de estudiantes, en edificios que se caen a pedazos (literalmente).

    Las erráticas medidas tomadas durante la pandemia no hicieron más que profundizar la crisis y ahora quieren seguir arremetiendo contra las condiciones de trabajo y estudio. Recientemente, el ministro de educación de la nación propuso aumento de la jornada laboral docente en el nivel primario en una hora sin aumento salarial. Pero en realidad no les interesa y nunca les interesó la educación, sólo les interesa mostrarse como los más eficaces en la reducción del déficit y el disciplinamiento de la clase trabajadora ante el verdadero gobierno del país: el FMI y los acreedores privados.

    Larreta y su cruzada ideológica contra la “gentuza" al frente de las aulas

    En varias oportunidades la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, ha expresado su asco por los sindicatos docentes y a ha delineado un programa para “limpiar" las aulas de docentes “con ideas de izquierda” que "se meten en los terciarios porque fracasaron en otras carreras”. Con esos argumentos impulsan la Unicaba y, más recientemente, impusieron la reforma del estatuto docente de CABA, que establece entre otras cosas el salario por “mérito”, ascensos horizontales y toda una serie de medidas que apuntan a la competencia entre docentes, refuerzan la negociación individual y el control del Estado sobre las condiciones de trabajo y, a su vez, intentan hacer mella sobre la histórica tradición de la docencia de organización sindical.

    A menos de una semana de la aprobación de la reforma, funcionarios de educación de CABA montaron una provocación a los docentes del programa M+M, que terminó en la interrupción unilateral de una jornada de capacitación y de la elección de delegados que se realizaba durante la misma. No contento con esto, lanzaron la persecución que culmina con el disciplinamiento a través del inicio de sumarios individuales, mientras avanza con sanciones efectivas (¡la suspensión de un mes de salario!) a otros docentes que se manifestaron en 2021 ante funcionarios de este mismo gobierno. La arremetida patronal es clara contra la docencia, especialmente contra los trabajadores más precarizados del sector y contra quienes sostienen las escuelas más postergadas de la ciudad.

    En la pandemia quisieron mostrarse como los defensores de la educación, forzando la presencialidad en condiciones paupérrimas, obligando a los docentes a trabajar sin las menores garantías de seguridad e higiene. En el marco de la política de Nueva Escuela Secundaria lanzan programas de pasantías gratuitas en las que ponen a los estudiantes a realizar tareas en empresas y ONG que nada tienen que ver con el contenido educativo, sino más bien con seguir desarrollando la precariedad laboral y presionar a la baja general de salarios. En ese mismo sentido implementan el proyecto “empleo joven”, que se basa en subsidiar a las patronales para que tomen trabajadores de entre 18 y 24 años, que además naturalizan salarios inferiores a los $40.000 mensuales. Lo que ellos dicen que son las “escuelas del futuro” son en realidad agencias de empleo precarizado para las patronales.

    Todas estas políticas vienen avanzando con el silencio cómplice de las conducciones de UTE y CTERA a nivel nacional. Es por eso que debemos darles una lucha ideológica, política y económica, para quitarles la dirección a las fracciones patronales, que solo piensan en sus intereses.

    Las universidades desfinanciadas

    Esa misma línea de educación al servicio de las empresas se viene desarrollando en las universidades nacionales. Ahí la política es generar nichos de negocios privados con dinero del presupuesto estatal. Mientras tanto, lo más golpeado es el salario.

    La burocracia de CONADU viene de firmar una lamentable paritaria de1 41% en 4 cuotas, mostrando así la complicidad de la burocracia peronista con este gobierno ajustador. Esto en el marco de una pérdida sostenida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores de las universidades en los últimos años. Mientras tanto, aprovecharon la pandemia para imponer la bimodalidad, generando mayor carga de trabajo y más productividad de los docentes, sin aumentar un solo peso, ni reconocer los gatos por conectividad. Además, aprovecharon para quitar becas UBA. En esa situación, AGD UBA viene de hacer paros los días 13, 23 y 26 de mayo por reapertura de paritarias, entre otros reclamos.

    Recuperemos las mejores tradiciones del movimiento estudiantil

    Las enormes dificultades de organización que provocaron las medidas de aislamiento por el Covid se sufrieron fuertemente por los estudiantes de todos los niveles. Es importante que en los colegios, los terciarios y las universidades recuperemos las mejores experiencias de lucha y las desarrollemos en este momento de crisis. Debemos reorganizar a las tendencias de izquierda, combativas, revolucionarias para disputar en los centros de estudiantes la influencia de las diferentes corrientes burguesas y pequeño burguesas que nos atan a las políticas de más miseria. Forjemos la unidad obrero-estudiantil y pongamos nuestras fuerzas a disposición de las luchas obreras para enfrentar juntos las políticas de hambre del imperialismo, a la vez que desarrollamos la lucha de clases en el aparato educativo.

    El carácter de clase de la educación

    No nos limitamos a plantear la “defensa de la educación pública" dirigida por el Estado capitalista, porque la educación tiene un carácter de clase, burgués, y el régimen que la sostiene defiende los intereses de esa clase. Para cuestionar ese carácter, debemos cuestionar su dirección. Por eso, los sindicatos docentes, no docentes y centros de estudiantes debemos pelear por una educación dirigida por sus trabajadores en unidad con la vanguardia de toda la clase, en una disputa por el control de la producción. Estas tareas sólo se podrán llevar adelante arrancando de raíz a la burocracia sindical, que ata nuestras organizaciones de lucha al Estado.

    Llamamos a las corrientes de izquierda y a la vanguardia combativa del sistema educativo a discutir las tareas que tenemos en esta crisis, con el objetivo de poner en pie una Oposición Revolucionaria en la Educación con libertad de tendencias, que se proponga dar esta pelea. Organicemos un congreso nacional de listas y agrupaciones antiburocráticas para debatir fraternalmente un balance de las experiencias de las listas de oposición en todo el país y discutamos de cara a la base, con boletines y plenarios de delegados, reorganizar la oposición a nivel nacional, con una perspectiva de independencia de clase.  

    • Abajo el acuerdo con el FMI, no al pago de la deuda externa.
    • No a la reforma laboral.
    • Reapertura inmediata de las paritarias. Salario inicial igual a la canasta básica, en una cuota y con cláusula gatillo.
    • No al recorte, aumento del presupuesto educativo.
    • Pase a planta permanente de los trabajadores precarizados. Titularización de los docentes sin cargo. Cargo pago para los ad-honorem.
    • Abajo la reforma del gobierno de Larreta.
    • ¡Basta de represión a los trabajadores! Solidaridad con los docentes de San Juan.
    • ¡No a los sumarios y a las multas por luchar en CABA!
    • Unidad de los sindicatos docentes. Fuera la burocracia sindical. Por un congreso de delegados de base con mandato de todos los sindicatos para llevar a cabo esta pelea.
    • ¡Abran las escuelas y las universidades a la clase obrera! Horas de estudio pagadas por las patronales, triple turno de cursado, ingreso irrestricto. Boleto obrero-estudiantil pagado por las patronales.
    • Paro nacional de las centrales obreras para enfrentar el ajuste y el acuerdo con el FMI.
  • No a la persecución laboral y sindical en la UPC

    El 2020 fue un año para los trabajadores y estudiantes de la Universidad Provincial de Córdoba (UPC) atípico por donde se lo mire. Pandemia de por medio, la virtualización de la educación y la actividad sindical, dejó vía libre para que la conducción del gremio docente (UEPC) con Juan Monserrat a la cabeza y el gobierno de la provincia, llevaran adelante un ataque mayúsculo a las y los docentes cordobeses con la modificación del estatuto. Claro que la oposición docente trató de poner en discusión, previo al tratamiento en la legislatura el pasado diciembre, los puntos de dicha reforma tales como la profundización de la precarización laboral, las dificultades para la titularización de cargos, el ajuste y el feroz ataque al conjunto de las y los docentes provinciales. En este contexto, las autoridades de la UPC en consonancia con el gremio de la UEPC redactan un acta acuerdo a espaldas de cientos de trabajadores para que entre en vigencia el ataque.
    Mientras las autoridades daban curso al mencionado ataque algunos trabajadores de la UPC deciden organizarse bajo la cobertura gremial de la Asociación de Trabajares del Estado (ATE) quienes eligen a sus delegados normalizadores hace apenas unos meses. Resulta ser que el rectorado toma la decisión de poner fin al contrato del asesor legal de la Facultad de Artes (FAD), el abogado Juan Valfré, por incursionar en la organización sindical. Cabe destacar que desde la COR no vamos a avalar ningún despido ni persecución político gremial pero debemos aclarar lo que la CDP de ATE o bien desconoce, o se empeña en hacernos pasar gato por liebre. El caso es que la UPC viene de un proceso de “normalización” de hace 7 años y en consecuencia tiene a todos sus funcionarios designados a dedo por el ejecutivo provincial; y Valfré no es la excepción. Basta corroborarlo en la web oficial de la UPC el cual figura con dos cargos; uno como secretario general de Gestión y el otro como asesor legal de la FAD.
    El Sr. Valfré en nuestra intervención política junto a compañeros independientes en la dirección del Centro de Estudiantes de la Roberto Arlt (CERA) en el período 2016-2018; asesoró legalmente a la directora del instituto y su lista de estudiantes a disputar la dirección del centro. Cabe recordar que nuestra pelea se trató siempre de defender la independencia de nuestra organización estudiantil de las autoridades de turno. Incomodaba sobremanera a las autoridades las discusiones políticas- sindicales y el apoyo activo por parte de los estudiantes a los conflictos gremiales de ese entonces tales como la lucha de la UTA, de AGR-Clarín; las negociaciones paritarias docente de UEPC; el pedido de la aparición con vida de Santiago Maldonado desaparecido por la gendarmería nacional con la responsabilidad del estado nacional, etc. La actual agrupación dirigente del CERA es la misma que asesoró Valfré en aquel momento; permaneciendo aún fieles a sus objetivos de tener un centro a merced de las decisiones de las autoridades y lejos de los trabajadores.
    La decisión actual de tener a funcionarios del riñón del régimen universitario como  trabajadores en las filas de un sindicato es un problema que deben debatir las y los afiliados de ATE y exigir la renuncia de este y todos los funcionarios que hayan buscado la cobertura gremial para salvar una situación personal que huele más a interna peronista que a las ilegalidades que denuncia el gremio. Además porque los sindicatos son de las y los trabajadores a pesar de las direcciones que circunstancialmente los dirijan; y resulta deshonesto para aquellos trabajadores de la universidad que definieron acercarse al sindicato para exponer sus problemas de condiciones laborales, de higiene y seguridad, salariales, etc.
    El debate de que la persecución gremial y política que despliegan las autoridades de UPC es por la falta de democratización de los órganos de gobierno y la imposibilidad de votar a sus representantes y autoridades, es falso. Quienes aducen que estas peleas que se dieron a principios del siglo pasado como la autonomía y el gobierno universitario deben ser parte fundamental del programa para la UPC son aquellos que están mirándose en el espejo de la UNC. Esa UNC tan “democrática y autónoma” que se ha cansado de perseguir a trabajadores y estudiantes que osaron cuestionar el desfinanciamiento educativo y el congelamiento salarial y terminó con el procesamiento de 27 compañeros estudiantes en el 2018 por la toma del pabellón argentina e intentó, sin éxito, condecorar a ex funcionarios de la dictadura militar el año pasado a través del Consejo Superior. Esos son los ejemplos más recientes de la impoluta UNC, cuyo régimen de cogobierno pretendidamente democrático está permeado por todos los costados por la rosca de los partidos patronales (UCR, PJ en todas sus variantes) y los intereses de las empresas, el Banco Mundial y el FMI.
    Los revolucionarios peleamos por una universidad dirigida por los sindicatos y las organizaciones estudiantiles que permita que el acceso a la educación de los trabajadores y sus hijos sea sin restricciones. Y para ello debemos recuperar nuestros sindicatos y centro de estudiantes de las manos de la burocracia sindical y de las organizaciones pro-patronales. El “proceso de normalización” de la UPC sigue su curso en base a la precarización laboral y de las condiciones edilicias y de estudio: debemos enfrentarlo impulsando un Congreso de Delegados con mandato de asamblea, docentes, co-docentes y estudiantiles, para votar un plan de lucha y sentar las bases del nuevo gobierno de trabajadores y estudiantes de la universidad.

    Organizarnos y luchar, con independencia de las autoridades

    Son varios los problemas que debemos enfrentar en lo inmediato: la lucha para hacer retroceder la implementación del nuevo estatuto docente y la vuelta a la presencialidad en las aulas sin las condiciones de seguridad e higiene garantizadas. La bimodalidad para el dictado de clases tiene como objetivo continuar como en el 2020 trasladando el gasto de conectividad y equipamiento a los docentes y estudiantes. Debemos rechazar y enfrentar la bimodalidad como sinónimo de la extensión de la jornada laboral docente.  Es éste un debate fundamental entre los trabajadores y estudiantes de la UPC; como nos enfrentamos a una campaña furibunda por parte de los gobiernos nacional y provincial de ataque a la docencia y, particularmente, a sus organizaciones sindicales.
    Pongamos en pie asambleas de docentes, co-docentes y estudiantes para la elección de representantes para la conformación de comisiones de higiene y seguridad por escuela; de este modo podremos encarar programáticamente la vuelta a la presencialidad.
    Desde la COR nos ponemos a disposición de las y los trabajadores docentes y co-docentes de la UPC y repudiamos enérgicamente cualquier ataque y persecución que estén sufriendo por parte de las autoridades Krawchik -Bambozzi con la complicidad de la burocracia sindical de Juan Monserrat. Y llamamos a los activistas y estudiantes a sumarse al debate de cuales son las organizaciones que necesitamos y el programa que debemos levantar para enfrentar la política de ataque y ajuste del FMI, los gobiernos de turno para con los trabajadores y la juventud.

    • ¡Fuera los funcionarios de ATE! Por sindicatos independientes de las autoridades y el Estado.
    • ¡Basta de persecución en la UPC!
    • ¡Fin a la precarización laboral docente! ¡Por la titularización masiva de docentes!
    • ¡Reapertura de paritarias, recomposición salarial YA!
    • ¡Por Comisiones de higiene y seguridad elegidos por estudiantes y trabajadores por escuela!
    • ¡Por un Congreso de Delegados docentes, co-docentes y estudiantiles, con mandato de asamblea!
  • ¡Plan de Lucha! Para imponer el desprocesamiento inmediato de los 27 compañeros perseguidos por luchar

    El pasado 26 de junio, el Juez Hugo Vaca Narvaja y la fiscal Graciela López de Filoñuk avanzaron en la causa contra los estudiantes que participaron de la lucha educativa del 2018 determinando el procesamiento de 27 estudiantes bajo el cargo de “usurpación por despojo”.
    Este avance en la criminalización de la protesta pretende disciplinar a los luchadores que enfrentamos los planes de ajuste de Macri, el FMI y sus defensores en los órganos de gobierno de la UNC. La justicia burguesa viene demostrando que no escatimará esfuerzos para atacar a quienes luchamos contra las recetas del imperialismo para la región: reforma laboral, previsional, en educación, etc. que todos los gobiernos, incluso las distintas fracciones burguesas que se enfrentaran en las próximas elecciones, vienen aplicando obedientemente.
    Pero también el fallo deja en claro a quien defiende esta justicia patronal. La carátula de usurpación por despojo es para defender a todos los pequeños patrones que usufructúan los espacios de la universidad con sus negocios como bares, fotocopiadoras, kioscos, empresas de limpieza, etc, todos con trabajadores precarios. Se hace urgente dar una respuesta a la altura del ataque.
    El Estado burgués pondrá todas sus instituciones para atacarnos: debemos responder enérgicamente organizándonos desde nuestras herramientas de lucha como son los Centros de Estudiantes, la FUC y los sindicatos Docente y No-Docente. Debemos exigir a las conducciones la convocatoria urgente a asambleas para preparar una marcha en contra de la persecución política y un plan de lucha para conseguir el desprocesamiento de los compañeros. Sabemos que las conducciones hoy al frente de nuestras organizaciones no han movido un dedo ante el ataque a los compañeros, esto solo demuestra que esas conducciones por acción u omisión son cómplices de la política de persecución, si no están a la altura del ataque deben ser barridas de la dirección. ¡Recuperemos nuestras organizaciones para la lucha!
    Las enormes marchas en Brasil en contra del recorte en el presupuesto educativo del 30 %, como así también el contundente paro de los profesores junto a los estudiantes en Chile que enfrentan la política de J“aula segura” y el desfinanciamiento para educación, demuestran que en la región hay una importante predisposición a enfrentar al imperialismo y sus recetas. Se hace urgente que estrechemos lazos los compañeros de distintos países para desarrollar una potente unidad en la lucha antiimperialista.

    • Desprocesamiento inmediato de los 27 compañeros perseguidos por luchar.
    • Basta de negocios en la UNC: bares, kioscos, fotocopiadoras, etc. bajo control de los estudiantes y los trabajadores de la UNC y que sus trabajadores pasen a planta permanente No Docente.
    • Imponer a la FUC y los sindicatos docentes y no docentes un plan de lucha que inicie con la preparación de una gran Marcha por el desprocesamiento de los compañeros.

    Desde la COR, Corriente Obrera Revolucionaria, llamamos al conjunto de las corrientes de izquierda a una reunión que nos permita prepararnos para dar esta pelea.

    COR
    Corriente Obrera Revolucionaria
    Rama Universitaria - UNC

  • Contra los candidatos de la LES, el FMI y los empresarios: Retomemos la gran lucha universitaria de 2018

    Este 16 de Mayo se realizará por primera vez la elección directa del Rector de la UNC.  La elección se da en medio una crisis fenomenal, con el país dirigido por el FMI y con Macri como un mero administrador del ajuste, donde el peso de sus políticas se hacen sentir en cada lugar de trabajo con salarios a la baja, despidos, suspensiones, mayor flexibilización y precarización laboral. El kirchnerismo y el PJ, al igual que la burocracia sindical, colaboran para mantener la gobernabilidad y la sumisión al imperialismo. Justamente contra este ataque, el año pasado los estudiantes, en unidad con los docentes y no docentes, salimos a la lucha para dar una respuesta contundente con las asambleas masivas, el paro y las tomas de edificios.
    Con este panorama, está claro que el próximo verdugo al frente del rectorado tendrá que aplicar las recetas de ajuste que le dicte el FMI para la educación, … como lo vienen haciendo desde hace años. Las 3 listas representan la continuidad de las políticas universitarias noventistas: han ajustado sus políticas al frente de decanatos y en el rectorado a los dictados de la Ley de Educación Superior (LES) menemista que el kirchnerismo dejó en pie en sus 12 años de gobierno y a la que el macrismo da continuidad. Los K, de la mano de los ex rectores Scotto y Tamarit, profundizaron las políticas de “extensión universitaria” mediante las Unidades de Vinculación Tecnológica, a través de las cuales empresas como Arcor, Monsanto, Fiat, etc, usufructúan la infraestructura, las investigaciones y el trabajo precarizado o gratuito de docentes, nodocentes y estudiantes para engrosar sus ganancias. Juri ha construido sobre estas bases, introduciendo nuevas políticas como el voluntariado universitario de trabajo estudiantil gratuito, los créditos académicos para ajustar las titulaciones a las necesidades flexibilizadoras del mercado laboral, además de despedir a cientos de no docentes que habían mantenido en la precariedad laboral las anteriores gestiones K. Altamirano, aliada al MST, avanzó con las acreditaciones de la CONEAU, órgano de la aplicación de la LES, durante su gestión en Psicología, demostrando que el rol de los autoridades universitarias está definido por la estructura de un régimen universitario basado en una universidad clasista.  
    Hay que dejar en claro que gane quien gane lo que está descompuesto es el régimen universitario. Y no por su falta de democracia, como levanta la izquierda, porque si bien es cierto que la supuesta elección directa es una mentira ya que finalmente la votación sigue siendo ponderada con amplia mayoría docente tal cuál dicta la nefasta LES, al reaccionario régimen universitario no se lo enfrenta con más democracia sino peleando por la dirección del aparato educativo. Encapsular la lucha de los estudiantes y trabajadores de la Universidad en la pelea por la democracia del “1 hombre, 1 voto” es cantar loas a la democracia burguesa. Es de hecho lo que hacen tanto el FIT como el Nuevo MAS en sus campañas electorales, donde en ninguna parte denuncian el rol reaccionario de las instituciones del Estado burgués.
    Los estudiantes que participamos de la gran lucha educativa del 2018 vimos como Juri y Cia. aprovecharon la movilización y se pusieron al frente de las marchas para reclamar presupuesto pero no escatimaron esfuerzos, cuando la lucha se radicalizó para atacarla, recurriendo a la justicia que hoy mantiene imputados a decenas de compañeras y compañeros. Los decanos K hicieron de “policía bueno”, defendiendo de palabra el “derecho a la protesta” pero haciendo todos los esfuerzos para levantar las tomas. Es esperable de las autoridades.
    El rol más canalla lo jugaron las agrupaciones como los radicales de Franja Morada, conducción de la FUC, que actuaron como fuerza de choque contra la toma del Pabellón Argentina y Arquitectura. Los K de La Bisagra, a la cabeza de varios centros de estudiantes, tampoco se quedaron atrás, borrándose de las asambleas como fue el caso de Artes, y apareciendo sólo como parte del operativo de domesticación de la protesta para que no traspase los límites de un cuestionamiento a Macri… pero sin afectar las instituciones ni el dictado de clases. De hecho, fueron los K que dirigen el ADIUC/CONADU (sindicato docente) quienes se encargaron de levantar el paro docente a partir de una oferta escandalosa del gobierno.

    Gobierno tripartito de los sindicatos y las organizaciones estudiantiles

    La lucha del año pasado todavía está fresca en la memoria y nos dejó importantes lecciones tanto en relación a la efectividad de los métodos de asambleas, unidad con los trabajadores y toma de facultades como a lo peligroso de levantar programas reformistas que solo buscan reivindicaciones “estudiantiles” y nos llevan a  quedar entrampados en los angostos márgenes del régimen. CAUCE fue una de las corrientes que dirigió el proceso hacia ese fin, no confiando en nuestras propias fuerzas y separando programáticamente los intereses de los estudiantes del de los trabajadores.
    Hoy la situación nos exige prepararnos para conflictos aún más duros, dadas las restricciones presupuestarias que impone el pacto de vasallaje del gobierno con el FMI. Se hace urgente una discusión programática entre quienes estamos dispuestos a dar la pelea, la educación tienen un carácter de clase: es burguesa y el régimen que la sostiene defiende los intereses de esa clase. La burguesía utiliza la universidad para formar a sus próximos cuadros técnicos que dirijan su estado o bien a la mano de obra barata y calificada que necesitan sus empresarios amigos.  De lo que se trata es de meter la lucha de clases en el aparato educativo, debemos pelear por poner la universidad en función de la lucha revolucionaria de la clase obrera, peleando por tirar abajo la LES, fuera el Banco mundial y el FMI de los planes de estudio. Ruptura de los acuerdos con las empresas imperialistas y del gran capital nacional. Ruptura de todos los acuerdos con Israel, la U.E. y EE.UU., abajo toda injerencia yanqui en Venezuela y América Latina. Para ello se hace imprescindible tirar abajo el régimen universitario e imponer la dirección de sus trabajadores con un gobierno tripartito de los sindicatos docentes, no-docentes y los centros de estudiantes con un rol consultivo de las centrales obreras de la industria y los servicios.

    Recuperar los centros y la FUC, pongamos en pie los Cuerpos de Delegados

    Para pelear por esta perspectiva urge recuperar nuestros centros de estudiantes y la FUC de manos de las agrupaciones pro patronales como la Franja Morada (UCR-Cambiemos) o La Bisagra (K-PJ). Este 16 de mayo  también se renuevan las conducciones de los centros de estudiantes en toda la UNC. Nuevamente, el régimen con la complicidad de las agrupaciones por patronales y, lamentablemente, con la omisión de la izquierda, ha logrado unificar en un mismo día y acto las elecciones de nuestras herramientas de lucha con las elecciones de Autoridades. Esta injerencia brutal sobre nuestras organizaciones está sancionada en el propio Estatuto de la UNC, en el Art. 29, cosa que ninguna agrupación, ni siquiera la izquierda universitaria, se toma el trabajo de denunciar, prefiriendo adaptarse mansamente. La pelea que está abierta es por recuperar nuestras organizaciones a partir de la independencia de las autoridades universitarias. Abajo el estatuto de la UNC. Fuera las manos del régimen universitario de los centros de estudiantes.

    Votá nulo o blanco. Por un programa revolucionario y antiimperialista

    La izquierda ha declinado en esta pelea presentándose en un frente junto a corrientes como CAUCE y  levantando un programa que se limita a reivindicaciones estudiantilistas y a la defensa de la Educación Pública. Lamentablemente no son una alternativa para las tareas que tenemos planteadas. Es por esto que en estas elecciones desde la COR llamamos a los compañeros combativos a votar nulo o en blanco y organizarnos desde los cursos, mediante asambleas y poniendo en pie el cuerpo de delegados para discutir un programa revolucionario y antiimperialista que nos permita recuperar nuestro centro de estudiante para ponerlo al servicio de la lucha.
    ¡Que abran las escuelas y las universidades! Abajo toda restricción académica o económica al ingreso y permanencia. Por el triple turno de cursado e imponer a las patronales las 4 horas de estudio pagas cada 4 horas de trabajo, para que puedan estudiar los trabajadores. Salario inicial docente y no docente igual a la canasta básica familiar y el pase a planta o titularización de todos los trabajadores precarizados. Basta de recortes en el comedor: más personal no docente, 3 comidas diarias y raciones suficientes.
    Contra la precarización laboral de la juventud, alentada desde el rectorado y el gobierno provincial, con sus planes como el “voluntariado” de Juri o el PPP de Schiaretti, y por las empresas de la “nueva economía” como las plataformas de delivery. Los Centros de Estudiantes deben empadronar a todos los estudiantes que trabajan y a partir de ahí desarrollar la pelea con los sindicatos de cada rama para luchar en común por el pase a convenio de los compañeros, por aumento salario, y demás reivindicaciones de la juventud trabajadora.
    Los recortes en el presupuesto educativo  son las recetas del FMI para todo Latinoamérica como vemos con la enorme pelea que están llevando adelante los compañeros brasileros después de que Bolsonaro anunciara un 30% de recortes para educación. Debemos hermanar nuestra lucha con el conjunto de los estudiantes y trabajadores de América Latina y el resto del mundo. Es necesario crear la Secretaria de Relaciones internacionales de cada centro y de la FUC, con este objetivo y detrás de las banderas antiimperialistas que supieron levantar obreros y estudiantes en el Cordobazo.
    Basta de represión y persecuciones. Desprocesamiento de los estudiantes y docentes procesados por la lucha de 2018. Fuera la policía de la UNC.
    Desde la COR llamamos a poner en pie una Corriente Revolucionaria docente, no-docente, estudiantil con libertad de tendencias que se proponga recuperar nuestras organizaciones, luchar contra la educación burguesa y unificar la lucha educativa a la pelea de los sindicatos industriales y de los grandes servicios por una salida obrera a la crisis.

    COR
    Corriente Obrera Revolucionaria
    Rama Universitaria Córdoba

Please publish modules in offcanvas position.